Y tú, ¿sabes qué es Greenpeace?

Greenpeace es una organización que se dedica a proteger el medio ambiente, que tiene presencia en todos los continentes, que es independiente de los gobiernos y que hace su trabajo gracias a los donativos de personas.

Para proteger nuestro planeta, Greenpeace trabaja con mucha gente de todo tipo y hace las más diversas y originales tareas. Tú puedes ver a Greenpece lo mismo interponiéndose entre un arpón y una ballena, que tomando muestras de contaminación o trabajando con las comunidades en los bosques para protegerlos.

¿Qué hacemos en Greenpeace?

En Greenpeace trabajamos para tener un planeta más limpio, más justo y un futuro lleno de  vida. ¿Cómo? señalamos los problemas ambientales de mayor importancia y a quienes los provocan, pero sobre todo, actuamos: buscamos y proponemos soluciones para esos problemas porque creemos firmemente en el poder de la acción.

Trabajamos:

Protegemos el campo y promovemos la comida sana

En esta campaña buscamos que se trabaje el campo y la tierra ¡pero de la manera más natural posible!, sin transgénicos y sin usar  productos químicos como los fertilizantes que contaminan los suelos y los mismos alimentos.

Pero ¿por qué decimos no a los transgénicos? ¿sabías que la información sobre las características de cada organismo, por ejemplo si eres un ser humano o una planta o un animal, además del color de tus ojos, tu estatura, etc., está contenida en los genes?

Pues un transgénico u “organismo genéticamente modificado” es un ser vivo creado artificialmente con una técnica que permite insertarle a una planta o a un animal genes de virus, bacterias, vegetales, animales e incluso humanos. Por ejemplo, se puede tomar el gen de una bacteria e insertarla en el maíz y esta técnica permite a los biotecnólogos saltarse la selección natural al intercambiar genes entre especies e incluso reinos que naturalmente no podrían cruzarse.

Como puedes darte cuenta los transgénicos no existen de manera natural en el ambiente sino que son creados en laboratorios y en nuestro país quieren permitir que se produzcan alimentos  transgénicos como el maíz... ¿te comerías un elote con genes de ratas o con resistencia a insecticida? No se te antoja ¿verdad?

Por eso en Greenpeace estamos luchando porque no se permita la siembra de maíz transgénico pues puede contaminar las especies de maíz existentes en nuestro país y nos preocupan los efectos que pueda tener la siembra de estas semillas en el campo y en la salud de quienes las comemos.

Si tú quieres ser parte de esta campaña no compres alimentos que contengan transgénicos; pide a las empresas que no utilicen organismos genéticamente modificados como ingredientes de sus productos y que informen en sus etiquetas si los están utilizando, para que tú, tu familia y todos los consumidores tengamos la liberad de decidir si los consumimos o no. Checa nuestra guía de transgénicos y consumo responsable aquí y compártela con tu familia. Comer bien es bueno para tu salud y para el planeta.

Las niñas y los niños de Greenpeace participaron en una foto para demandar una alimentación sana y libre de transgénicos. © Greenpeace / Adriana López

Protegemos nuestros océanos

¿Sabías qué la Tierra es conocida también como “el planeta azul” porque está compuesto en un 71 por ciento de agua?

Los mares y océanos son ecosistemas importantísimos pues albergan a una gran cantidad de especies, son fuente de alimento, nos proveen de oxígeno y además ayudan a regular el clima.

Sin embargo, hoy los océanos están en riesgo pues el ser humano los ha convertido en depósitos de basura y desechos, además de explotarlos irracionalmente. Por eso muchas especies como la vaquita marina y varias clases de tortugas están en peligro de extinción, es decir, podrían desaparecer. Incluso las especies que llegan a nuestra mesa como el atún y la sardina están en peligro por la sobreexplotación.

En esta campaña luchamos por combatir la contaminación de los mares y océanos, evitar la destrucción de los manglares y proteger las especies marinas de la caza y pesca inmoderada.

Recuerda que en los océanos surgió la vida y sin ellos no podría existir.

Es importante además señalar que México es un país extraordinario porque tiene miles de kilómetros de litoral, está rodeado por grandes extensiones de océanos y por sus aguas pasan muchas especies muy importantes. México cuenta con casi 2.7 millones de kilómetros cuadrados de mar en los océanos Pacífico, Atlántico y en el Mar Caribe.

Por los mares de México transitan por ejemplo diversas variedades de cetáceos, tales como: ballena azul, ballena minke, ballena de Bryde, ballena de Sei, ballena común o de aleta, ballena jorobada, ballena gris, ballena franca, cachalote, cachalote pigmeo, cachalote enano, mesoplodonte pigmeo, mesoplodonte japonés, mesoplodonte antillano, Zifio de Cuvier, Zifio de Baird, ballena piloto, orca, orca falsa, orca pigmea y calderón pigmeo, entre otros. Si bien gracias al trabajo de Greenpeace, hoy esos magníficos mamíferos marinos están protegidos, pues nuestras aguas son santuario para las ballenas, esto no es suficiente para garantizar la salud de nuestros ecosistemas marinos.

Ballena jorobada. © Greenpeace / Paul Hilton

¿Quieres saber más?

Cuidamos nuestros bosques y selvas

¿Sabías que el 2011 es el “Año internacional de los bosques”? Por ello, estos 12 meses, y siempre, debemos protegerlos porque son fundamentales para la vida. En los bosques habita una gran variedad de especies de árboles, arbustos, plantas y animales; gracias a ellos tenemos agua, aire limpio y además nos ayudan a regular el clima de la Tierra.

Desafortunadamente, en México como en muchas partes del mundo, cada vez tenemos menos bosques porque son deforestados, es decir, cortados sin control por personas que no se dan cuenta de que sin lo que nos brindan los bosques no podríamos vivir. Estas personas creen que es mejor vender madera, sembrar monocultivos, construir ciudades o alimentar al ganado en vez de tener los bosques en buen estado. ¡Están muy equivocadas!

Otro punto que es muy importante considerar es que México es un país megadiverso, es decir se encuentra entre aquellas naciones que albergan la mayor diversidad de especies. De hecho, México es el país con el mayor número de especies de pinos, encinos, cactáceas y reptiles, el segundo lugar en mamíferos y el cuarto lugar en anfibios, además de que alberga a 12 de cada 100 especies conocidas y cuenta con más de 23 mil especies de plantas (50% endémicas). Esta riqueza biológica es para hacernos sentir muy orgullosos, pero también nos obliga a cuidarla.

Por eso Greenpeace realiza una campaña para detener la deforestación y para promover la conservación de los bosques en México y en todo el mundo. Tú también puedes protegerlos: ahorra y recicla papel; cuando acudas a un bosque cuida los árboles, no prendas fuego ni los cortes, pide a tus padres que sólo compren muebles o productos de madera certificada.

Lo que hagamos hoy para cuidar los bosques salvará a muchas especies en peligro de extinción y evitará que el cambio climático sea cada vez más grave.

Bosques: hábitat de una gran variedad de especies. © Greenpeace / Adán Gutiérrez

Trabajamos para que no se caliente nuestro planeta…

¿Has notado que cada vez llueve más fuerte o que los períodos de sequía son cada vez más largos?, ¿Te has dado cuenta que el verano es más caluroso y el invierno más frío? Éstos son algunos de los efectos del cambio climático pero, ¿sabes por qué está pasando?

Nuestro planeta está rodeado por una capa de gases llamada atmósfera que “atrapa” una parte de los rayos del sol y deja salir otra parte para mantener la Tierra a la temperatura ideal para que plantas, animales y seres humanos podamos vivir.

Sin embargo muchas de las actividades humanas requieren energía y la energía la obtenemos a través de la  quema de combustibles (como el petróleo). Por ejemplo, la gasolina que utilizan los autos, proviene del petróleo. Y la luz que emplean las fábricas proviene del gas o del carbón. La quema de estos combustibles –para generar energía- ha provocado que estos gases llamados “gases de efecto invernadero” (GEI) aumenten y no dejen salir los rayos del sol, por eso la temperatura de la Tierra se está elevando y con ello alterando muchos procesos naturales como los ciclos de lluvia.

El cambio climático tiene muchas consecuencias. Por ejemplo: el derretimiento de los polos, inundaciones, huracanes más fuertes, que muchos animales como las mariposas monarca o los osos polares pierdan su hábitat, aumento de incendios forestales, etc.

En Greenpeace estamos trabajando muy fuerte para combatir este problema y para que los gobernantes de nuestro país se comprometan a reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera. También trabajamos para que se promueva el uso de energías más limpias y renovables como la del sol o la del viento, en lugar de los combustibles fósiles (carbón y petróleo). Tú también puedes hacer mucho, únete al grupo de jóvenes y sigue nuestras recomendaciones para ahorrar energía.

[email protected] actuando contra el cambio climático. © Greenpeace / Guadalupe Szymanski

¡Apoya a Greenpeace en esta lucha! Súmate a nuestro gran equipo de socios, ciberactivistas y niños voceros. Tú puedes ser parte de la nueva generación de chicas y chicos comprometidos con el cuidado del medio ambiente.