Este sábado 17 de febrero de 2018, se dieron cita el arte, la academia y organizaciones de la sociedad civil para realizar una procesión en honor de la vaquita marina para llamar la atención del mundo, levantando la voz para decir que no queremos más vaquitas muertas y esperamos que las autoridades nos escuchen, nos vean unidos y detengan el comercio de buches de totoaba que, pese a estar prohibido, continúa con precios exorbitantes en el mercado chino.

528

 

La vaquita marina es el único cetáceo endémico de México y su población ha decaído en los últimos años a niveles que hacen temer que su extinción es inminente, pues de acuerdo con los reportes científicos solo quedan cerca de 30 ejemplares.

Sin embargo, la ciudadanía está lejos de perder las esperanzas y aún confía en que la autoridad podrá  hacer su trabajo y detener la pesca de totoaba en el alto Golfo de California, principal razón de la mortandad de esta especie.

miguel

 

En esta procesión se llevó el cráneo de una vaquita marina (Phocoena sinus) desde el museo Tamayo de arte contemporáneo hasta el museo de Antropología e Historia a través de una cadena humana que incluyó a 150 personas que fueron guiadas en un camino formado por más de 300 niños, quienes portaban imágenes de animales al borde de la extinción.

El acto finalizó con la entrega al museo de una pieza de arte que representaba los yugos a los que se enfrenta la vaquita marina y con un fuerte llamado a las autoridades para que ninguna vaquita más muera ni ninguna otra especie llegue a esta situación a causa de la actividad humana y sus hábitos de consumo.

2853

 

Greenpeace ha sido una organización activa en el tema y ha llamado la atención sobre las diferentes problemáticas que han llevado a la vaquita marina a esta drástica situación, evidenciando la presencia de redes agalleras en su hábitat hasta denunciar públicamente las negligencias y omisiones de las autoridades que han contribuido a que la vaquita sea considerada como el cetáceo más amenazado del planeta.

Esperamos que las autoridades de México y el mundo escuchen la voz de la ciudadanía, y estos más de 300 niños que claman porque la vaquita no se extinga; nosotros seguiremos atentos y unidos para que eso no suceda.

niños