Sinaloa, reprobado en sustentabilidad

Noticia - 12 diciembre, 2008
El Estado pierde 968 hectáreas de manglares al año; estudios independientes entregados a la Secretaría de Turismo concluyeron que en el corredor Mazatlán-Teacapán se detectaron cuatro activos medioambientales vulnerables

Playas vemos, contaminación no sabemos.

Mala calidad de las aguas tratadas, alto consumo de agua per cápita, generación excesiva de basura, rellenos sanitarios fuera de norma, falta de reciclado de desechos, y bajo gasto promedio por turista son algunos de los problemas que detectó la Agenda 21 en sus diagnósticos de sustentabilidad para el estado de Sinaloa, reveló Greenpeace.

La organización ambientalista indicó que los estudios independientes, entregados a la Secretaría de Turismo (Sectur), concluyeron que en el corredor Mazatlán-Teacapán se detectaron cuatro activos medioambientales vulnerables, por orden de importancia: las aguas costeras, los ecosistemas por urbanización, la Región Marina Prioritaria Piaxtla-Urias y las Áreas de Importancia para la Conservación de Aves Huazache-Camainero.

Como se recordará, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reprobó a la Sectur por no aplicar estos criterios de sustentabilidad, de acuerdo con información que Greenpeace solicitó al IFAI. Este documento muestra que para Sectur la sustentabilidad de los destinos turísticos es sólo un trámite y está archivada.

En Sinaloa se pierden 968 hectáreas de manglares al año, lo equivalente a una extensión de tres campos de fútbol al día. El Estado descarga el 56.5 por ciento de las aguas residuales sin tratar y al menos llegan al mar 4 mil 700 kg de excremento al día. Por ello, la contaminación en la Laguna de Huizache-Caimanero ha provocado la disminución en la pesca de camarón y peces, ya que los pesticidas vertidos provocan alteraciones fisiológicas a los organismos. En la Laguna de Altata-Ensenada del Pabellón, zona en donde la mayor fuente de contaminación son las descargas urbanas de Culiacán y los escurrimientos provenientes de la agricultura, se ha encontrado mercurio en los tejidos de 5 especies de camarón.

Además, sólo en el 2007 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) levantó 22 expedientes en contra de desarrollos turísticos en Sinaloa e hizo dos clausuras, catorce multas y dos suspensiones por violaciones a la normatividad ambiental, lo que demuestra como los hoteles violan las leyes ambientales frecuentemente.

En Mazatlán, el sector turístico piensa en esta actividad como una “tabla de salvación”, pero en la realidad los salarios que se pagan a los profesionistas locales, por parte de los operadores turísticos, tienden a ser muy bajos (menos de 4,000 pesos mensuales a Licenciados en Turismo). Destaca el hecho de que los hoteleros locales (Mazatlán) no están pagando el impuesto predial ni el agua que consumen, ya que se encuentran amparados .

En octubre, Greenpeace señaló que el nuevo “Centro Integralmente Planeado”, anunciado por el presidente Felipe Calderón, situado en el poblado de Teacapán, municipio de Escuinapa, no consideraba que el municipio no está listo para recibir este desarrollo. El Plan Municipal de Escuinapa 2008-2010 no cuenta con líneas estratégicas de preservación de medio ambiente, pero sí con mecanismos para hacer cambios de uso de suelo. El municipio carece además de un Ordenamiento Ecológico Territorial y tiene un problema de contaminación de derrames deliberados de aguas negras al estero, y basura en las calles, lo cual se agravará a medida que se construyan más desarrollos. Además, los residentes extranjeros están tomando los frentes de playa de sus respectivas residencias como propiedad privada, lo que ha causado fricciones entre los pobladores locales, a quienes les quieren impedir el paso por la playa.

“Hemos dado a conocer como está la situación en la región noroeste, lo que vemos en el Golfo de California es un voraz desarrollo inmobiliario que se está dando de forma desordenada y depredadora y no un desarrollo turístico que respete la vocación de la zona. La Sectur ha promovido que el motor de este sector sea la industria de la construcción y los bienes raíces, no el turismo sustentable. Por ello es necesario una nueva Ley general de Turismo que regule esta actividad para que sea realmente sustentable”, concluyó Alejandro Olivera, coordinador de la campaña de océanos y costas, de Greenpeace México.

¡Actúa!

Hay muchas formas en que puedes participar con Greenpeace; únete a nuestra causa y colabora con nosotros

¡Dona!

Nuestras campañas y acciones existen gracias a personas como tú que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Hazte Socio Greenpeace

Categorías