Basta de ciencia ficción, los manglares no son negociables

Noticia - 30 enero, 2008
El Observatorio Ciudadano de Vigilancia Ambiental (OCVA) lamenta profundamente las declaraciones hechas por Ernesto Enkerlin, titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, en el foro celebrado en la Universidad Iberoamericana, en el sentido de crear un esquema de compensación a la depredación de los manglares del país denominado “Banco de Manglar”.

Los humedales costeros son cruciales para las pesquerías (gran cantidad de especies nacen y crecen ahí) y para las poblaciones costeras pues las protegen ante fenómenos meteorológicos extremos.

Esto es, Enkerlin afirma que, si se destruye un ecosistema de manglar, es posible "reponerlo" creando otro, cosa que técnicamente no es posible.

En otras palabras: no es posible trasplantar mangle (el árbol que crece en los manglares) ya que se trata de una especie cuyo crecimiento tarda miles de años.

El esquema de compensación al que se refiere el funcionario coincide con la propuesta de reforma al artículo 60 Ter de la Ley General de Vida Silvestre propuesto por el PAN en el Senado de la República, y comprueba lo ya denunciado por el OCVA en el sentido de que la Semarnat es la autora y promotora de dicha iniciativa de reforma, en perjuicio del patrimonio natural de los mexicanos.

Las declaraciones de Enkerlin, uno de los funcionarios clave en la protección de los recursos naturales del país, son inaceptables y a todas luces contrarias al mandato que le confiere el Reglamento Interior de la Semarnat.

Es inaudito que el encargado de la conservación de la biodiversidad de nuestro país promueva mecanismos de compensación como un paliativo para avalar la destrucción de los ecosistemas.

El funcionario considera necesario tener una “válvula de escape” para permitir que inversionistas nacionales y extranjeros puedan destruir los manglares nativos con sus desarrollos y que compensen esta destrucción financiando los programas de restauración en otros sitios. El OCVA le reitera al Dr. Enkerlin que los manglares no son intercambiables, que los servicios ambientales que prestan en Quintana Roo no se pueden compensar en Tamaulipas o en Baja California Sur. Esta obsesión de la Semarnat de buscar y promover mecanismos de compensación es tal y como lo dijo el Dr. Sarukán “pura ciencia ficción”.

El Dr. Enkerlin debería escuchar la voz de los expertos y ceñirse a la facultad que le confiere la ley que es: “dirigir la política administrativa en las áreas naturales protegidas para la conservación” y no buscarle válvulas de escape ni mecanismos a modo a los desarrolladores turísticos.

El OCVA fue creado para vigilar la actuación de los funcionarios encargados de formular y aplicar la política ambiental de nuestro país y por ello denunciamos la actuación del Presidente de la CONANP y su intención de crear un “Banco de Manglar” con la finalidad de crear válvulas de escape. Nuestro país necesita funcionarios del sector ambiental comprometidos con la protección de nuestros recursos. Si el Dr. Enkerlin no tiene ese compromiso, es mejor que renuncie.

Actuar

Hay varias formas en que puedes participar con Greenpeace, colabora con nosotros.

Donar

Nuestras campañas existen gracias a personas como tú, que nos apoyan con un pequeño donativo mensual. Únete, hazte Socio Greenpeace.

Categorías