Utilizar carbón para producir electricidad es una pésima opción ambiental, económica y energética. En el actual contexto de crisis climática es un verdadero despropósito.

El sector energético es el responsable de la mayor cantidad de emisiones de dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero responsable del cambio climático.

En la actualidad, si bien el carbón sigue ocupando una porción muy importante en la generación de electricidad en muchas partes del mundo, es el combustible prioritario a ser reemplazado por otras fuentes de energía para mitigar el calentamiento global.

La actividad carbonífera no tiene sustento alguno en el mundo y en nuestro país. En la actualidad existen otras fuentes convencionales y fuentes renovables que hacen innecesario volcarse a un combustible que tiene baja eficiencia y que tiene un enorme impacto ambiental.

Nuestro país cuenta con una de las peores ofertas energéticas de la región, ya que dependemos en un 90% de combustibles fósiles. A pesar de que la Argentina cuenta con ventajas insuperables para el desarrollo de energías limpias y renovables, especialmente en la Patagonia; el gobierno nacional sigue profundizando un modelo basado en los combustibles fósiles. Éste es el caso de la Central Termoeléctrica de Río Turbio, el primer paso de un plan nacional para expandir el uso del carbón en el equivalente a 12 centrales como esta.

La Central de Río Turbio representa una verdadera "usina” de cambio climático, ya que emitirá cerca de 2 millones de toneladas anuales de CO2, lo que deja sin efecto el beneficio ambiental logrado con el reemplazo en todo el país de las lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Además del CO2, la combustión del carbón genera emisiones de dióxido de azufre (SO2) y óxidos nitrosos (NOx), causantes de lluvia ácida y residuos contaminantes entre otras consecuencias.

El carbón es la peor opción energética: la más contaminante, la más costosa y la que más contribuye al cambio climático. El cambio climático es la peor amenaza ambiental que enfrenta la humanidad, y está ocasionando la masiva desaparición de glaciares y otras masas de hielos permanentes en todo el planeta. Esta situación pone en riesgo las más importantes reservas de agua dulce del mundo al mismo tiempo que ocasiona la crecida del nivel del mar.

Además, el carbón como fuente de energía genera la contaminación del agua, los suelos, la vegetación y del aire de las zonas aledañas, generando numerosos y graves impactos sobre la salud humana.

Últimas actualizaciones

 

Carta de Greenpeace y organizaciones a Comisión de Minería

Informe | 31 mayo, 2011 en 16:52

Carta a Miembros de la Comisión de Minería Cámara de Diputados de la Nación.

Diario Greenpeace en Acción - Número 15

Informe | 5 mayo, 2011 en 11:13

Mayo 2011

El disparate económico del carbón. Proyecto Central Térmica Río Turbio

Informe | 25 noviembre, 2010 en 14:43

Campaña Clima/Energía

Respuesta de Greenpeace a la solicitada de Isolux Corsán

Informe | 20 octubre, 2010 en 18:07

Respuesta a la solicitada publicada el martes 19 de octubre de 2010.

1 - 4 de 16 resultados.