Robert Knoth y Antoinette de Jong visitaron la región de Fukushima con Greenpeace en el otoño de 2011 para atestiguar los efectos del desastre de la triple fusión accidental en la planta nuclear Fukushima Daiichi. La sombra de radiación ahora surge sobre los habitantes, los animales y el ambiente de este área de Japón. La tierra agrícola bien conservada se está volviendo silvestre; las áreas de recreo de niños y gasolineras están contaminadas y abandonadas y la naturaleza se apodera de los caminos. Cada foto captura la belleza misteriosa de una región dejada en un limbo mientras el desastre radiactivo impregna todos los aspectos de la vida.

Fukushima mapMapa de Japón mostrando el área cubierta en esta exhibición

Nivel de radiación: 5.7 microsieverts por hora / 70 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora. Un almacén está abandonado y deteriorándose en Tsushima, un pueblo en el distrito Namie, cerca de la zona de exclusión alrededor de la planta nuclear Fukushima Daiichi. Con tales niveles altos de radiación, los trabajadores no pueden regresar y es posible que nunca lo logren.

Tatsuko Ogawara y su esposo Shin han sido agricultores orgánicos por 26 años en Funehiki, plantando y cosechando cultivos del mismo suelo que su familia ha trabajado por seis generaciones. El 15 de marzo, cuatro días después del terremoto y tsunami, la alarma en el detector de radiación de la familia – que compraron durante el desastre de Chernobyl – se disparó y siguió chillando a medida que los niveles de radiación se elevaban. Para la familia, fue un momento aterrador. La familia se autoevacuó a Koriyama por cinco días. Sin embargo, preocupados por su pequeña granja, decidieron volver. “Tenemos ganado y pollos y tuvimos que volver para alimentarlos. No podíamos abandonarlos”, dicen. “Siempre estuve contra la energía nuclear, pero no hice mucho sobre ello. Y ahora que un accidente tan terrible ha ocurrido, he comenzado a sentir que si no hago algo ahora, ¿cuándo lo haré? ¿Si no hacemos nada, quién lo hará? Cada día me pregunto qué debo hacer. He decido tratar de hacer incluso cosas pequeñas, todo lo que pueda ofrecer”, dice él.

Iitate village

Funehiki map

El 21 de marzo, 10 días después del desastre de Fukushima, el señor Sato comenzó a usar su cuenta de Twitter para presionar al gobierno para que proporcionara información apropiada sobre el accidente a los habitantes del pueblo cercano de Iitate, donde él nació. Él ahora tiene unos 6 mil seguidores. El señor Sato cree que el desastre ha causado serias grietas generacionales en los pueblos evacuados. “Quisimos dejar nuestro pueblo poco después del accidente, pensando que no era seguro. Pero la gente más vieja quiso quedarse, entonces no podíamos ir.” Eventualmente todos tuvimos que irnos. El Sr. Sato ahora vive solo en Fukushima. Él extraña su pueblo, sus amigos y familia. Con pasión, habla de la belleza de su pueblo, las cabañas tradicionales, los jardines, los campos y los árboles. Para él, no es sólo la gente quien ha sido afectada por este desastre, sino un estilo de vida entero, y uno al que él nunca será capaz de regresar.

Iitate village

Iitate map

Agricultores del pueblo de Okuma Machi, dentro de la zona de exclusión de 20 kilómetros, Ayako Oga y su marido acababan de terminar de construir su primera casa cuando ocurrió el el desastre. Ahora viven en un apartamento pequeño en Isewa, lejos de su hogar. El sueño de la señora Oga de vivir y cultivar en el campo se acabó. Las autoridades permitió a la pareja el acceso al perímetro de exclusión por 15 minutos, para que visitaran su hogar. Ella no quiso ir. Él fue y confirmó que la casa estaba intacta, pero su tierra y los arrozales estaban destrozados. Su perro, que ellos no pudieron salvar, no estaba. Aún no saben si está vivo.

La nueva casa de la señora Oga

Okuma-machi map

Madre de tres, Akiyo Suzuki y su familia evacuaron a Hokkaido por un mes después del desastre triple del 11 de marzo. La familia vive en Watari, un distrito en Ciudad Fukushima. Cuando el desastre nuclear ocurrió, ella encontró difícil hallar información clara sobre los peligros del accidente. Descubrió grandes diferencias entre lo que se decía en Internet y lo que publicaban los periódicos y se trasmitía por televisión. “Yo ya tenía el hábito de comprar cosas no expuestas a pesticidas, y ahora trato de comprar cosas sin radiación, pero no siempre está escrito en el paquete,” dice la Sra. Suzuki. Ahora su familia está dividida. La mayor parte permanece en la ciudad de Fukushima de modo que su hijo pueda terminar su último año escolar, mientras ella y su marido pueden volver para trabajar. Su hija de 13 años, sin embargo, decidió quedarse en Hokkaido con parientes. Es un viaje largo y caro para verse, y la Sra. Suzuki no espera ver a su hija otra vez hasta la primavera.

Señora Suzuki y su familia

Watari map

Aunque la Sra. Tanji preferiría que sus 165 jóvenes alumnos fueran alejados de la radiación, sigue dirigiendo su escuela en Minami Fukushima lo mejor que puede. Como muchas otras áreas en la ciudad de Fukushima, su escuela estaba demasiado contaminada como para resultar segura para niños, pero después del esfuerzo comunitario para descontaminar, ha sido capaz de seguir funcionando. Hace poco, el gobierno envió finalmente a la escuela un cartel con consejos para niños sobre cómo jugar sin peligro al aire libre. Un grupo de niños felices dibujado en el cartel recomienda evitar el agua en canales o en el pasto y explica cómo se quitan el polvo antes de llegar a casa, para asegurarse que la contaminación no entre. La Sra. Tanji no se sorprendió de que ésta sea toda la ayuda e información que el gobierno ha proporcionado.

Panfleto sobre radiación del Gobierno de Fukushima

Descontaminación del patio de juegos

Mapa de Fukushima

La familia de la Sra. Satsuki Ikeda vivió en Iitate por nueve generaciones. Dirigía una granja junto con sus hijos antes de ser evacuados a la ciudad de Fukushima. Evacuada a un centro de ayuda, no podía dormir debido al ruido y estaba devastada por la pérdida de su pueblo, su trabajo y el placer de cosechar su propio alimento. A veces vuelve durante un día, a revisar y mantener su casa y aunque la comunidad de Iitate ha sido dispersada alrededor de varias ciudades, ellos tratan de encontrarse cada dos meses para hablar de los problemas que afrontan y cómo organizar los festivales religiosos que todavía juegan un papel importante en la vida de pueblo.

Iitoi Village

Iitoi

La Escuela Primaria de Iitoi en el pueblo de Iitate ha estado vacía desde la triple fusión accidental en la planta nuclear de Fukushima Daiichi. Localizado entre hermosas montañas verdes, el pueblo de Iitate está a más de 40 kilómetros de la planta nuclear. Aunque está fuera de la zona de exclusión de 20 km, está peligrosamente contaminado. La mayor parte de la gente de aquí y pueblos circundantes se ha ido. Sólo permanecen los mayores y aquellos que no pueden abandonar sus negocios.

Iitoi

Nivel de radiación 3-13 microsieverts por hora / 38 a 160 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era 0.08 microsieverts por hora.

Las calles, casas y negocios están vacíos en el sudeste de Kawamata, donde la contaminación radiactiva ha obligado a los residentes a evacuar. Como con otros pueblos en el área, sólo un puñado de habitantes permanece; sus amigos, familia y la comunidad más amplia han sido trasladados a partes más seguras de Ciudad Fukushima, Yonezawa o Nihonmatsu.

Mapa de Kawamata

Nivel de radiación 1.73 microsieverts por hora / 22 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era 0.08 microsieverts por hora.

Los semáforos y linternas de la calle iluminan el camino 114 mientras se tuerce hacia la zona de exclusión en Tsushima, un pueblo recostado entre montañas en un hermoso valle verde en el distrito de Namie. Después del desastre en la central atómica Fukushima Daiichi, los vientos llevaron la contaminación radiactiva directamente hacia Namie durante tres días, exponiendo a sus ciudadanos a niveles altos de la radiación. Nadie fue advertido. Miles de habitantes del pueblo han sido evacuados y ahora viven en casas temporales en Nihonmatsu. Si podrán retornar a sus pueblos sigue siendo una cuestión sin resolver.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación 8-13 microsieverts por hora / 52 a 238 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era 0.08 microsieverts por hora.

Tsushima está cerca de la zona de exclusión de 20 kilómetros que rodea la planta nuclear Fukushima Daiichi. A pesar de estar fuera, la zona está fuertemente contaminada, ya que los vientos llevaron la contaminación radiactiva del accidente en esa dirección durante tres días. Los ciudadanos fueron expuestos a niveles altos de radiación. Aunque las autoridades tuvieron información que mostraba que esto pasaría, nadie fue advertido. Miles de habitantes del pueblo han sido evacuados ahora y viven en casas temporales en Nihonmatsu. Si podrán volver a sus pueblos, sigue siendo una cuestión sin resolver.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación 2.3-3.0 microsieverts por hora / 28 a 38 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.

A medida que se acerca el otoño, las hojas se vuelven rojas y doradas en un bosque cerca del Pueblo Tsushima, en el distrito de Namie. El pueblo está fuera de la zona de exclusión que rodea la planta nuclear Fukushima Daiich; sin embargo todavía está fuertemente contaminado. La gente local ha sido evacuada a hogares temporales en Nihonmatsu, pero dado el nivel de contaminación es posible que nunca sean capaces de retomar sus vidas como eran.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación: 5.0 microsieverts por hora / 62 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.

Un coche abandonado a un lado del camino en el Pueblo Tsushima, distrito de Namie. Los evacuados no pueden pagar el aparcamiento en sus lugares de refugio, por eso muchos coches fueron dejados para volverse parte del paisaje contaminado.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación: 8.9 microsieverts por hora / 110 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.

Alguna vez cuidadosamente esculpidos, los árboles y plantas crecidos delinean un jardín privado en el pueblo Tsushima, distrito de Namie; el jardinero fue evacuado hace mucho, junto al resto de los residentes de pueblo.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación: 10.0 microsieverts por hora / 125 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.

Una escena rural aparentemente idílica. Este campo cerca de Tsushima está demasiado contaminado para caminar en él. Como muchas otras partes del pueblo cercano, la contaminación del desastre en la planta nuclear de Fukushima Daiichi ha irradiado el ambiente hasta tal punto que no está claro si alguna vez los residentes serán capaces de regresar.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación: 4.8 microsieverts por hora / 60 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.

Esta granja abandonada está en el camino provincial 399 que serpentea por las montañas verdes, en el borde de la zona de exclusión de 20 kilómetros que rodea la planta nuclear de Fukushima Daiichi. Después del accidente, los niveles de radiación a lo largo del camino eran muy altos, conduciendo al abandono de casas y granjas a medida que los evacuados se mudaron a lugares más seguros en Ciudad Fukushima y Nihonmatsu. Los residentes tal vez nunca sean capaces de regresar.

Mapa de Tsushima

Nivel de radiación: 10-13 microsieverts por hora / 125 a 162 veces encima de lo normal. La tasa normal antes del desastre nuclear de Fukushima era de 0.08 microsieverts por hora.