Cumbre del clima en Doha: Fracaso en las negociaciones sobre cambio climático

1 comentario
Noticia - 8 diciembre, 2012
Doha, 8 de diciembre de 2012 - Greenpeace lamenta el fracaso de las negociaciones en la Conferencia sobre Cambio Climático de la ONU (COP 18) que se realiza en Doha, Qatar. Si bien se acordó un segundo período de compromiso del Protocolo de Kyoto (1), tendrá poco o ningún efecto sobre las emisiones de carbono (2).

La velocidad con la que avanza el cambio climático requiere un mayor compromiso y medidas urgentes por parte de los gobiernos.

 

El Director Ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, realizó las siguientes declaraciones al respecto:

"En Doha, hoy les preguntamos a los políticos: ¿En qué planeta viven? Evidentemente no en el planeta donde la gente se muere debido a tormentas, inundaciones y sequías. Ni en el planeta donde las energías renovables están creciendo a ritmo acelerado mientras aumentan las restricciones al uso de combustibles contaminantes como el carbón. Sabíamos que las conversaciones sobre el clima en Doha iban a ser modestas, pero no llegaron ni a alcanzar las expectativas más bajas".

"¿Dónde está la urgencia? El ritmo del progreso es glacial. La incapacidad de los gobiernos para encontrar un terreno común de lucha contra una misma amenaza es inexplicable e inaceptable. Al parecer, los gobiernos están poniendo los intereses nacionales a corto plazo por delante de la posibilidad de supervivencia global a largo plazo".

"Sólo tres días después de que el tifón Pablo (Bopha) golpeara a las Filipinas y mostrase el costo humano de experimentar condiciones climáticas extremas en países vulnerables, la decisión de los políticos de no aumentar la velocidad o escala de los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono es inexcusable. El proceso internacional renguea mientras la crisis se acelera. Pero con el creciente impacto del cambio climático, la presión se intensificará para lograr un acuerdo serio y global en el 2015 ".

Al reflexionar sobre el comportamiento de algunos de los gobiernos, Kumi Naidoo añadió:

"Esta vez Europa, que por lo general es vista como líder en materia de cambio climático, se quedó con las manos sucias. Debido a la falta de coraje político, los gobiernos europeos decidieron ponerse del lado de Polonia, que exigía el derecho a quedarse con créditos de “aire caliente” (3) de Kyoto que les fueron otorgados en la década de 1990. Europa también se negó a plantearse un objetivo mayor al 20% en cuanto a disminución de emisiones, lo que apenas significaría una pequeña baja de los niveles de emisiones actuales (son del 18·%). Se esperaba al menos un comportamiento responsable por parte de los europeos, con la propuesta de alguna promesa de financiamiento climático. Ahora Europa tiene un largo camino por recorrer si quiere recuperar algo de credibilidad sobre el tema del clima."

"Los Estados Unidos siguen manteniéndose fuera del Protocolo de Kyoto, incluso su delegación llegó a Doha y de inmediato se dedicó a bloquear los progresos en casi todos los frentes. A pesar de la devastación provocada por Sandy y de encuestas que muestran un apoyo mayoritario a la política climática, el equipo de Obama no mostró mejorías en comparación a COPs anteriores. Si se tienen en cuenta los subsidios de su gobierno a la exportación de combustibles fósiles que podrían negar la reducción de la contaminación local de carbono, el legado del presidente Obama podría llegar a no ser mejor que el de su predecesor".

"Las economías emergentes como China, India, Sudáfrica y Brasil deberían dar un paso adelante y asumir un papel más progresista en la construcción de un acuerdo climático para 2015. También deberían ajustar sus objetivos en cuanto a corte de emisiones antes del 2020."

"Los gobiernos tendrían que seguir el ejemplo de República Dominicana, que a pesar de poseer sólo una fracción de la riqueza que tienen los países industrializados comprometidos en Doha, se propuso tener para el 2030 un tope de emisiones de un 25% por debajo de los niveles de 1990. Y, además, se pondría a actuar sin condiciones y con su propio dinero."

"Al terminar las negociaciones climáticas, Greenpeace anunció que su buque Esperanza abandonará el puerto de Manila para responder a la crisis humanitaria en Mindanao, cancelando el trabajo local de protección de océanos para transportar suministros de emergencia y trabajar con los organismos de socorro locales. Es la solidaridad la que debe dominar las negociaciones sobre el clima en Doha en tiempos de crisis, y no la pasividad y las conversaciones inútiles”.

Notas:

1-Se extendió el Protocolo de Kyoto (Kyoto II que rige desde 2013) que vencía en días, hasta el 2020, pero con la firma de pocos países clave: los miembros de la UE y Australia, entre los grandes emisores y otros varios países, pero menores en relevancia para las negociaciones internacionales y en materia de emisiones. 

2- Los acuerdos que se han aprobado en Doha están lejos de estar a la altura de la ciencia, porque no recogen la trayectoria de reducción de emisiones que recomiendan los científicos de Naciones Unidas ni compromisos de reducción de emisiones adecuados. Tampoco se incluyen compromisos de financiación concretos a medio plazo, ni las vías por las que se van a alcanzar las cantidades comprometidas en la cumbre de Copenhague (100.000 millones de euros anuales a 2020).

3-Los países ex URSS son los que poseen estos créditos de "hot air" (emisiones excedentes) debido al apagón industrial soviético post caída del muro, que le da un balance positivo entre las emisiones actuales y la de los ´90. Estos países transforman en una oportunidad de negocio en el comercio de emisiones, ya que los que no reducen sus emisiones con proyectos internos pueden adquirir este excedente para compensar sus emisiones excedentes.

Rolando Scheidegger dice:

Mala noticia ,pero a quien le importa? mañana todo sigue igual.

Publicado 10 diciembre, 2012 en 1:03 Reportar abusos Reply

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.