Extracción de petróleo del Ártico: Nada que celebrar

1 comentario
Noticia - 21 abril, 2014
Luego de que el presidente ruso Vladimir Putin anunciara días atrás que la petrolera Gazprom, socia de Shell, está realizando el primer transporte de petróleo proveniente de las aguas del Ártico, John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace Reino Unido explica en el texto que transcribimos a continuación por qué es una pésima noticia para el medio ambiente:

Activistas de Greenpeace se amarraron a las cadenas del buque de carga Anna Akhmatova para impedirle navegar con destino a la plataforma de Gazprom ubicada en el Ártico.

 

Extracción de petróleo del Ártico: la locura de celebrar la creación de una nueva fuente de combustible fósil

Por John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace Reino Unido


Mientras los primeros barriles de petróleo extraído del Ártico se dirigen hacia Europa, no podemos darnos el lujo de generar – y tampoco necesitamos – nuevas fuentes de combustible fósil.

Luego de meses de retraso, la compañía estatal rusa de gas y petróleo Gazprom anunció que su primer embarque de combustible proveniente de las costas del océano Ártico inició su travesía rumbo a Europa. Esto ha sido un verdadero desafío desde el punto de vista logístico, porque la extracción de pequeñas cantidades de petróleo en las extremas condiciones climáticas del Ártico, les tomó más tiempo y fue más costosa de lo que la compañía había planificado. El petróleo obtenido proviene de la misma plataforma en la que 30 activistas realizaron una protesta pacífica a mediados de septiembre de 2013 y fueron detenidos. 

Pero Gazprom lo logró y reclama para sí el primer lugar en la carrera para explotar el Ártico en busca de más combustible fósil, causante principal del deshielo de la región en primer lugar.  Es un momento decisivo para la Rusia de Vladimir Putin, quien anunció con bombos y platillos la nueva fuente de poder y beneficios para los próximos años.

Por suerte, la mayoría de las personas reconoce que es una locura celebrar la creación de nuevas fuentes de combustible fósil en el Ártico. Además, los últimos meses demostraron la importancia de terminar con la dependencia de este tipo de combustible proveniente de compañías controladas por el Kremlin.

La reciente crisis en Ucrania empujó a varios líderes de países de Europa a demandar un plan de "independencia energética". En Junio de este año, los líderes de la UE se reunirán para decidir los pasos a seguir.

Sin embargo, no son únicamente las compañías rusas de petróleo, carbón y gas las que juegan un papel en el plano político; es la industria del combustible fósil en sí misma. A pesar de que los líderes occidentales denunciaron las amenazas de Gazprom sobre el corte del suministro de gas a Ucrania, Shell sigue apoyando las nuevas perforaciones de la empresa rusa en el Ártico. Del mismo modo, BP tiene un 20% de participación en la compañía más grande de petróleo controlada por el Kremlin: Rosneft.  De acuerdo a una publicación del Financial Times de esta semana, BP esta a la vanguardia de las compañías que hacen lobby con los ministros para que no penalicen a Rusia por la crisis en Ucrania.  Mientras Putin afianza su poder en Rusia, inevitablemente estrecha sus vínculos con BP. Rosneft, junto con Gazprom, son los mejores proveedores financieros de su gobierno.

Existen otras razones obvias para que no estemos celebrando la presencia de una nueva fuente de combustibles fósiles en el Ártico.  Esta semana el informe del IPCC, elaborado por 1.250 expertos internacionales y aprobado por 194 gobiernos, informó que definitivamente debemos alejarnos de los combustibles fósiles. Esto significa que solo un quinto de todas las reservas de combustible fósil del planeta pueden explotarse.  Por lo tanto no necesitamos y no podemos darnos el lujo de producir nuevas fuentes de combustible fósil como la del Ártico.

La primera carga de petróleo proveniente del Ártico es simbólica para Putin, pero también es simbólica para la lucha contra el cambio climático. Durante los últimos 30 años perdimos tres cuartos del volumen de hielo Ártico durante los meses de verano. Y a medida que las compañías petroleras se apresuran para explotar sobre los hielos en retroceso, también se están arriesgando a producir un desastre ambiental en este  frágil medioambiente.

Por lo tanto la pregunta no es cómo deshacernos de las compañías de energía controladas por el Kremlin; sino cómo frenar la política dominante de la industria del combustible fósil. Esta decisión es crucial,  los combustibles fósiles nos han metido en este lío, y no serán ellos los que nos saquen de allí. Necesitamos que los políticos trabajen para aplicar las ya definidas y comprobadas formas de deshacernos de esta clase de combustibles. En vez de tratar de combatir el fuego con fuego, los líderes de la UE deberían asegurar el futuro energético, reduciendo nuestra dependencia de fuentes de energía obsoletas. Si seguimos este plan podremos dar un golpe contra el cambio climático, promover nuevos puestos de trabajos y obtener una real seguridad energética.

Participá ahora. Exigile al CEO de Shell, empresa socia de Gazprom, que no financie la destrucción del Ártico. Hacé click aquí

 

 

(No registrado) constanza dice:

Lamentable, terminamos siendo el peor animal del mundo :(

Publicado 27 abril, 2014 en 16:03 Reportar abusos Reply

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.