Greenpeace reclama que no se olviden las lecciones de Fukushima

A 3 años del desastre nuclear

Agregar un comentario
Noticia - 11 marzo, 2014
Internacional, 11 de marzo de 2014- En el tercer aniversario de la catástrofe nuclear de Fukushima, Japón, Greenpeace reclama que el sufrimiento de las víctimas no se olvide y exige el fin de la era nuclear para avanzar hacia un futuro con energía segura y renovable.

martes, 11 de marzo de 2014

Una de las víctimas reflexiona sobre aquel tiempo, cuando estar fuera de casa no era una amenaza para la salud.

Al cumplirse el tercer aniversario del desastre nuclear de Fukushima, que destruyó las vidas y el sustento de decenas de miles de personas, Junichi Sato, Director Ejecutivo de Greenpeace Japón declaró: "El primer ministro Abe y la industria nuclear están esperando que el pueblo japonés se olvide de las víctimas y de las terribles lecciones de Fukushima, que el resto del mundo quiera volver a comprar tecnología nuclear japonesa y que, así, se puedan reanudar los viejos y riesgosos reactores . Lo que en realidad debemos olvidar es un sistema energético  basado en tecnologías peligrosas como los combustibles fósiles y nucleares”.

La operadora eléctrica de Tokio, TEPCO, y el gobierno  japonés no sólo fallaron en controlar el desastre nuclear sino que también les fallaron a las víctimas del desastre y al pueblo japonés.  Ellos siguen sufriendo y luchando por una compensación para seguir adelante con sus vidas.


"No sólo en Japón sino en todo el mundo está aumentando rápidamente el suministro de energía renovable.  Pero el gobierno japonés se está centrando en las exportaciones y la reactivación de la energía nuclear, una política que está fuera de sintonía con los mercados y las tecnologías de energía actuales y futuros. El gobierno de Abe está atrapado en el siglo pasado, mientras que el resto del mundo se está moviendo adelante ", declaró Sato,


Recientemente una delegación de Greenpeace junto a representantes internacionales de Corea, la India, Polonia, Francia y Alemania viajaron a Fukushima para reunirse con algunas de las víctimas y testigos para tomar sus testimonios a tres años de la catástrofe. Una de las víctimas, Kenichi Hasegawa  es granjero en la prefectura de Iiate y lleva tres años viviendo con su mujer y su madre en un piso en la ciudad de Fukushima.  Al ser consultado por la delegación declaró.:

"Mi tierra fue destruida . Soy un granjero pero no puedo cosechar . No puedo empezar a describir todo lo que hemos perdido en este desastre . Debemos poder recordar que la energía  nuclear es  terrible. No deberíamos estar dejándoles  esta energía sucia a las próximas generaciones" .

En Japón y en todo el mundo, activistas de Greenpeace están protestando en contra de la energía nuclear y expresando su apoyo a las víctimas de Fukushima para mostrarle a Abe y  a la industria nuclear que los ciudadanos seguimos recordando el desastre.

“Fukushima fue un llamado de atención a los gobiernos del mundo para repensar los enormes riesgos que representa la energía atómica, pero Argentina avanza en su desarrollo desconociendo las consecuencias con las que lidia hoy el pueblo japonés” declaró Mauro Fernández, integrante de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace Argentina.

El gobierno nacional planea extender la operación del reactor atómico de Embalse, en la provincia de Córdoba, que comparte propiedades de diseño con Chernobyl, está sobre una falla sísmica y tiene su vida útil de diseño vencida.

Recientemente la coalición Córdoba No Nuclear  presentó ante la Legislatura  25.000 firmas en apoyo al proyecto que busca prohibir la energía atómica en la provincia (dentro del  mecanismo de Iniciativa Popular según lo establecido por la Ley 7811). Pero encontraron trabas en el proceso cuando, además de superar los 60 días reglamentarios para que se gire proyecto a las comisiones correspondientes  los legisladores les pidieron la certificación de las firmas a un costo de 3 millones de pesos, un requisito prácticamente prohibitivo no sólo para las ONG sino también para cualquier iniciativa ciudadana.

“Seguir apostando a la energía nuclear es ignorar el desastre de Fukushima. La energía nuclear es muy riesgosa e irracionalmente cara; el gobierno nacional debe darle un cierre definitivo a Embalse y redirigir sus inversiones hacia energías renovables como la eólica”, concluyó Fernández.

Conocé el testimonio de las víctimas de Fukushima para que el mundo no olvide sus lecciones Hacé click aquí

 

Estos desastres y sus consecuencias son más que suficientes para abandonar la energía nuclear para siempre. Sumate ahora al movimiento antinuclear. Hacé click aquí

No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.