Un estudio de Greenpeace iguala Fukushima a Chernobyl en cuanto a su clasificación en la escala internacional de sucesos nucleares.

Agregar un comentario
Noticia - 26 marzo, 2011
Hamburgo, Alemania- Un análisis elaborado por Greenpeace en Alemania concluye que el accidente que se inició en la central nuclear de Fukushima, en Japón, el 11 de marzo después del terremoto y tsunami, ya liberó una gran cantidad de radioactividad que obliga a clasificarlo como nivel 7 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).

Daños en los reactores 3 y 4 de la planta Fukushima I Foto: Tokyo Electric Power Company

Con base en la evaluación de los datos publicados por la Agencia de Protección Radiológica del gobierno francés (IRSN) y del Instituto Central de Meteorología y Geodinámica (ZAMG) de Austria, el Dr. Helmut Hirsch hizo un nuevo análisis para Greenpeace Alemania en el que concluye que la cantidad total de radionucleidos de Yodo-131 y Cesio-137 liberados desde el inicio del accidente hasta el 23 de marzo, son evidencia clara para que el accidente en Fukushima sea reclasificado en el mismo nivel que el desastre nuclear de Chernobyl. De hecho son tan altas las liberaciones de radioactividad en la zona que serían equivalentes a tres incidentes de nivel 7 en la escala INES.

En contraste con el accidente de Chernobyl -ocurrido en abril de 1986- en el que estuvo involucrado un solo reactor nuclear, Fukushima sufrió grandes fallas en cuatro de sus reactores. Tres de ellos  perdieron una cantidad de líquido refrigerante a tal escala que llevaron a una fusión del combustible nuclear. Además, en el reactor 4 de Fukushima, la pérdida de refrigerante en las piletas de combustible nuclear gastado provocaron un incendio y, en una oportunidad, una explosión de hidrógeno que destruyó la unidad.

El Dr. Hirsch concluye que teniendo en cuenta el conjunto de liberaciones de los tres reactores de Fukushima-Daiichi, el accidente conduce a una clasificación INES 7, con la posibilidad de que sean tres accidentes en esta misma escala, teniendo en cuenta que cada reactor por separado liberó más de 100,000 Tbq (terabecquerels).

"Lo que está ocurriendo en Fukushima es tan grave como Chernobyl. Es crucial que las autoridades de Japón, la industria nuclear y la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA)  dejen inmediatamente de restar importancia a la amenaza de contaminación radiactiva y establezcan una comunicación clara y honesta acerca de los riesgos para la salud pública para proteger a las personas", declaró la Dra. Rianne Teule, miembro de la campaña de energía de Greenpeace Internacional.

"Los acontecimientos de las últimas dos semanas son un llamado de atención para los gobiernos de todo el mundo, para que pongan fin a la era nuclear y desplacen esas inversiones hacia la eficiencia energética, redoblando esfuerzos para aprovechar las fuentes renovables de energía seguras y limpias".

Para descargar el informe completo (en inglés), hacé click aquí.

Nota:

Tanto las autoridades japonesas como la OIEA clasificaron el desastre Fukushima como perteneciente al nivel 5 en la escala INES, es decir, como un accidente con "consecuencias mayores". La calificación corresponde a un criterio basado en tres áreas principales:  efectos radiológicos fuera del lugar, efectos radiológicos en el lugar, deterioro de las medidas de seguridad. Los efectos radiológicos ocurridos fuera de la planta son muy pertinentes en el caso de los accidentes nucleares (los correspondientes a los niveles 4, 5, 6 y 7).

Para leer el informe de Greenpeace "Los mitos de la energía nuclear" hacé click aquí.

Temas
No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.