Barco ballenero embistió a nave de Greenpeace: Camarógrafo argentino dice que buscan evitar registro fílmico de la matanza.

Noticia - 8 enero, 2006
Barco ballenero embistió a nave de Greenpeace: Camarógrafo argentino dice que buscan evitar registro fílmico de la matanza

Barco ballenero embistió a nave de Greenpeace

Greenpeace denunció este domingo que el buque-factoría japonés Nisshin Maru embistió el barco Artic Sunrise en aguas de la Antártida, al sur de Australia. Ninguno de los 25 ecologistas que viajaban a bordo de la embarcación de Greenpeace resultó herido.

El responsable fílmico de la expedición ecologista, el camárografo argentino Hernán Pérez Aguirre, indicó que con la operación de los japoneses busca impedir el registro fílmico de la matanza, y por ende su difusión internacional.

Pérez Aguirre señaló que la embestida de la nave japonesa fue "deliberada" y que el choque por la popa. El buque ballenero tiene 7.575 toneladas y una tripulación de 115 personas.

"No había otro navío en la zona y no había razón alguna para que nos enfilara. El Artic Sunrise estaba virtualmente parado en ese momento", indicó Pérez Aguirre.

"Es evidente que buscan boicotear el registro fílmico de la matanza y nuestra campaña de acciones directas para detener la cacería", aseveró el camarógrafo.

El pasado 6 de enero pasado, el camarógrafo de Greenpeace registró de la matanza de trece ballenas "minke" por parte de balleneros japoneses.

El mes pasado las naves Esperanza y Arctic Sunrise de Greenpeace descubrieron varios balleneros en la reserva de ballenas situada a unos 160 kilómetros de la costa de la Antártida y a más de 2.000 kilómetros al sur de Australia.

El Arctic Sunrise ha perseguido a la flota ballenera de Japón en aguas del Antártico durante casi dos semanas, en busca de obstaculizar la cacería de 860 ballenas, como parte de un programa de investigación científica de Tokio.

Aunque se estableció una moratoria en la caza de ballenas en 1984, la Comisión Ballenera Internacional autoriza la captura con fines "científicos", inciso al que se ampara Japón para cazar cada año un cupo determinado que ronda en torno el medio millar de ejemplares de varias especies.

Este año Tokio pretende doblar sus capturas de cetáceos minke (balaenoptera acutorostrata) esta temporada hasta alcanzar los 935 animales.

 

Galería de Imágenes: