Greenpeace reclamó que el plan oficial de canje de heladeras incluya el tratamiento adecuado de los aparatos desechados

Plan canje de electrodomésticos

Agregar un comentario
Noticia - 2 enero, 2009
Greenpeace reclamó hoy al gobierno que el plan de recambio de heladeras impulsado como parte de las propuestas anticrisis, contemple el adecuado tratamiento de los equipos desechados, para evitar la generación de basura electrónica y la emisión de gases de efecto invernadero.

Greenpeace reclamó al gobierno que el plan de recambio de heladeras impulsado como parte de las propuestas anticrisis, contemple el adecuado tratamiento de los equipos desechados, para evitar la generación de basura electrónica y la emisión de gases de efecto invernadero.

La organización ambientalista destacó la medida presidencial como parte de las estrategias necesarias para promover la eficiencia energética, ya que el recambio de heladeras, 700 mil en los próximos seis meses de acuerdo a las estimaciones oficiales, significará una reducción significativa de consumo energético. "La refrigeración representa el 30 por ciento del consumo total de energía del sector residencial. El recambio de tecnologías antiguas por tecnologías nuevas es una medida necesaria para reducir el consumo energético. Las heladeras nuevas están clasificadas obligatoriamente con un etiquetado de eficiencia energética estandarizado internacionalmente", explicó Rosario Espina, coordinadora de la campaña de Energía y Cambio Climático. (1)

Sin embargo, representantes de la organización advirtieron que la falta de tratamiento de los residuos electrónicos generados en el recambio producirá contaminación y emisión de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. "Por cada 100 mil heladeras que se desmantelen y tiren se emitirán a la atmósfera más de 280 millones de kilos de dióxido de carbono equivalente (2). También es necesario incorporar en este proceso el tratamiento y reciclado de heladeras ya que los gases clorofluorcarbonados (CFC) además impactan en la capa de ozono. Asimismo, es indispensable tratar adecuadamente los materiales peligrosos y recuperar elementos valiosos como oro, plata y cobre, para que puedan ser utilizados nuevamente como materia prima", reclamó Espina. (3)

Greenpeace recordó que los electrodomésticos, junto con los equipos electrónicos, son considerados RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) y requieren un tratamiento diferenciado que deben garantizar los fabricantes a través de un adecuado proceso de disposición final y destacó la importancia de que sea sancionada lo antes posible una ley que contemple el principio de Responsabilidad Extendida del Productor; "los productores deben hacerse cargo de la gestión de los productos que pusieron a la venta y por los que obtuvieron ganancias, una vez que dejan de usarse" concluyó Espina.

En este sentido, la organización criticó que el plan canje impulsado desde el Gobierno haya sido lanzado sin tener en cuenta la gestión de los equipos viejos y alertó sobre la cantidad de equipos eléctricos y electrónicos que serán descartados en el corto plazo, como consecuencia de la venta sostenida de aparatos tecnológicos.

  • Descargá el informe "Plan Canje de heladeras. Impacto de la basura electrónica", hacé click aquí.

Notas:

(1) Desde el año 2005, el Programa de Calidad de Artefactos Energéticos (PROCAE), tiene por objeto la reducción de consumo energético mediante la utilización de artefactos eléctricamente más eficientes.

El uso de la etiqueta de eficiencia energética permite que el consumidor tenga la posibilidad de comparar a la hora de la compra considerando la variable de eficiencia energética del equipo.

A través de la Resolución de la Secretaria de Energía (Ex SICyM) N° 319/99, modificada en el año 2005 por la Resolución N° 35 de la SCT, se hace efectivo el etiquetado energético obligatorio para Refrigeradores y Congeladores

(2) Unidad de medida equivalente de gases de efecto invernadero.

(3) Una vez que las heladeras se desmontan para su reciclado o disposición final, se encuentran una serie de componentes o sustancias peligrosas:

1)  CFC y demás gases refrigerantes (las heladeras más antiguas contienen altas concentraciones de gases dañinos de la capa de ozono y que aportan al calentamiento global)

2)  Poliuretano Expandido, resina expandida con gases clorofluorcarbonados o CFC, y usada como aislante;

3)  Aceite y líquidos refrigerantes: el compresor de la "bocha del motor" tiene aceites contaminados definidos como residuos peligrosos Y9 por la Ley Nacional 24.051,

4)  Plaquetas electrónicas y "displays" de cristal líquidos: las heladeras más modernas tienen plaquetas electrónicas y displays con cristal líquido (ambos considerados residuos peligrosos Y48 por la Ley Nacional 24.051)Notas:

No se encontraron comentarios Agregar un comentario

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.