Rex Weyler cuenta nuestra historia

38 Comentarios
Página - 29 enero, 2011
Rex Weyler fue el primer Director de la Fundación Greenpeace, el editor del primer newsletter de la organización, y el cofundador de Greenpeace Internacional en 1979. Fue también fotógrafo y reportero en las primeras campañas de focas y ballenas de Greenpeace y ha escrito una de las mejores y más exhaustivas historias de la organización, “Greenpeace” (Raincoast, 2004). Su libro, “Sangre de la Tierra, una historia del Movimiento Indoamericano”, fue nominado al Premio Pulitzer. “Verde profundo” es la columna mensual de Rex, donde recorre las raíces del activismo y el ecologismo, y nos cuenta acerca del pasado, presente y futuro de Greenpeace.

Capítulo 39: Un histórico desbordamiento humano

Rex Weyler - Diciembre 2011

En la naturaleza, cualquier especie exitosa puede rebasar un hábitat, consumiendo recursos más rápido de lo que los ecosistemas de la Tierra pueden recuperarlos. En la Tierra hoy, los indicadores como extinciones de especies, pérdida de suelo y calentamiento global – nos dicen que los humanos han alcanzado este estado de desbordamiento en una escala global. En la búsqueda de soluciones, podemos beneficiarnos de un poco de perspectiva histórica.

El profesor de la Universidad de Colombia Británica, Dr. William Rees y su colega Mathis Wackernagel originó el análisis de “huella ecológica”, ahora usado universalmente para medir el impacto ecológico personal, familiar o regional. Rees estima que los humanos ahora usan aproximadamente cincuenta por ciento más recursos por año de los que la Tierra puede recuperar.

En 2010, Rees escribió “La Naturaleza Humana de la Insostenibilidad” para el Post Carbon Reader, explicando algunos motivos evolutivos que nuestra “especie razonablemente inteligente” parece incapaz de reconocer su crisis ecológica o responder en consecuencia. ”

Rees explica que los humanos comparten con todas las especies dos rasgos de comportamiento críticos para la supervivencia evolutiva:


            1. Expandirse para ocupar todos los hábitats accesibles, y
            2. Usar todos los recursos disponibles.


“Estas propensiones hacia el desbordamiento,” dice Rees, “ocurren hoy a escala global.”
Los humanos son lo que los biólogos llaman “estrategias-K”. La “K” significa capacidad de carga de un hábitat, que los mamíferos grandes tienden a llenar con poblaciones relativamente estables, restringidas por los depredadores y el suministro de alimento. Para tales animales, los límites de capacidad del hábitat pueden favorecer la satisfacción individual a corto plazo (alimento, sexo, etc.).

Estos rasgos tienen valor de supervivencia, pero sólo hasta que la especie rebase su capacidad de hábitat. A partir de entonces, explica Rees, “adaptaciones de comportamiento que ayudaron a nuestros ancestros distantes a sobrevivir... se vuelven maladaptativas.”

La Dra. Kathy McMahon, psicóloga clínica, que rastrea historias de trauma ambiental, entiende la crisis ecológica pero cree que tenemos que convocar a nuestros “mejores ángeles” para ayudarnos a sobrevivir y prosperar. Ella está de acuerdo con Rees sobre los hábitos destructivos, pero pregunta: “¿no tenemos dentro de nosotros, las calidades altruistas muy innatas necesarias para trazar nuestro camino de regreso al estilo de vida más simple, comunalmente enfocado... que nos devolverá a nuestros sentidos?

McMahon pregunta: “… ¿Cómo encontramos el espacio sano entre Condenación y Negación? ¿Es el optimismo ciego en sí mismo, un trastorno mental diagnosticable?” Para construir un futuro sostenible, esto puede ayudar a entender algo de nuestra historia.

El Amanecer de la Insostenibilidad

Mientras los humanos confiaron en su propia fuerza física para recolectar alimento, nuestros ancestros antiguos no desbordaron sus hábitats. Otros depredadores y la capacidad del hábitat actuaron como restricciones del crecimiento, incluso después de que los humanos desarrollaron herramientas. La extensión humana insostenible aparece en el registro histórico una vez que los humanos ganaron acceso a la “energía exosomática” o “exoenergía” – energía del exterior de su propio metabolismo y los ciclos de crecimiento de la naturaleza. Las fuentes significativas de exoenergía en la historia humana que condujeron a la destrucción del hábitat incluyen fuego controlado, fuerza animal, agricultura de cultivo, esclavos y combustibles fósiles.

La comparación de tasas de crecimiento demográfico humano nos ayudará a entender el progreso del desbordamiento humano. Una vez que las comunidades de Homo erectus comenzaron a controlar el fuego en el Pleistoceno medio, hace aproximadamente 500,000 años, ellos ganaron la exoenergía que les permitió expandirse más allá de la capacidad de sus hábitats. En el año 200,000 A.C., sólo unos miles de humanos vivían en la Tierra (1), y su tasa de crecimiento anual permaneció mil veces abajo de lo que es hoy, alrededor del 0.001%, un tiempo de duplicación de 70,000 años, un crecimiento muy lento.

En el año 40,000 A.C., ayudado por el fuego controlado, la población de Homo sapiens moderno había alcanzado aproximadamente 300,000, la tasa de crecimiento se había triplicado a aproximadamente el 0.003%, y el tiempo de duplicación cayó a 20,000 años. Los antropólogos encuentran evidencias, durante esta era, de extinciones de animales y plantas en gran escala, inducidas por el humano. El fuego humano controlado parece ser la causa primaria.

Por ejemplo, alrededor del año 47,000 A.C., los humanos llegaron a Australia y todos los animales grandes (mamíferos, 19 marsupiales, 3 reptiles grandes y la mayor parte de aves que no vuelan) desaparecieron. La investigación conducida por el Dr. John Magee, Dr. Michael Gagana y otros muestra que las dietas del emú de repente cambiaron de enormes variedades de plantas unos cuantos arbustos. La explicación: los humanos regularmente prenden fuego al paisaje para atrapar a la presa.

El fuego destruyó especies directamente y causó el cambio climático, reduciendo el flujo de vapor de agua entre biosfera y atmósfera. La capa de nubes disminuyó, el ciclo de monzones se rompió, el pastizal y bosque de Nullarbor (con canguros que vivían en árboles) se convirtieron en desierto, y el Lago Eyre, alguna vez abundante, se convirtió en planicie de sal. Extinciones similares ocurrieron casi en todas partes donde emigraron los humanos.

Aproximadamente 75 % de la megafauna de Norteamérica (mastodontes, mamuts, castores gigantes, osos, tigres con dientes de sable) fallecieron mientras los humanos avanzaron en sus hábitats. Alrededor de 30 especies de megafauna desaparecieron en Sudamérica. Cuando los humanos llegaron a Madagascar, sólo hace 2,000 años, cada mamífero con más de 20 libras desapareció (hipopótamos enanos, lemures y otros). Las comunidades humanas en Hawai rápidamente erradicaron el 90% de todas las especies de aves, y en la Nueva Zelanda exterminaron 11 especies de Moa en 100 años.

Aprendemos que el “éxito” evolutivo tiene costos y que sin límites, dichos costos pueden ser fatales hasta para las especies “exitosas”.

Explotar los suelos

En el año 10,000 A.C., la población de Homo sapiens había crecido a aproximadamente 4.5 millones, la tasa de crecimiento aumentó 7 veces en 30 milenios a 0.02% y la tasa de duplicación cayó a 3 mil años. Esto nos ayuda a entender nuestro apuro moderno para darnos cuenta de que con esta tasa de crecimiento, los humanos ya eran insostenibles. En un tiempo de duplicación de 3 mil años, la población humana habría alcanzado nuestros 7 mil millones modernos en un poco más de 30,000 años – en vez de 12,000 – pero aún la alcanzaría. Esto nos dice algo acerca de cómo lucirían las soluciones correctas.

La respuesta al desbordamiento no es un nivel particular o estilo de tecnología, sino conseguir un modelo de crecimiento estable, que en la naturaleza significa un modelo de crecimiento cíclico, una estabilidad dinámica dentro de un ambiente, que en la ecología llamamos “homeostasis”.

Después de 10,000 A.C., la ganadería y la agricultura proveyeron a la humanidad de dos nuevas fuentes de exoenergía, fuerza animal y minería. Algunas culturas indígenas en el hemisferio occidental aprendieron a recuperar los suelos, utilizando legumbres para fijar nitrógeno y aplicar algas y pescado para remplazar nutrientes. Es posible crear una agricultura permanente, pero estos sistemas implican límites al crecimiento comunitario. Aquellas sociedades que simplemente explotaron sus suelos sufrieron resultados devastadores.

El microbiólogo de suelos Peter Salonius traza “degradación irreversible de productividad del suelo cultivable… al advenimiento de la agricultura de cultivo.” Los suelos productivos, como muestra la investigación de permacultura moderna, necesitan ecosistemas interdependientes para reciclar nutrientes, nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y otros compuestos. La agricultura de cosecha pronta y de quema interrumpieron estos sistemas naturales. El cultivo e irrigación intensos en Mesopotamia, por ejemplo, dejó suelos agotados y salados. Civilizaciones enteras colapsaron.

Una de las historias más tempranas de la sociedad humana – el sumerio Gilgamesh de 2500 A.C. – relata el agotamiento de bosques y considera la ética de la deforestación. Los humanos con manadas de cabras y hachas de mano convirtieron los bosques de cedro de Siria/Líbano en desierto.

Durante esta etapa de la historia humana, el elitismo social en comunidades humanas parece haber abrumado a nuestros “mejores ángeles,” nuestros estilos de vida cooperativos, igualitarios, respetuosos y modestos. Las jerarquías se desarrollaron y controlaron la tierra, los vecinos conquistados y tomaron esclavos (otra forma de exoenergía que permitió que los amos dominaran a más personas y más tierra).

En el año 400 A.C., la población humana había alcanzado 160 millones, la tasa de crecimiento alcanzó el 0.13% y el tiempo de duplicación cayó a sólo 525 años. La destrucción del bosque y el suelo se elevaron, demostraron ser insostenibles y condujeron a un colapso masivo.

Paradas y reinicios del crecimiento

En 430 A.C. una plaga barrió Atenas, marcando un cambio profundo en los modelos de crecimiento humano. En 100 D.C., por primera vez en la historia humana, la tasa de crecimiento humano se volvió negativa. Los humanos se morían, debido al hacinamiento, enfermedad, fracaso de cosechas, guerra y genocidio. Tomó casi 2,000 años para que la humanidad se recuperara y sostuviera su tasa de crecimiento del año 400 D.C.

Durante este período, los chinos comenzaron a quemar carbón, el alba de la era de los hidrocarburos. Tanto en Asia como en Europa, el carbón impulsó nuevas migraciones, colonizaciones y más pillaje. Otra vez, el aumento de exoenergía impulsó el crecimiento masivo, y en este caso, el crecimiento industrial. Alrededor de 1810, la población humana alcanzó los mil millones de personas y luego añadió otros mil millones en un siglo. La tasa anual de crecimiento demográfico humano alcanzó su punto máximo en 1963, en 2.2%. ¡Los mil millones más rápidos fueron añadidos entre 1985 y 1997 (12 años y 2 meses)! ¡La mayor cantidad de humanos que se han añadió a la Tierra en un año, 1989, es de 87 millones! La tasa de crecimiento es ahora la mitad de su pico, 1.1%, pero todavía añadimos aproximadamente 77 millones de humanos cada año, equivalente a diez ciudades el tamaño de Londres.

Hoy, la mayoría de los humanos come alimentos de energía neta negativa, no proporcionados por el suelo, sino mayormente del petróleo. La mayor parte de la agricultura mundial ahora trabaja con hidrocarburos para aclarar la tierra, cosecha, fertilizante, transporte y embalaje. Para conseguir esto, hemos quemado la mejor mitad de los hidrocarburos recuperables en un siglo, lanzando una nueva era climática de la calentamiento rápido.

Necesitamos cambiar rápidamente de hidrocarburos a fuentes de energía bajas en carbón para evitar un calentamiento global drástico, pero la historia también muestra que a menos que reduzcamos nuestro consumo y las tendencias de crecimiento, más energía realmente no puede salvarnos.

En el ensayo “Escenarios Futuros” en ¿Sostenibilidad o Colapso? Una Historia y Futuro Integra de la Gente en la Tierra (R. Costanza, et. al., 2007), los autores advierten: “Aún cuando se sabe que un colapso es inminente, no puede ser controlado y no puede ocurrir la recuperación hasta que la reconfiguración y compactación hayan tenido lugar.”
Es aquí donde debemos convocar a nuestros “mejores ángeles” en la búsqueda de una escala apropiada de actividad humana “Ahora es tiempo,” dice Kathy McMahon, “para que los pensadores cuidadosos propongan una vista alternativa de lo que significa ser totalmente humano. Podemos tener que buscar fuera del Primer Mundo nuevas perspectivas y entendimientos más amplios.”
-

Rex Weyler, Diciembre de 2011


Fuentes de las estimaciones de población: Hyde (2006), Maddison (2003) Biraben (1980), Durand (1974), McEvedy & Jones (1978), Thomlinson (1975), Livi-Bacci (2001), Carl Haub (2005), K. W. Harl, Kremer (1993), Tanton (1994), Oficina del Censo de Estados Unidos (2008), Oficina de Referencia Poblacional (2005); ONU: 1973, 1999, 2006. Todas las cifras son aproximadas.


Imagen: El autor es el artista John Quigley: "Vinimos aquí y creamos ‘El Hombre de Vitrubio derretido’, recreando el famoso bosquejo de Da Vinci del cuerpo humano, porque  el cambio climático se está comiendo, literalmente, el cuerpo de nuestra civilización. Cuando realizó este bosquejo, fue en la época de la Iluminación, el Renacimiento, el amanecer de esta edad innovadora que continúa hasta este día. Pero nuestro uso de combustibles fósiles lo está amenazando." 

Foto: Nick Cobbing/Greenpeace

Ver capítulos anteriores 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37

36 Comentarios Agregar un comentario

Vale De Castro dice:

Hola, acabo de recibir una carta de bienvenida con la credencial de socio pero no recibi la remera. Como hago para acceder a ella? Desde ya muchas gra...

Publicado 6 h, 33 m atrás Reportar abusos Reply

Read more Read less

Macarena Vega dice:

no puedo donar mas desearia darme de baja

Publicado 15 agosto, 2014 en 22:45 Reportar abusos Reply

Macarena Vega dice:

no puedo donar mas desearia darme de baja

Publicado 15 agosto, 2014 en 22:45 Reportar abusos Reply

Macarena Vega dice:

no puedo donar masdesearia darme de baja

Publicado 15 agosto, 2014 en 22:45 Reportar abusos Reply

(No registrado) Silve dice:

ÚNETE, HABLAREMOS DE MEDIO AMBIENTE Y SUS CUIDADOS https://www.spreadshout.com/EcologiaMundial

Publicado 11 agosto, 2014 en 0:48 Reportar abusos Reply

(No registrado) Silve dice:

ÚNETE!! https://www.spreadshout.com/EcologiaMundial

Publicado 11 agosto, 2014 en 0:45 Reportar abusos Reply

Rocio Delgado dice:

como dejo de ser socia? lo siento mucho pero ya no podre donar mas

Publicado 30 julio, 2014 en 21:32 Reportar abusos Reply

(No registrado) DANITO5 dice:

Deseo dar de mi baja mi numero de celular, ya q recibo llamadas todo el tiempo, y yo trabajo con ese nuemero.
Sinceramente me gustaria partipar ...

Publicado 28 abril, 2014 en 19:37 Reportar abusos Reply

Read more Read less

Daniela Schmidt dice:

Adhiero al comentario de mariano23, estaría genial si habilitan otros medios de pago! Pagofácil o alguno de esos:)

Publicado 3 diciembre, 2013 en 16:26 Reportar abusos Reply

(No registrado) mariano23 dice:

Deberian habilitar otras maneras de colaborar no solo por debito automatico. Publicando el cbu para realizar transfencias o por medio de pago mis cuen...

Publicado 5 septiembre, 2013 en 20:32 Reportar abusos Reply

Read more Read less

1 - 10 de 36 resultados.

Publicar un comentario 

Para publicar un comentario es necesario estar registrado.