Hace ya unos días
, un grupo de activistas se tomó un buque perforador de Shell, que pretende ir al Ártico a buscar petróleo. Junto a los activistas estaba la actriz Lucy Lawless. Si no te suena mucho su nombre, probablemente te suene el de "Xena, la Princesa Guerrera", uno de sus personajes más conocidos.

Y junto a ellos, cientos de miles de personas, que se han estado sumando hasta hoy (y lo seguirán haciendo) a la ciberacción global que busca exigir a Shell manetnerse alejado de las aguas del Ártico.

¿Aún no has participado de la protesta global? Sigue abierta y puedes hacerlo ahora mismo. Exígele a Shell que no destruya el Ártico.

Se nos ocurren un millón de razones sobre por qué sencillamente no es una buena idea comenzar a perforar el Ártico. Sólo para comenzar, sabemos que la petrolera amenaza con devastar la costa de Alaska perforando tres pozos de exploración petrolífera en el mar de Chukchi. Si el buque de Shell encuentra petróleo, otros gigantes del rubro acelerarán rápidamente sus planes para la perforación del Ártico, desatando una fiebre del petróleo en en el Ártico. ¿Cuál es la ganancia? 3 años de extracción de crudo como máximo.

Pero eso sin duda, no es todo. Sintetizamos la potencial crisis en una lista de 10 razones; lógicas y precisas, acerca de por qué no es una buena idea perforar el Ártico. Y para que nos des una mano, en cada razón tienes un botón para copartirla en Twitter :)

1. Es extremadamente peligroso: El entorno ártico es uno de los más difíciles en el mundo. Cualquier actividad resulta mucho más complicada a causa de las condiciones de frío, vientos y la presencia de hielo.  

2. Nuestro clima no se lo puede permitir: A medida que los impactos del cambio climático se hacen más visibles y amenazan a ecosistemas enteros, la perforación y la quema de más combustibles fósiles es lo último que deberíamos hacer.  

3. En realidad no lo necesitamos: Los fabricantes de automóviles son perfectamente capaces de hacer vehículos eficientes. Si empresas como Volkswagen dejasen de oponerse a una mejora de los estándares europeos de eficiencia energética para los coches, estos vehículos se convertirían en normalidad.  

4. Los "pozos de alivio" son más difíciles de perforar: En el caso de que se pierda el control de un pozo (blow-out), al igual que pasó con el Golfo de México, se debe perforar un "pozo de alivio". Sin embargo con la llegada del invierno, el hielo cierra la temporada de perforación y podría darse el caso de que no fuera posible frenar un vertido en el Ártico, inclusive durante años.  

5. La recuperación de petróleo es prácticamente imposible en condiciones de mar helado: Tecnologías estándar usadas en casos de vertidos como son las barreras, se vuelven inútiles en presencia de una espesa capa de hielo. Según un alto funcionario de una empresa canadiense especializada en dar repuesta a vertidos de hidrocarburos, "actualmente no conocemos solución o método alguno realmente capaz de recuperar petróleo (derramado) en el Ártico".  

6. No hay capacidad suficiente para una respuesta rápida en caso de vertido: El Ártico es una región muy remota, de población exigua y tiene a disposición muy pocas instalaciones. Para responder al desastre de la Deepwater Horizon en el Golfo de México se tuvieron que usar 6.000 barcos. El año pasado, Cairn Energy tenía apenas 14 naves disponibles en la bahía de Baffin, en Groenlandia para vigilar sus labores de prospección. Este año, el plan de contingencias ante vertidos de Shell, sólo habla de 9.



7. La capacidad de de los ecosistemas de latitudes altas para degradar el petróleo es mucho menor que en latitudes más bajas:
La falta de luz solar en invierno y el frío extremo son factores que influyen negativamente sobre la velocidad de degradación del petróleo. el crudo se mantendrá capturado bajo la capa de hielo marino. Como ejemplo, más de 20 años después del desastre de la Exxon Valdez en Alaska, todavía se puede encontrar petróleo en torno al Prince William Sound.  

8. La fauna local es muy vulnerable al petróleo: Muchas especies de aves migran hacia el Ártico en verano, así como las ballenas y focas. Además, osos polares y zorros árticos dependen fuertemente de los recursos marinos y costeros para vivir y alimentarse así que se verán directamente afectados por la industrialización de esa área.  

9. Es muy caro: La búsqueda de petróleo en el Ártico es increíblemente cara a causa de las condiciones extremas de las operaciones. En los últimos años, Cairn energy ha invertido más de mil millones de dólares para perforar unos pocos pozos en el Ártico y todavía no ha encontrado nada.  

10. Solución para tan sólo 3 años: El Servicio Geológico de EE.UU. estima que el Ártico podría guardar como máximo teórico, unos 90 mil millones de barriles de petróleo. Aunque esto parezca mucho, tan sólo equivale al consumo mundial de crudo durante 3 años. Las petroleras están arriesgando el futuro del Ártico para asegurar como máximo la cobertura de la demanda de 3 años. Sin duda no vale la pena.  

Ahora que estás más informado, ayúdanos a que más gente se entere. Necesitamos proteger el Ártico, y necesitamos la ayuda de todos. Comparte este post, y ciberactúa ahora para exigirle a Shell que se mantenga fuera del Ártico.