En plena campaña de Greenpeace: ¿Por qué Shell bajó de Internet los detalles de su acuerdo comercial con LEGO?

Prensa - 15 julio, 2014
Hace 10 días, lanzamos una campaña para que LEGO, la famosa marca de juguetes, rompa su acuerdo comercial con Shell y no contamine la mente de nuestros chicos. Las más de 300.000 personas que se sumaron al pedido están logrando un impacto real para el reclamo. En las últimas horas, Shell comenzó a eliminar el material sobre su promoción mutua con LEGO de las redes sociales y sus sitios online. Si aún no lo hiciste, sumate a la campaña en www.legosinshell.org.

Luego, leé el esta nota de James Turner, jefe de comunicaciones de la campaña global de Ártico de Greenpeace, sobre la reacción de Shell ante nuestra campaña:

“Hoy de manera muy inocente publiqué en internet un link con un video que hablaba sobre lo lucrativa que era la relación entre Shell y los juguetes LEGO. Momentos después el equipo de relaciones públicas de Shell decidió sacarlo de la vista pública y cambiar su configuración a “privado”. ¿Por qué querrían ocultar los detalles de una estrategia que ellos mismos consideran “una de las más grandes co-promociones de la historia de LEGO?”

Así que busqué de nuevo y publiqué el link al mismo video pero en otra plataforma: Vimeo.

Y una vez más, el video fue retirado momentos después.

O esto fue una tremenda coincidencia o el equipo de relaciones públicas de Shell decidió comenzar ocultar cuán grande es el acuerdocon la compañía de juguetes más popular del mundo.
Afortunadamente, guardamos una copia y volvimos a subir el video para que todos lo vean.

Entonces ¿por qué tanto secreto? ¿Tendrá algo que ver con las 300.000 personas que firmaron nuestra petición para que LEGO rompa esa relación? ¿O tal vez es porque vieron nuestro nuevo video que muestra las consecuencias de un derrame de petróleo en un Ártico hecho de ladrillitos LEGO?

Es fácil saber por qué el equipo de relaciones públicas de Shell se siente incómodo. Frases como: “Los chicos pueden influir mucho en el comportamiento de sus padres” no son asuntos que esta empresa quiere que salgan a la luz. Del mismo modo, no deben querer que profundicemos en el hecho de que este acuerdo ya les significó un “valor en relaciones públicas equivalente a $116 millones de dólares”.

La triste realidad es que Shell consigue mucho más en este acuerdo que LEGO. Desde el acceso a los chicos, la asociación con los valores creativos de LEGO hasta la “licencia social para operar” que las empresas petroleras están comenzando a valorar. A través de esta asociación, Shell se abre paso en parques infantiles, asientos de autos familiares y la imaginación de los chicos, donde su marca es vista como algo normal, seguro y parte inevitables de la vida moderna. Pero no lo es. No puede serlo, si queremos hacer frente a la gran amenaza que representa para nosotros y las próximas generaciones el calentamiento global.

 

Estamos pidiéndole a LEGO que sea coherente con sus valores y piense dos veces a qué empresa decide apoyar. Es así de simple. Estamos seguros de que cuando examinen este acuerdo con cuidado, los ejecutivos de LEGO se darán cuenta de que Royal Dutch Shell – con sus peligrosos planes de perforación del Ártico y su tendencia a ocultar información no es la empresa más adecuada para ser socia de una marca moderna y progresista.

LEGO tiene que ponerse de pie para proteger al Ártico y a nuestros hijos cortando ahora y para siempre sus lazos con Shell. Pedile ahora a LEGO que rompa su vínculo con la petrolera. Haz click aquí.

Etiquetas