Greenpeace: “Declaraciones del Presidente Piñera sobre Pascua Lama avalan permisividad del gobierno aplicando sanciones ambientales"

Prensa - 31 mayo, 2013
Santiago, 31 de Mayo - Tras las declaraciones realizadas por el primer mandatario en Canadá, indicando que espera que dado el acuerdo que ha sido alcanzado con la compañía canadiense Barrick Gold, este proyecto de inversión continuará pero cumpliendo toda la legislación, procedimientos y estándares medioambientales, el Director de Greenpeace en Chile, Matías Asún, indicó que: "las palabras del presidente Piñera avalan una sanción débil y cómoda para la empresa, ignorando el enorme y diverso prontuario ambiental que Barrick acumula desconociendo la ley y actuando por su propio criterio".

Desde Greenpeace apuntaron a que la empresa cuenta ahora con un fallo favorable que, luego de obtener beneficios económicos con las ilegalidades consagradas en la fiscalización, permite volver a operar. “La sanción es una “paralización” que, en la práctica, garantiza tiempo para que Barrick construya las instalaciones que literalmente adeuda para funcionar con los mínimos que se les exigen en la resolución de calificación ambiental, es decir para que Barrick siga funcionando y pueda volver a afectar glaciares y los ecosistemas de la zona y a las comunidades que allí habitan”.



Desde la organización insisten en que "se optó por una salida a la medida de la empresa, ignorando el daño ambiental irreparable, las seis sanciones previas por destrucción de glaciares, la contaminación de las aguas subterráneas, y en el mismo fallo se señala la intencionalidad reiterada de violar la ley por parte Pascua Lama, por eso no se entiende que el Superintendente no revocara la Resolución de Calificación Ambiental".

"La multa de la Superintendencia de Medio Ambiente omite el prontuario ambiental y favorece lo que la empresa ha estado solicitando a las autoridades; no se aplicó la máxima severidad de la ley en tanto la superintendencia tenía herramientas y antecedentes de sobra para retirar de forma definitiva los permisos ambientales y con ello transmitir una señal clara de respeto a la ley y el medio ambiente. La señal fue débil e insuficiente, y seguimos en deuda” agregó Asún.

Por último, Greenpeace confirmó que Barrick sólo pagó el 75% de la multa, evitando con ello el pago de 2000 millones de pesos respecto del monto original.

Hoy más que nunca debemos cuidar nuestros glaciares. Súmate como DEFENSOR DE GLACIARES, haciendo click aquí.