Greenpeace descubre engaño de Barrick Gold hacia autoridades ambientales chilenas

Comenta
Prensa - 22 diciembre, 2013
Santiago, 23 de diciembre de 2013.-Alteración de fechas, ocultamiento de información crucial y descargas ilegales sobre el Río Estrecho, es lo que presenta la denuncia que interpuso Greenpeace este lunes en la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) contra del proyecto Pascua Lama.
  • La organización ambientalista entregó a la Superintendencia de Medio Ambiente antecedentes y pruebas que confirman manipulación de datos para evitar la revocación de sus permisos ambientales.

Difunde en Facebook
Difunde en Twitter

La denuncia acusa a Barrick, titular del proyecto en Chile,  que nuevamente entregó datos falsos a las autoridades ambientales chilenas, con los cuales estas fallaron multando a la empresa canadiense.Dicho fallo, que si bien fue considerado “histórico”, no revocó los permisos ambientales a Pascua Lama, lo que en su momento fue calificado por las comunidades afectadas y de Greenpeace como insuficiente y condescendiente con la empresa.

“Los más grave es que estos antecedentes confirman que  las investigaciones que se han llevado adelante en contra del proyecto Pascua Lama han sido con datos manipulados por la empresa impidiendo conocer la verdad y la gravedad de lo que aquí ha ocurrido. Es una falta gravísima que viene a confirmar un historial de abusos que ya hemos denunciado, por eso esperamos que estosnuevos antecedentes permitirían a la autoridad revocar los permisos de una vez por todas”, explica Samuel Leiva, director de Campañas de Greenpeace en Chile.

“Nuevamente queda aquí en evidencia como esta empresa que ya cuenta con un amplio prontuario ambiental esconde información en forma reiterada para ocultar el daño ambiental que ha provocado en todo el Valle del Huasco”,  asegura Leiva.

El 18 de enero de este año, Barrick presentó una “autodenuncia” a la SMA, y señaló en el expediente que un alud dañó uno de sus sistemas de manejos de agua,el que afectó gravemente a una zona de vegas provocando un daño ambiental irreparable. El evento descrito por Barrick en la autodenuncia, habría ocurrido supuestamente el 10 de enero de este año, pero según los antecedentes que presentó Greenpeace en la denuncia se entregan antecedentes que señalan el alud ocurrió el 16 del mismo mes. Así durante los días 9, 10 y 11 de enero Pascua Lama estuvo liberando aguas sin tratar al Rio Estrecho y el alud fue la excusa perfecta para ocultar las gravísimas violaciones a la normativa ambiental.

Sin embargo, no existen datos concretos que puedan comprobar que  hubo contaminación del río, ya que la Dirección General de Aguas (DGA), quienes tienen un convenio con Barrick para el monitoreo de los ríos de la zona de manera remota argumentaron -ante una solicitud que levantó Greenpeace- que durante esos días hubo “ajustes técnicos” de sus equipos, por lo tanto no se pudo monitorear el caudal del río. Sin embargo, la fiscalización por la SMA arrojó que antes y después de las descargas al río estrecho, los parámetros no cumplían con la normativa vigente.

“La descripción de estos hechos solo viene a confirmar que Barrick nuevamente se ha burlado de las autoridades ambientales chilenas. Ante esta información la Superintendencia debe rectificar su actuar anterior y proceder con el máximo rigor de la ley retirando los permisos ambientales. La multa “histórica” que se cursó sobre el relato que construyó Barrick equivalió apenas al 0,1% del presupuesto del proyecto y la pagó con un 25 por ciento de descuento. Los antecedentes obligan a preguntarnos por qué la Superintendencia prefirió este camino y no la recopilación de todos los antecedentes necesarios para haber fallado sobre la base de certezas e información completa. A partir de esto se abren muchas aristas, la principal es que existe un fallo sobre antecedentes falsos e incompletos.” explica el profesional de Greenpeace.

Actualmente el proyecto Pascua Lama se encuentra suspendido por parte de la empresa, argumentando problemas económicos, sin embargo, en estos días los Tribunales Ambientales deben emitir un veredicto por la denuncia interpuesta por las comunidades del Valle del Huasco, mismo que la organización espera tenga en consideración esta nueva información.

“Paralelamente a la denuncia que estamos presentando en la superintendencia de Medio Ambiente, también le entregamos esta información a los representantes de las comunidades del Valle del Huasco,  para que esta se sume a la denuncia que las comunidades presentaron en Tribunales Ambientales permitiendo que la verdad se haga pública.   Esperamos de una vez por todas este proyecto cierre y reciba las multas que merece”. Concluye Leiva.

Puedes leer el informe completo: haz click aquí

Difunde en Facebook 

Difunde en Twitter

Si aún no lo haz hacho, súmate en defensa de nuestros glaciares. Haz click aquí

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.