Greenpeace responde a las declaraciones de Putin sobre los activistas detenidos en Rusia

Prensa - 25 septiembre, 2013
Santiago-25 de septiembre. La detención de 30 activistas de Greenpeace a manos de las fuerzas policiales de Rusia, después de una protesta contra la perforación del Ártico, llegó a la máxima autoridad de esa nación, Vladimir Putin. El jefe de Estado ha declarado que los activistas de la organización ambientalista detenidos por las autoridades rusas “no son obviamente piratas”, pero ha sugerido que podrían haber violado leyes internacionales. Él ha hecho estas declaraciones en un foro del Ártico en Salekhard.

Matías Asún, Director de Greenpace en Chile explica: Acogemos el reconocimiento del Presidente Putin que nuestros activistas claramente no son piratas y actuaban exclusivamente por la preocupación del medio ambiente del Ártico. Jamás en los 40 años que Greenpeace existe en el mundo, hemos abordado un barco ni actuado violentamente. Nos hemos enfrentamos pacíficamente a los japoneses para defender a las ballenas a ojos de todo el mundo, ahora hicimos lo mismo en Rusia para defender el Ártico y a los osos polares que ahí habitan. Nuestra misión es  detener pacíficamente a quienes atentan contra el medio ambiente, eso es por todos conocido”.  

Ya está circulando un impactante video donde Greenpeace explica que “se puede ver que nuestros escaladores intentaron adherirse a un lado de la plataforma para llamar la atención sobre la amenaza de perforación de petróleo en este ambiente frágil y la necesidad urgente de hacer frente al cambio climático. Aquí se  muestra a las fuerzas de seguridad rusas confrontando a los dos escaladores durante la protesta.



“La activista de Greenpeace Sini Saarela de Finlandia, se escucha gritando ¡Voy a bajar, estoy bajando! mientras que los agentes armados tiran descuidadamente la cuerda que la asegura a la estructura. El video entonces muestra una serie de tiros al agua hechos por las fuerzas de seguridad Rusa a pesar de que un activista en el barco de Greenpeace sostiene claramente sus manos en el aire como señal de sus intenciones pacíficas.
La única ilegalidad fue cometida por la Guardia Costera rusa cuando abordó el barco de Greenpeace en aguas internacionales, una zona de libre tránsito marítimo y donde no tienen jurisdicción" explica Greenpeace.

Los 30 activistas permanecen bajo arresto cerca de Murmansk, aparentemente en diferentes lugares. Cinco fueron entrevistados anoche por el Comité de Investigación y entregaron papelería que confirman que están siendo investigados por delitos de piratería. Ellos no han sido acusados de ningún delito.


Ya más de 450.000 personas en el mundo lo hicieron, exige tú también la liberación inmediata de los Defensores Árticos  http://gpcl.org/detenidos