La guardia costera noruega aborda barco de Greenpeace para detener una protesta pacífica en defensa del Ártico

Comenta
Prensa - 30 mayo, 2014
Mar de Barents, 30 de mayo de 2014.- La guardia costera noruega abordó el barco de Greenpeace Esperanza fuera de las aguas territoriales del país para detener una protesta pacífica contra la extracción de petróleo en el Ártico. La organización ambientalista considera ilegal el abordaje de la nave según las leyes del derecho marítimo internacional.

Con el fin de impedir que la plataforma petrolera Transocean Spitsbergen de la empresa Statoil sea instalada en el Ártico, el Esperanza ocupaba el lugar exacto donde la compañía planea posicionarla. Luego de que la tripulación del barco de Greenpeace se negara a abandonar su posición, un número desconocido de guardacostas abordó el barco a las 22:50 (hora local) y cortaron toda comunicación con la nave. De esta forma, terminaron con una protesta que duró más de 89 horas.

The Greenpeace MV Esperanza is being boarded by coastguard while occupying Statoil's Apollo prospect drillsite in the Barents Sea.

"La Guardia Costera de Noruega detuvo una protesta totalmente legal y pacífica contra la perforación del Ártico. La tripulación del Esperanza estaba ejerciendo su derecho a la libertad de navegación tal como garantiza el derecho internacional", dijo Daniel Simons, asesor legal de Greenpeace Internacional.

Minutos antes del abordaje, Sune Scheller, campañista de Greenpeace Nórdico, dijo desde la cubierta del Esperanza: "Estamos consternados por la decisión de Noruega de poner fin a una protesta pacífica y legal. No deja de sorprenderme cómo los Estados se esfuerzan por proteger a las grandes petroleras. Tenemos tanto derecho como Statoil a navegar con nuestro barco en esta parte del Océano Ártico. No vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras sus equipos de perforación destruyen el medio ambiente de la región".

La zona económica exclusiva de Noruega (ZEE) se extiende hasta 200 millas de la costa del país. En virtud del artículo 58, párrafo 1 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, los buques extranjeros, como el Esperanza, gozan de total libertad de navegación dentro de la ZEE .

Esta semana, 15 activistas de Greenpeace ocuparon la plataforma de Statoil durante 48 horas. Luego fueron retirados por la policía y llevados a la ciudad de Tromsø, donde quedaron en libertad y no se levantaron cargos en su contra. Horas más tarde, el barco de Greenpeace Esperanza navegó hacia el sitio de perforación del Transocean Spitsbergen y ocupó el lugar para impedir la instalación de la plataforma.

Participa ahora para frenar a la petroleras. Exígele al CEO de Shell, que no financie la destrucción del Ártico. Haz click aquí

Etiquetas
Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.