Las autoridades rusas abordan el barco de Greenpeace durante una protesta contra las prospecciones en el Ártico.

Comenta
Prensa - 26 agosto, 2013
La Guardia Costera rusa ha abordado el barco de Greenpeace Arctic Sunrise, para inspeccionarlo tras la protesta pacífica que había llevado a cabo esta mañana en el Ártico. Greenpeace entró en el mar de Kara el sábado, desafiando así el intento de Rusia de prohibir al rompehielos ecologista entrar en el área, para protestar contra las prospecciones de petróleo en el área.

Cuatro miembros de la Guardia Costera abordaron el barco de Greenpeace sin permiso después de que varias zodiacs de la organización rodeasen la embarcación que realiza la exploración petrolífera, Geolog Dmitry Nalivkinc, con pancartas en las que se leía “Salva el Ártico”. El buque opera actualmente bajo las órdenes de la compañía rusa estatal Rosneft y de la gigante estadounidense ExxonMobil. 


“Estamos aquí en nombre de tres millones y medio de personas que quieren dar a conocer la verdad tras las prospecciones petrolíferas en el Ártico y ahora las autoridades rusas intentan bloquearnos. Nuestra protesta es completamente pacífica y segura, mientras que la exploración petrolífera presenta una enorme amenaza para la vida salvaje y el frágil hábitat ártico, señala desde el Arctic Sunrise Christy Ferguson, responsable para la campaña de Greenpeace en el Ártico.


“Perforar en el agua del Ártico debería estar prohibido y especialmente en un santuario remoto para especies amenazadas como osos polares y narvales, donde un derrame de petróleo sería imposible de limpiar. Estamos aquí para sacar a la luz las actividades secretas de las compañías petrolíferas en el Ártico ruso. No nos intimidarán. No guardaremos silencio”, ha añadido Ferguson. 

El domingo, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés, país en el que está abanderado el barco de Greenpeace, aseguró que el derecho de Greenpeace a protestar pacíficamente es indiscutible” y “de acuerdo a la información que tiene Holanda sobre el barco, no hay razón para dudar de su estado técnico”. 

A primera hora de la mañana, la guarda rusa costera anunció la creación de una “zona de exclusión” de 4 millas naúticas alrededor del Geolog Dmitry Nalivkin para evitar que los activistas puedan obtener buenas imágenes de la embarcación. 

“Estamos en el mar de Kara para exponer que Rosneft, ExxonMobil y las autoridades rusas se están tratando de esconder. Estamos vigilando esta zona de gran belleza natural en la que no hay ni rastro de los observadores independientes”, ha asegurado Ferguson. 

Greenpeace International reveló el miércoles que el Gobierno ruso ha negado el permiso al Arctic Sunrise para entrar en la ruta del mar del Norte, a pesar de que la embarcación ha cumplido con todos los requisitos para la entrada. Greenpeace International ha asegurado que este rechazo era un claro intento del Gobierno ruso de reprimir las críticas a la industria del petróleo. El sábado el Arctic Sunrise entró en la ruta marítima del norte.

NOTAS:
La convención de la ONU para la Ley del Mar (UNCLOS) no permite inspecciones de barcos extranjeros en la Zona Económica Exclusiva para situaciones específicas, incluyendo supuestas violaciones de regulaciones pesqueras e incidentes sobre contaminación. No hay una base válida para la inspección del Arctic Sunrise.

1. El Geolog Dmitry Nalivkin está realizando pruebas sísmicas utilizando ondas de sonido generadas por cañones de aire para crear mapas detallados de las aguas marinas, para determinar las localizaciones para las prospecciones petrolíferas. Este tipo de actividad tiene importantes impactos en las ballenas y otros tipos de vida salvaje en la zona. Es además una de los últimos pasos antes de comenzar a perforar en busca de petróleo. La concesión Vostochno-Prinovozemelsky-2 a Rosneft para la prospección, que se hará junto a ExxonMobil, incluye 4.500 hectáreas del Parque Nacional del Ártico ruso. Esto está en directa contradicción con la ley medioambiental rusa.

La ley federal rusa sobre las áreas protegidas prohíbe la exploración y extracción de recursos naturales en estas zonas protegidas. La ley federal sobre la plataforma continental de la Federación rusa, prohíbe proveer de licencias para la exploración y extracción de recursos naturales si estas actividades están planeadas dentro de áreas protegidas en la zona continental.

Greenpeace Internacional solicitó en tres ocasiones entrar a la administración de la ruta marítima del norte, dejando claras sus intenciones de comprometerse en una protesta pacífica y legal. Todas las solicitudes fueron rechazadas. Este rechazo se produce en clara violación de la ley internacional, incluyendo el derecho a la libertad de navegación.

Ayúdanos a seguir defendiendo el Ártico y el planeta. Hazte socio de Greenpeace haciendo click aquí

 

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.