Más de 16 mil chilenos se unen para exigir la libertad de los activistas de Greenpeace detenidos en Rusia

Comenta
Prensa - 2 octubre, 2013
Para este sábado 05 de octubre, la organización ambientalista invita a la ciudadanía a reunirse a las 11:00 hrs en Plaza Italia para sumarse a la campaña que busca exigir la libertad de los activistas detenidos en Rusia. A los 16 mil chilenos se suman personalidades del espectáculos como Karol Dance y Katherine Salosny, entre otros.

 Santiago, 2 de octubre de 2013-. Más de 16 mil chilenos y diversas personas del espectáculo nacional se han sumado a la campaña mundial que está realizando Greenpeace en www.greenpeace.cl para exigir la liberación de los 30 activistas detenidos en Rusia el pasado 18 de septiembre luego de llevar a cabo una protesta pacífica contra la extracción de petróleo en el Ártico. Paz Bascuñán, Mariana Loyola, Andrea Velasco, Ingrid Isense, Karol Dance, Katherine Salosny y varias figuras más, han mostrado su solidaridad con el escenario que están viviendo los ambientalistas que hoy fueron acusados de piratería por el fiscal del estado ruso.

Matías Asún, Director de Greenpeace en Chile señal que “Las treinta personas de Greenpeace están intentando detener las perforaciones en el Ártico para conseguir un futuro mejor para nuestros hijos en Chile y en el mundo. Por su valentía, en beneficio de todos nosotros,  arriesgan pasar un largo tiempo en la cárcel. Tenemos que unirnos como país y exigir que los liberen. Podríamos ser uno de ellos”. 

Respecto a la acusación de piratería, Greenpeace considera que “la acusación de piratería no tiene fundamento de acuerdo al Código Penal de Rusia (1) y sólo  supone un ataque contra el derecho de protesta pacífica”. Para este sábado 05 de octubre, la organización ambientalista invita  a la ciudadanía a reunirse a las 11:00 hrs en Plaza Italia para sumarse a la campaña que busca exigir la libertad de los activistas detenidos.

"En este momento todo Greenpeace ha dejado de lados sus campañas para hacer un llamado mundial para ayudar a la liberación de los 30 activistas. En Chile, somos 16 mil los que nos hemos unido para exigir la liberación de los 30, y no pararemos hasta lograrlo, enfatiza Asún. 

Y agrega: “estos cargos para los activistas de Greenpeace constituyen una grave amenaza hacia el activismo pacífico que la organización ambientalista viene desarrollando hace 40 años como herramienta para detener los crímenes contra el medioambiente en todo el mundo. Lo vimos con la protección de las ballenas, ahora con la protección del hábitat de los osos polares. Hoy nos enfrentamos  a una grave situación: nuestros activistas  podrían pasar 15 años en una cárcel rusa por el simple hecho de detener la destrucción del ártico, un territorio clave para la vida en el planeta. Hacemos un llamado a todo Chile para unirse a este llamado”.

Hasta el momento, la corte del distrito Lenin de Severomorsk, en Murmansk acusó de piratería a la tripulante Ana Paula Alminhana de Brasil, al cámara freelance Kieron Bryan del Reino Unido, los activistas Anthony Perrett del Reino Unido, la finlandesa Sini Saarela, el ruso Roman Dolgov y al sueco-estadounidense DimaDima Litvinov y un activista ucraniano cuyo nombre se mantiene en reserva a pedido. Lo esperable es que al resto de los activistas se les formulen los mismos cargos.

El   equipo del barco Arctic Sunrise, realizó una protesta contra la plataforma de  Gazprom  para dar testimonio de la destrucción inexorable del Ártico. El hielo está retrocediendo, las compañías petroleras se trasladan al norte para extraer los mismos combustibles fósiles que están impulsando ese retroceso, todos los seres vivos están en riesgo.

El pasado 18 de septiembre, 28 activistas, un fotógrafo y un cámara freelance, participaron en una protesta en contra de la plataforma de perforación Prirazlomnaya de Gazprom en el Ártico. Dos escaladores intentaron trepar a la  plataforma y colgar una bandera. Los servicios de seguridad rusos abordaron la cubierta del barco de Greenpeace y se apoderaron de la nave a punta de pistola sin que los activistas se resistieran. A su vez, la semana pasada, el presidente Vladimir Putin declaró: "Es absolutamente evidente que no son piratas" reafirmando lo que también reconoció hace unos años atrás: "para ser honesto, siempre he admirado a las personas que dedican su vida a los problemas ambientales. He visto con asombro cómo un grupo de personas en un pequeño bote tratan de oponerse a un enorme barco militar o industrial. Debo decir que esto solo puede inspirar simpatía"

Adicionalmente, los expertos legales están de acuerdo con el análisis de Greenpeace. Dr. Douglas Guilfoyle, profesor de Derecho Internacional en la Universidad College de Londres y un reconocido experto en piratería, concluyó que "las acciones de Greenpeace no son remotamente comparables con la piratería". Prof. Eugene Kontorovich, Profesor de Derecho Internacional en la Universidad de Northwestern en Chicago, dijo que "las actividades de Greenpeace no son piratería por varias razones... La piratería requiere actos de violencia o de detención. Aquí, el activista de Greenpeace simplemente puso un cartel en la plataforma. Esto no constituye violencia".

El capitán del Arctic Sunrise, Peter Willcox - ahora en una cárcel rusa - fue el capitán del Rainbow Warrior cuando fue bombardeado en 1985.

El planeta es la causa de todos, ayúdanos a liberarlos reclamando al gobierno ruso AHORA su LIBERACIÓN. Haz click aquí

 

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.