“Palabras desde el hielo a las flores” conmovedor agradecimiento en Facebook de Camila Speziale al apoyo de la gente

Comenta
Prensa - 2 diciembre, 2013
Desde San Petersburgo (Rusia), donde se encuentra junto a 29 compañeros que participaron con ella en una acción pacífica para defender el Ártico, nuestra activista Camila Speziale espera que pronto se defina su futuro. Estuvo dos meses presa injustamente en una cárcel rusa y hace días fue liberada pero ella y todos los activistas siguen acusados de cargos (piratería y vandalismo) que tienen hasta 20 años de condena y aún no pueden volver a sus casas. Mientras tanto, hoy, ya con acceso a las redes sociales y volviendo a entrar en contacto con familiares y amigos, retomó su actividad en Facebook y escribió una carta para todas las personas que durante este tiempo apoyaron el pedido de liberación por los 30 detenidos. No te pierdas este agradecimiento:

Palabras desde el hielo a las flores:

Nunca tuve dificultades en escribir o expresar mis sentimientos. Nunca me costó encontrar las palabras exactas en los momentos correctos. Y nunca pensé, algun dia me iba a costar tanto.

No es por estar yo abrumada por lo ocurrido o desequilibrada, no es por eso, porque estoy estable. Creo la razón es que es casi imposible retribuir tanto amor y tanta lucha. Veo fotos, leo comentarios, y me resulta raro que esten diciendo tantas cosas hermosas de mi persona. Soy yo quien les tiene que agradecer por todo esto, no tienen que agradecerme nada. Gracias a todos ustedes yo estoy acá, conectandome y comunicándome con quienes me leen. Algo que deseé por dos meses enteros.

Quería gritarles por la ventana, asomarme como pudiera por las rejas y pedirles que sigan luchando, por mí, por los treinta, por el Ártico, y por el planeta. Y lo hicieron, mi voz les llegó. Les llegó mi grito, a millones de kilómetros de distancia. El grito era melodía, casi una canción, porque no era un grito desesperado y triste, era casi una canción. Y la cantamos juntos. Y mil personas se sumaron a esa cancion, la cantamos juntos. Y nadie nos reprimió, nadie nos calló. Por esa canción que el mundo cantó, ahora estamos libres (no totalmente, pero un pasito mas cerca de la libertad).

Como me encantaría contarles todo lo que pasó en este tiempo. Todos los pensamientos, todas las sensaciones. Contarles como fueron los momentos en los que estuve triste, y como fueron los momentos en que la felicidad y la seguridad pelearon contra la soledad y la melancolia, derrotándolas completamente. Victoriosa la felicidad me invade ahora. Estoy totalmente segura que esta vez vino para quedarse.

Una voz me dijo en la cárcel: “Quedate tranquila Cami, tenés un apoyo incondicional. No sólo de tu familia, o tus amigos (que son personas de luz), si no también mucha gente de todas las edades, que ahora se sienten igual de indignados que vos, y no dudan en pararse frente a lo que no les gusta de este mundo y expandir sus pensamientos. Asi que tranquila, relajate. Están todos pensando en vos, imaginatelo en tu cabeza, estoy segura que la respuesta no está en una foto, o en un recorte de un diario, está en el corazón.”

Después de haber pasado por esta situación, entiendo muchas mas cosas de la vida que antes no comprendia, o quizás mas, creia comprender. Se aclaran las cosas. Se aclara el por qué de disfrutar las cosas lindas de la vida, las pequeñas cosas que a uno le hacen feliz, y por tenerlas al alcance de las manos, no se aprovechan.

Ahora lo hago. Tomo mate como nunca, miro el sol, dejando que toque mis mejillas y las entibiezca; abrazo a mi vieja, feliz de tenerla tan cerca; escucho música y canto; disfruto de las nuevas amistades que hice, y de todavía tener las viejas amistades esperándome.

Estoy pensando en regresar, y cómo va a ser todo. Estoy pensando en no dejar de luchar. En ningun momento dejé de pensarlo. Esto reforzó todo lo que antes pensaba, y medio más convicción. Sé que la lucha que llevé, llevo y llevaré es el camino correcto.

Muchas veces en la vida uno se desorienta, y no sabe si cruzar, doblar a la derecha o la izquierda. Si, muchas veces mi vida fue así. Pero ahora el camino está más claro… y nadie me dijo cual era el correcto, simplemente llega, y cuando llega, sabés que es asi. Nadie me obligó, ni me obligará nunca, a hacer algo que no quiero.

Tomar propias decisiones es parte de la vida del ser humano; es la manera de demostrarse como ser único. Así es como soy yo en este momento. Si, solo tengo 21 años, pero me parece que la edad no tiene nada que ver en estos asuntos de la vida. Siempre hay algo para decir, tengas la edad que tengas, o seas de donde seas.

La aventura en la que me embarqué tenia un fin, un objetivo: demostrar mundialmente los daños que se le estan haciendo al medioambiente con toda esta locura inconciente de perforar petróleo.

Y, ¿cómo hago para agradecer tantas cosas? Quiero abrazar a todas esas personas hermosas que me escribieron cosas tan inspiradoras, a las que conozco y a las que no, a las que están cerca y las que estan muy lejos. Quiero abrazarlos a todos. Tengo muchos abrazos para dar, y son todos para ustedes. Para ustedes, que creen en mí, que creen en demostrar el amor por nuestro mundo, accionando de esta manera, no violenta y pacifica, que es el condimento fundamental de este camino que elegí emprender, y que no termino todavía… mas bien, no creo que nunca termine.

Son ustedes personas maravillosas, llenas de luz y de cariño. Gracias a ustedes, gracias a la sensación que tuve todo este tiempo, la certeza, que estaban cuidandome la espalda, haciendo lo que yo no podia hacer, por haber estado aislada e incomunicada, me encuentro bien ahora. Gracias, gracias, gracias, por las energias, las palabras, los pensamientos. Gracias a ustedes, estoy escribiendoles. Sólo gracias a ustedes. No podria estar haciendolo ahora si no hubieran estado apoyandome.

Desde la otra punta del mundo, les mando mucha fuerza y mucho cariño a todos (no les mando todo todo, porque todavía estoy movilizada por todo, claramente. Aunque siento y sé, que no dejan todavía de mandarme mucho amor y cariño).

Millones de gracias, y espero el reencuentro.

Camila Speziale

Esta historia no terminó. Camila y 29 hombres y mujeres siguen acusados por haber defendido el Ártico. Si aún no lo hiciste firma nuestra petición y pide que se les retiren los cargos, haz click aquí

 

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.