Salva el Ártico: Mujeres activistas de Greenpeace escalan el edificio más alto de Europa

Comenta
Prensa - 11 julio, 2013
Londres, 11 de julio de 2013.- Un grupo de artistas y activistas de Greenpeace evadieron todos los controles de seguridad en la base del edificio Shard, en Londres, Inglaterra. Si las seis mujeres llegan a lo más alto – 310 metros de altura – colgarán un inmenso trabajo artístico que refleja la belleza del Ártico.

El edificio Shard se eleva sobre tres oficinas de Shell, incluyendo la sede central del gigante petrolero. Esta empresa ha invertido miles de millones de euros en programas de perforación en Alaska y Rusia. A pesar del reclamo global en defensa de la región ártica, Shell se niega a abandonar sus planes.

Las voluntarias de Greenpeace comenzaron a escalar a las cuatro de la mañana (hora local). Llevan en sus mochilas una gran obra de arte que desplegarán cuando lleguen a lo más alto del edificio. Si logran su cometido, será el proyecto artístico más exitoso desde que el equilibrista Philippe Petit caminó entre las torres gemelas del World Trade Center en 1974. Las escaladoras llevan en sus cascos cámaras que transmiten en directo la acción.



Mira la acción en directo

Una de las escaladoras es Victoria Henry, una canadiense de 32 años que vive en Londres. Antes de iniciar el ascenso, declaró: "Vamos a tratar de colgar una obra de arte a 310 metros de altura para que Shell lo piense dos veces antes de enviar sus plataformas al Ártico. Va a ser una acción muy dura, tensa, y puede que no tengamos éxito, pero haremos todo lo posible por lograrlo. Millones de personas le pidieron al gigante petrolero que abandone el Ártico, pero ellos parecen no prestarles atención. Si llegamos a la cima, podremos ver las tres oficinas de Shell debajo de nuestras cabezas. Ellos también nos estarán viendo. Tal vez entonces dejen de ignorar el reclamo global”.

Por su parte, Sandra Lamborn, activista procedente de Suecia, agregó: “No se puede realizar perforaciones petroleras en el Ártico, las condiciones climáticas allí harían que un derrame de petróleo sea devastador. Hoy estamos escalando este rascacielos para exigirles que se detengan”.

Shell invirtió cinco mil millones de dólares en su programa ártico, pero después de una serie de incidentes (incluyendo una plataforma arrastrada a la costa y un incendio en uno de sus barcos de perforación) se vieron obligados a suspender sus planes de perforar en busca de petróleo frente a las costas de Alaska. Sin embargo, la compañía ha firmado un acuerdo con el presidente ruso Vladimir Putin y la compañía petrolera Gazprom para realizar perforaciones en el Ártico Ruso, una región donde las normativas ambientales son laxas y los accidentes son frecuentes.

La campaña de Greenpeace "Salva el Ártico" demanda que la región sea declarada área protegida y se prohíban las actividades industriales que atentan contra este ecosistema único. Más de tres millones de personas ya firmaron la petición.

Participa ahora. Haz click aquí y defiende el hogar de los osos polares.

 

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.