Tras derrame de petróleo en Rusia, los habitantes limpian mientras los responsables no hacen nada

Comenta
Prensa - 11 junio, 2013
Semanas atrás los pobladores Komi del norte de Rusia se encontraron con una gran masa de petróleo esparciéndose por el río Kolva. Entonces dieron la alarma a las autoridades, pero nadie atendía su reclamo. Durante una semana, el combustible se acumuló en las costas. Pronto descubrieron que la responsable del derrame había sido Rusvietpetro –un emprendimiento conjunto entre VietPetro y Zarubezhneft, una petrolera rusa controlada por el estado-. La empresa y las autoridades locales no sólo no explicaron qué originó el incidente sino que tampoco organizaron acciones de limpieza.

No se dijo ni una sola palabra a las comunidades afectadas sobre cómo se realizará la limpieza del área. Tampoco se informó a los inversores sobre lo ocurrido, y el hecho ha tenido una cobertura prácticamente nula por parte de la prensa local y nacional. Ahora el petróleo llegó hasta el río Pechora, que desemboca en el Océano Ártico. Greenpeace Rusia obtuvo fotos gracias al Comité “Save the Pechora”, una organización que está en el área en este mismo momento, documentando el derrame y acompañando al pueblo Komi, cuyos integrantes asumieron las tareas de limpieza en el lugar. Ellos no tienen idea sobre cuánto petróleo se ha derramado en sus cauces de agua, pero se estiman unos 730 barriles.

Los residentes contactaron a las autoridades pidiendo respuestas, pero nada hicieron los responsables para calmar el miedo de los ciudadanos. En lugar de ello, se tomaron unos días –hasta el 28 de mayo, concretamente- para reunirse con los afectados, los representantes regionales del Ministerio de Recursos Naturales y las autoridades gubernamentales locales.

La reunión no fue para anunciar el plan de limpieza y tratamiento del material derramado, que está dañando la salud y las fuentes de agua de la población local, sino para que el Alcalde del distrito de Usinsk, Alexander Tian, anunciara a los ciudadanos: “Si no quieren respirar gases tóxicos, tendrán que subir a sus botes y limpiar el petróleo ustedes mismos”. De acuerdo a los dichos de un asistente a la reunión, la oferta fue de aproximadamente 250 euros por cada barril que las personas pudieran recoger.

Y así, la población local junto a sus niños se adentraron en ríos tóxicos en sus propias embarcaciones para limpiar el petróleo del río con sus propias manos. Muchos de ellos tenían algo de protección; las imágenes tomadas por un activista local muestran que todos y todo está cubierto, aunque algunos manipulaban el petróleo con sus manos desnudas.

 Luego, cuando ellos comenzaron a entregar los barriles llenos de petróleo, la compañía se negó a pagarles. Su extraña excusa fue que el combustible que los ciudadanos devolvían no pertenecían a la compañía responsable por el accidente, Rusvietpetro, sino a Lukoil, otra petrolera que opera en el área. Finalmente ayer, Rusvietpetro accedió y comenzó a pagar el dinero a los residentes.

Mientras todo esto ocurría, la administración continuaba haciendo de cuenta que todo estaba bien y Rusvietpetro no reaccionaba en absoluto. Al ser consultada sobre lo ocurrido, la administración se excusó diciendo que todo había sido un accidente. Sin embargo, la explosión ocurrida en el Kolva tuvo sólo 15 metros de alcance, mientras que el río tiene entre 100 y 200 metros de ancho.

A pesar de que la insistencia del gobierno en que la respuesta fue rápida, el petróleo continuó bajando por el Kolva por 100 kilómetros abajo, eventualmente alcanzó al río Pechora y contaminó unos 70 km de este río, que sigue su curso hacia el norte, llevando este desastre hasta los márgenes mismos del Océano Ártico.

Las autoridades locales y la prensa rusa no tienen la suficiente libertad como para revelar detalles de la situación. De acuerdo con uno de los periodistas trabajando en la zona, han recibido órdenes puntuales de no informar nada acerca de este incidente, y la administración sólo hizo declaraciones públicas después de presionar a los ciudadanos y a Greenpeace Rusia.

 Comparado con desastres más famosos como el llamado Deepwater Horizon, éste es relativamente pequeño, y se encuentra en un área de fácil acceso para las patrullas de limpieza (que no acudieron). A pesar de esto y de la infraestructura que tienen disponible las autoridades, decidieron no hacer nada para detener el derrame. Los Komi están respirando gases tóxicos en este momento.

De acuerdo con un representante local del Ministerio para Situaciones de Emergencia: “Pusimos en marcha un plan de migración en caso de derrame, pero no tenemos nada. Pregúntenle a Rusvietpetro (la compañía, responsable del derrame) sobre ese tema. Le pedimos a la gente que limpie el petróleo porque ellos tienen pequeños botes que pueden operar en las aguas contaminadas.” Rusvietpetro aún no ha respondido.

Este incidente muestra claramente lo inútiles que son las empresas locales y particularmente las extranjeras para hacerse cargo de un incidente derivado de una fusión empresarial. Mientras las petroleras promueven leyes más flexibles en Rusia, los emprendimientos conjuntos –como las perforaciones- se han vuelto cada vez más frecuentes.

Lo verdaderamente terrorífico es que Zarubezhneft, la empresa que controla el 51% de Rusvietpetro, podría ser beneficiada con permisos para perforar el Ártico ruso, de acuerdo con las leyes rusas. Hay sólo dos compañías además de Zarubezhneft que tienen estos derechos –Rosneft y Gazprom. El 3 de junio, mientras el petróleo de Rusvietpetro continuaba esparciéndose por el Kolva, el Ministerio de Recursos Naturales de Rusia informaba que esta compañía podría recibir muy pronto licencias para perforar el Ártico, específicamente en el Mar de Barents.

Si Rusvietpetro y las autoridades rusas no pueden o no quieren hacerse responsables de este comparativamente pequeño accidente en sus costas, sería terrible imaginar su reacción frente a un accidente en el Ártico ruso, área que se encuentra a cientos de millas.

¡Ayúdanos a evitar que estas empresas destruyan también el Ártico! Haz click aquí.

Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.