*Blog por Pierre Terras.

Graciela me invitó a su casa en El Salto, una ciudad con uno de los ríos más contaminados de México, el Río Santiago. Quería compartir la historia de la lucha de su comunidad por la justicia ambiental.

"Cada familia tiene aquí por lo menos una persona con una enfermedad grave o un ser querido que falleció antes de tiempo", me dijo Graciela. "La gente está sufriendo. Su salud y su sustento están sufriendo. Y la industria está ganando miles de millones de pesos. No es justo". Vi ira y dolor en sus ojos cuando habló de su difícil situación.

Esta comunidad sabe que la gente puede ahogarse en la contaminación tóxica, pero también se pueden ahogar en la desesperación. Sin embargo, Graciela con su esposo Enrique y su hija Sofía han optado por resistir esa oscuridad.

"Un Salto de Vida", o "Life-Falls" en Inglés, es como la familia Enciso llamaron a su organización de la comunidad, cuando comenzaron a protestar contra la contaminación industrial en el Río Santiago en 2006. "Debido a que viven cerca de las cataratas y luchamos por la vida", dice Sofía, quien ahora está al frente de la lucha en su comunidad.

Cientos de fábricas que suministran productos a las marcas internacionales de ropa, descargan sus aguas residuales en el río Santiago. El Gobierno ha encontrado docenas de sustancias químicas peligrosas en el río, pero nadie puede saber cuántos productos químicos tóxicos hay ahí, ni exactamente qué tan alto es el nivel de contaminantes.

Lo que es más - debido a la mala regulación y sus aplicaciones - los habitantes locales no saben a qué fábrica pertenece cada tubería de salida de flujo, lo que se descargan, ni con que marcas globales están trabajando. Pero los archivos del Gobierno, obligados a ser de dominio público por Greenpeace México, revelan que los funcionarios son conscientes de las enfermedades en el área vinculada a la contaminación química.

A pesar de todo esto, Graciela nunca ha perdido la fe en su misión, y desea que su nieta un día será capaz de experimentar el río como lo hacía cuando era niña - como el lugar más maravilloso del mundo.

Por este deseo se haga realidad, aún queda mucho por hacer.

Tú puedes hacer la diferencia

En estos momentos, grandes marcas como Levi´s están trabajando con proveedores en México; proveedores que una investigación de Greenpeace ha puesto de manifiesto que contribuyen a la contaminación tóxica en Río Santiago y otros ríos en México y en otras partes del mundo.

Levi`s tiene el poder e influencia para mejorar drásticamente la cantidad de información que los habitantes locales tienen acerca de lo que se descarga en sus ríos, y trabajar con sus proveedores para eliminar estos productos químicos peligrosos a través de toda su cadena de suministro global.

Únete a Graciela, Enrique, Sofía y muchos otros para exigir un fin a la contaminación industrial al unirse a la campaña que llama a Levi`s a trabajar con sus proveedores para hacer de la moda sin contaminación.

*Pierre Terras es Coordinadora de la Campaña de Tóxicos de Greenpeace México.