Cómo se financia Greenpeace

Página - 31 octubre, 2010
Todo el accionar de Greenpeace se financia únicamente gracias al aporte de sus socios. No aceptamos contribuciones de ninguna empresa, gobierno y/o partido político. Por ello no es de extrañar el que dediquemos muchos esfuerzos para buscar nuevos apoyos que nos permitan mantener el trabajo activo en todos los frentes.

En la actualidad contamos con más de cuatro millones de asociados en todo el mundo. Con ellos la organización intenta hacer frente a la creciente degradación medio ambiental del planeta. Cuantos más seamos en Greenpeace, más podremos hacer en defensa del medio ambiente, ya que la financiación para llevar a cabo nuestras campañas depende exclusivamente de los aportes voluntarios de socios y simpatizantes.

Greenpeace no acepta, en ninguna parte del mundo, subvenciones de gobiernos, municipios o partidos políticos, ni donaciones o patrocinios de empresas. La independencia económica, la independencia política y la no violencia, son elementos básicos en nuestra forma de actuar y trabajar.

A finales de 2001 el número de socios en todo el mundo se acercaba a los 3 millones. Los socios de Greenpeace, son siempre personas físicas que, a través de su apoyo financiero regular, permiten la estabilidad económica de la organización, necesaria para la planificación y el desarrollo de las campañas a largo plazo. En Chile ya son 6.000 personas las que nos apoyan y hacen que nuestra voz tenga cada día más fuerza.

Los socios de Greenpeace, son siempre personas físicas que, a través de su apoyo financiero regular, permiten la estabilidad económica de la organización.

Todos los socios, siempre que no nos indiquen lo contrario, reciben periódicamente, y de manera electrónica, los newsletters de Greenpeace en los que se informa de todas las campañas e iniciativas en marcha. Además incluye noticias, consejos y herramientas para la participación en las campañas.

A pesar de que las contribuciones de los socios representan la mayor parte de los ingresos de Greenpeace, se reciben también aportes provenientes de las iniciativas de artistas e intelectuales. Muchos músicos han donado los derechos de autor de algunas de sus canciones, lo que ha permitido grabar alrededor de diez discos en distintas partes del mundo a favor de Greenpeace. Muchos de ellos han realizado, además, conciertos a beneficio de la organización.

Joe Vasconcellos, ha sido un artista que ha apoyado incondicionalmente con su música y presencia a Greenpeace en Chile. De la misma forma, actores y reconocidas figuras, amigos de Greenpeace, han participado en campañas de publicidad, eventos y acciones de nuestras campañas.


 
Estas y otras iniciativas de este tipo, como obras de teatro, subastas de arte, etc., no sólo representan un ingreso económico para Greenpeace, sino que son un apoyo moral y popular que resulta imprescindible para nosotros.

Por último, Greenpeace recibe una pequeña proporción de sus ingresos a través de la venta de material de la organización y de campañas, tales como poleras, jockeys, stickers, etc. El objetivo de dar a conocer el nombre y los objetivos de la organización complementa en estos casos la función captadora de fondos de estas iniciativas, y la voluntad de demostrar y promover la fabricación de productos con materiales y tecnologías limpias.

Greenpeace Chile, así como cada oficina regional, se somete a una auditoría anual, llevada a cabo por la firma Grant Thorton International de auditores independientes. Los resultados de la misma son enviados a Greenpeace Internacional, y están a la disposición de los medios de comunicación, el Gobierno o la opinión pública.

El principio de solidaridad internacional tiene también una relación muy importante, tanto con la estructura como en las finanzas de Greenpeace. Cada oficina nacional o regional, una vez que es autosuficiente económicamente, aporta un 18% de sus ingresos brutos a una "caja común" en Greenpeace Internacional. De esos fondos se financian las campañas internacionales, el mantenimiento de los barcos y los gastos las divisiones y departamentos de servicios.

Estos fondos permiten también ayudar a "despegar" a las oficinas de nuevos países, especialmente cuando, como en los últimos años, estas oficinas se están abriendo en zonas con pocos recursos económicos, como el Tercer Mundo o la Europa del Este. Así, las cuotas de los socios de países ricos como Suecia, Alemania, Holanda o Estados Unidos permiten financiar las campañas de defensa del medio ambiente en lugares como América Latina, Asia y, desde el año 2008, África; al tiempo que ayudan al desarrollo de las secciones de Greenpeace en esos países, tal como lo hicieron con Greenpeace Chile hasta el 2002, cuando llegó a ser autosuficiente.

Temas