Califican como “incoherente, obcecado y antidemocrático”

informe gubernamental sobre futuro energético en Chile

Prensa - 18 noviembre, 2011
El documento, “apuesta por un continuismo del modelo eléctrico con Hidroaysén, zonas de sacrificio termoeléctrico y un futuro nuclear”. dicen detractores.

Miembros de la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria para Política y la Matriz Eléctrica – de la cual participa activamente Greenpeace- deploraron el contenido del informe -dado a conocer ayer- de la Comisión Asesora (Presidencial) de Desarrollo Eléctrico (CADE), calificándolo de continuista, obcecado, profundamente antidemocrático y con claras incoherencias entre el diagnóstico y las propuestas.

Parte de los parlamentarios que integran la Comisión Ciudadana Técnico-Parlamentaria, en el lanzamiento del documento "Chile necesita una gran reforma energética".

 

“La comisión asesora nombrada por Presidente Piñera – conocida como CADE- considera al actual modelo de desarrollo eléctrico en Chile como exitoso y apunta a priorizar las hidroelectricas en la Patagonia, recomienda facilitar la ubicación de termoeléctricas y líneas de alta tensión  y califica a la energía nuclear de “alternativa sustentable” para el futuro energético de Chile”, criticaron.

El CADE “valida el modelo de desarrollo eléctrico vigente, describe vulnerabilidades y  distorsiones como la dependencia, los altos costos, la contaminación local, la carbonización y la concentración, entre otras distorsiones del mercado eléctrico. No obstante, su análisis y recomendaciones se limitan a indicar 6.000 MW hidroeléctricos en Aysén; iniciar una nueva institucionalidad y seguir con los estudios que requiere el desarrollo nuclear; establecer subsidios específicos para un leve incremento de las ERNC; mantener una estrategia light de eficiencia energética, sin metas ni compromisos concretos y aumentar la concentración del mercado a través del desarrollo de proyectos hidro y termoeléctricos propiedad de las mismas grandes empresas que hoy día tienen capturado el mercado”.

La Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria entregó públicamente y con anterioridad – el 7 de noviembre pasado- un extenso documento alternativo de propuestas para un futuro sustentable llamado “Chile Necesita una Gran Reforma Energética”.

Validando tal documento – que se puede descargar en www.energiaciudadana.cl -, la
Comisión Ciudadana emitió el siguiente informe crítico al Informe del CADE:

______________________________________________________________________

Más de lo mismo, y peores opciones para la matriz eléctrica futura.

Rol del Estado: El CADE reconoce que existen problemas de competencia y que se requiere herramientas jurídicas, económicas y de regulación, pero no se menciona la necesidad de desconcentrar, ni diversificar la propiedad y los actores del mercado eléctrico.

De acuerdo al CADE, la falta de competencia en el mercado eléctrico, se debe a una compleja y lenta aprobación de permisos y la oposición ciudadana. Pone en duda la concentración de derechos de agua no consuntivos, pero reconoce que es un tema a estudiar.

Respecto de los problemas de seguridad del suministro, el informe CADE responsabiliza a la creciente oposición ambiental a proyectos, la dificultad de establecer concesiones para el uso de terrenos, la multiplicidad de permisos requeridos y el cuestionamiento al marco regulatorio; y recomienda mayor intervención estatal en la planificación con el fin de determinar las áreas de sacrificio donde instalar termoeléctricas y acelerar las concesiones para líneas de trasmisión bajo un mecanismo de fast track, declarándola como infraestructura de “interés público”. En el caso del Ordenamiento Territorial sólo se menciona para el tema termoeléctrico, se llama al estado a buscar mecanismos de facilitación de las inversiones, pero no se  atribuye al Estado un rol cautelar del bien público.

Centrales Nucleares: El CADE recomienda continuar con los estudios de localización y un desarrollo institucional para  un eventual Programa Nuclear de Potencia, lo que implica prioridad política y presupuestaria. Ello va en dirección contraria a lo expresado por la sociedad chilena, la cual en más de 80 % se opone al desarrollo nuclear; y en contra de los proyectos de acuerdo  del Senado y la Cámara que en abril pasado instaron al presidente Piñera a no incurrir en  inversión pública para el desarrollo nucleoeléctrico.

Apoyo a Hidroaysén: Todos los resultados apuntan a entregar argumentos para impulsar el desarrollo hidroeléctrico en la Patagonia, que tiene un potencial de 6 mil MW, destacando su potencial de rentabilidad privada que no coincide con el interés público de propiciar la regionalización y no el centralismo que aumentará al traer energía desde 2000 kilómetros directamente a Santiago y destacando que no construir esas centrales implica un aumento de las emisiones  de CO2 tanto como de los precios de la energía, en un 5%.

ERNC: El diagnostico del CADE no se ajusta a la realidad, afirmando que: a) durante 2010 la energia ERNC ingresada al sistema eléctrico fue de 3%, en circunstancias que según los CDEC fue solo de 1,8; b) El CADE no ve necesidad de introducir cambios en la ley 20.257, ya que la  "la ley está consiguiendo sus objetivos” en circunstancias de que solo se acredito 1,18 % de obligación ERNC en vez de 5% y que hubo excedentes ERNC que no se reconocieron pues solo 23% de los contratos está obligado por la Ley. Tibiamente expresa que “Eventualmente se puede otorgar facultad al Ejecutivo para que aumente dicha meta” acotando a no mas de 15% al año 2024. Ello expresa clara divergencia entre el CADE y la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria, la cual demanda al gobierno patrocinar la actual Moción Parlamentaria de 20%  ERNC al año 2020 que es la meta mínima en países donde se defiende el medioambiente y el interés publico por sobre el plan de desarrollo del oligopolio.

Eficiencia Energética: El CADE reconoce en su parte final las metas del Plan de Acción de Eficiencia energética del mismo gobierno (15% al 2020) y recomienda un presupuesto acorde. Sin embargo, pero no consideró la eficiencia energetica en ninguno de los escenarios de desarrollo eléctrico al 2030 presentados en el informe.  No trasparenta en su diagnóstico del desmontaje de las capacidades humanas e institucionales de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética y mantiene una institución sin facultades de monitoreo y regulación. La Eficiencia aparece como un elemento marginal del desarrollo eléctrico. En contraposición a ello, la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria, destaca además de las reformas del mercado, a la eficiencia como la primera prioridad de la política pública, y establece metas y propuestas legales e institucionales concretas para su implementación, como por ejemplo, la necesidad de una Agencia Publica a cargo de su ejecución.
 
Participación Ciudadana y la Sociedad frente a las diversas opciones: El CADE pone énfasis en que la política del Estado debe ir orientada a dotar de mayor información a la ciudadanía para que “sean capaces de entender y aceptar los trade offs (lo que hay que sacrificar a cambio de) en la generación eléctrica”.

El CADE reconoce que se vienen conflictos ambientales, desatando pugnas entre el sector energético y otras actividades económicas, pero no  alude a instrumentos de gestión territorial globales para darles solución, recomendando sólo un  rol correctivo para zonificar áreas de sacrificio, proponiendo mayores compensaciones a las poblaciones afectadas.

El informe CADE nada dice sobre participación vinculante o soberanía energética en los territorios, limitándose a indicar que lo que se requiere es más información dirigida, porque la gente no es capaz de discriminar entre informaciones diversas y se confunde. Sobre participación local, regional y nacional, se restringe a establecer instancias para el traspaso de información, orientada a lograr consensos y convencer.

Luego de analizar el retrógrado informe que emana del CADE, que culpa al empedrado, a los ambientalistas  y a la burocracia, en vez de hacerse cargo y buscar soluciones a los verdaderos y profundos problemas que tiene nuestra matriz eléctrica, la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria para la Política y la Matriz Eléctrica, hace un llamado urgente al Presidente de la República para que corrija la actual política continuista que ha dejado todo en manos del mercado y que ha llevado a Chile a tener uno de los sistemas eléctricos mas caros, insustentables y vulnerables del mundo.