Declaración de Greenpeace por explosión en planta nuclear en Francia

Prensa - 12 septiembre, 2011
A sólo 6 meses del peor accidente nuclear en 25 años en Fukushima, Japón, se informa que estalló un horno de desechos atómicos en Francia, a 30 kilómetros de la ciudad de Avignon, en la central de Marcoule, la que está en proceso de cierre.

¿Nuclear? No gracias.

Activistas de Greenpeace en chile protestan en las afueras del Palacio La Moneda, en contra de los acuerdos nucleares con Estados Unidos, en marzo pasado.

Según las informaciones entregadas por las agencias de noticias, habría al menos una persona muerta y al menos tres heridos.

El director de Greenpeace en Chile, Matías Asun señaló que “la noticia está aún en curso y no sabemos, hasta ahora, la causa de la explosión, pero el hecho -lamentablemente- es un nuevo recordatorio trágico de los peligros inherentes de la energía nuclear y la necesidad urgente de los gobiernos a seguir el ejemplo tomado por Alemania y otras potencias de Europa para eliminar definitivamente la energía nuclear”.

Junto con expresar su pesar a la familia del trabajador fallecido y hacia quienes habrían sido heridos, Greenpeace, a través de su oficina local, está exigiendo al gobierno francés que asegure que los habitantes cercanos se encuentren totalmente fuera de peligro de posibles emisiones radiactivas.

Asun explicó que esta lucha contra la generación eléctrica con base nuclear es inclaudicable para Greenpeace, organización que próximamente cumple 40 años de historia. En efecto justamente hoy, en Japón, Greenpeace se encuentra difundiendo su propuesta para una Revolución Energética a escala global en la que se demuestra cómo ese país puede abandonar los reactores nucleares ya en el 2012, y, al mismo tiempo, cumplir con sus ambiciosos objetivos de reducción de carbono sobre la base de eficiencia, correcta distribución de incentivos y progresivo fomento de energías limpias.

En Chile Greenpeace este año ha criticado la firma de tres acuerdos de cooperación para favorecer la generación de energía nuclear en territorio nacional. Tras este accidente. Asun reiteró que “es una falacia que se diga que la energía nuclear es una fuente limpia, segura, de bajo impacto ambiental y que en países como el nuestro puede permitir reducir las emisiones resultantes del combustible fósil”.

Marcoule es una zona turística, con importancia en la agricultura y viticultura. Fue instalada en 1956, es una de las primeras centrales del país. De hecho, allí se realizaron los primeros ensayos con plutonio con fines militares.

La planta de reproceso de Marcoule cesó en 1993 todo tipo de actividad con combustibles destinados a la defensa, y se cerró definitivamente a finales de 1996. Las operaciones de desmantelamiento de las instalaciones están en curso.