Greenpeace celebra la victoria ante un super-pesquero europeo

Comenta
Prensa - 15 marzo, 2013
Greenpeace celebra la victoria ante un super-pesquero europeo que intentó depredar el Mar Australiano, y anuncia que no será bienvenido en ninguna parte del mundo.

Este jueves activistas de Greenpeace escoltaron fuera del Puerto de Melbourne, al Margiris, uno de los barcos más grandes y depredadores del mundo.

 Greenpeace ha confrontado a este barco específico en Africa Occidental, en Holanda, y en Australia.

El barco-monstruo que intentó depredar el mar australiano acaba de abandonar el país austral, en éste momento desconocemos a dónde se dirige, pero advertimos que desde Greenpeace no lo recibiremos de brazos abiertos, ni en Africa, ni en Asia, ni en Latinoamérica, ni en ningún lugar del mundo que no sea una dársena para desmantelamiento.

 “Ha sido el mayor barco que jamás haya pescado en aguas australianas. Como la gran mayoría de los ciudadanos, estamos felices de que se haya ido”, comentó David Ritter, director de Greenpeace Australia (*1).
 De acuerdo a las Naciones Unidas, la flota pesquera global, es 2,5 veces más grande de lo que los caladeros pueden soportar.  

 Aunque resulte irónico, los dueños holandeses del Margiris, anualmente reciben subsidios de millones de euros, de parte de la Unión Europea para construir y modernizar sus barcos, así como también acuerdos para enviarlos a depredar a los mares de la costa africana.
 Sin los subsidies de la Unión Europea, estos barcos serían chatarra en las dársenas de Europa (*2).

“Esperamos que la unión Europea se comprometa seriamente a cortar el subsidio a su flota global, y deje de enviar sus barcos a devastar los mares del resto del mundo.

En Latinoamérica no queremos barcos de este tipo, no son bienvenidos”, manifestó Milko Schvartzman, especialista en Océanos de Greenpeace. Súmate a Greenpeace para seguir defendiendo nuestros mares. Haz click aquí

  En los años 90, Argentina firmó un Acuerdo Pesquero con la UE, para que decenas de barcos pesqueros de gran escala, expulsados después de agotar los caladeros de otros lugares del mundo, ingresen al Mar Argentino, fue uno de los peores desastres sufridos por el ecosistema marino del Atlántico Sur, y aún hoy en día estos barcos siguen depredando y amenazando la fuente de trabajo de comunidades costeras.

 Para muchas comunidades, la pesca artesanal o de baja escala significa una forma de vida y desde Greenpeace lo apoyamos: Greenpeace no se opone a todo tipo de pesca, sino a aquella que es depredadora, pone en riesgo de extinción a las especies, y destruye los ecosistemas.

 “Este pesquero representa todo lo que está errado en la pesca y cómo se trata a los océanos” concluyó Schvartzman.
Greenpeace trabaja globalmente para reducir la desproporcionada y subsidiada flota pesquera industrial de gran escala, comenzando por los barcos que causan la mayor depredación, dañando el ecosistema marino y perjudicando gravemente la fuente de alimento y trabajo de las comunidades costeras.

 Notas:
*1 Luego de una fuerte campaña encarada por Greenpeace y decenas de organizaciones con base en Australia se ha logrado que el Ministro de Ambiente de ese país prohibiera a los “super arrastreros” por dos años, hasta que un panel de expertos estudiara sus efectos en el ecosistema marino.

*2 Los responsables de que la Unión Europea subsidie a sus barcos para que depreden el mar de otros continentes, son los Ministros de Pesca de los países miembro. Actualmente los Ministros europeos se encuentran discutiendo su política pesquera para los próximos años, esperamos que copien el ejemplo de sus colegas australianos y resuelvan la sobre-capacidad de su flota pesquera, comenzando con estas terribles máquinas de vaciar el mar.

Temas
Etiquetas
Aún no hay comentarios Agregar un comentario

¿Quieres dejar un comentario? 

Para publicar un comentario necesitas estar registrado.