Pedido urgente de Greenpeace al presidente Vladimir Putin

Para defender los derechos de los Pueblos Originarios de Rusia

Prensa - 15 noviembre, 2012
Hoy el gobierno ruso ordenó el cierre de uno de nuestros aliados en la lucha para proteger el Ártico y de la asociación más grande de Pueblos Originarios en Rusia.

Las autoridades, representadas por el Ministerio de Justicia, suspendieron las actividades de la Russian Association of Indigenous Peoples of the North (RAIPON) hasta abril 2013, citando inconsistencias formales entre los estatutos de la organización y la ley rusa federal.

RAIPON ha trabajado en base a estos estatutos durante 22 años, sin comentario ninguno de las autoridades. A partir de su creación, en 1990, ha unido, promovido y protegido los derechos de 41 grupos y organizaciones de Pueblos Originarios en el norte de Rusia, uniendo a 300.000 personas, que muchas veces no tienen voz en el campo político. 



La suspensión de las actividades de RAIPON se llevó a cabo un día antes de la apertura de la reunión del Arctic Council en Haparanda, Suecia (donde RAIPON es un participante permanente), y en la etapa previa a la séptima Asamblea de Pueblos Originarios del Norte, Siberia, y el Lejano Este de Rusia, que estaba programada para marzo de 2013. 

En agosto del 2012, RAIPON, junto con representantes de otros Pueblos Originarios del norte ruso, apoyó la demanda de prohibir la producción de petróleo en la plataforma continental ártica en zonas de uso tradicional de la tierra y pidió que todos los Pueblos Originarios del Ártico se sumen a esta demanda.

El Director Ejecutivo de Greenpeace Internacional Kumi Naidoo, escribió hoy una carta dirigida al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidiendo que intervenga y invierta esta decisión, para que RAIPON pueda continuar con sus actividades legítimas representando los derechos e intereses de los Pueblos Originarios del norte de Rusia.

A continuación, reproducimos la carta:

Señor Presidente, 

Escribo para instarlo a intervenir urgentemente para prevenir la disolución de la Russian Association of Indigenous Peoples of the North (RAIPON) por tecnicalidades menores. 



A principios de este año participé en una conferencia con representantes de los Pueblos Originarios de Rusia durante una visita a Moscú. Durante el evento, me informaron de su lucha continua para la autodeterminación y para la protección de las tierras y medios de vida indígenas. Se presentaron informes sobre el comportamiento peligroso e irresponsable de la industria petrolera que ha contribuido a la destrucción ambiental de inmensas tierras y a la miseria humana. De una manera casi cotidiana, los inevitables derrames de petróleo atormentan los ríos y destruyen los bosques del norte ruso. 



Como seguramente Usted sabe, los Pueblos Originarios de Rusia tienen experiencia de primera mano con este desastre ambiental; se mueren los ríos y las comunidades enfrentan un aumento en la incidencia de cáncer. Durante mucho tiempo, las personas del norte de Rusia han intentado lograr que su voz colectiva sea escuchada, pero han tenido por respuesta la indiferencia continua, en el mejor de los casos, y la intimidación o casi el  hostigamiento en el peor.

Esta semana, el Ministerio de Justicia ruso ordenó a la organización principal que representa los Pueblos Originarios del Ártico ruso que cierre sus puertas. El estado legal de la Russian Association of Indigenous Peoples of the North (RAIPON), que funciona como la organización central para la mayoría de las personas indígenas del norte de Rusia, está bajo amenaza. Tengo entendido que el Ministerio de Justicia cerró RAIPON debido a una regla administrativa que estipula que “las organizaciones de toda Rusia” tienen que estar operando en más de 50 por ciento de las provincias rusas, lo cual significa por lo menos 42 de 80. RAIPON representa a muchos tribus y grupos que no tienen estado legal alguno como, por ejemplo, los criadores de renos. Por eso, se podría argumentar legítimamente que RAIPON sí opera en más de 42 provincias, actuando como una voz crítica para entidades rusas que, oficialmente, no existen. 



Espero que usted esté de acuerdo que esto es una tecnicalidad, y le urgimos intervenir para resolver la situación. No puede ser que una voz tan importante se vea forzada a disolverse por una cuestión meramente técnica. 



Si RAIPON fuera disuelto y expulsado del Arctic Council donde tuvo un asiento desde la su formación, se percibirá como un intento deliberado de silenciar las voces disidentes en el debate sobre el futuro del Ártico ruso, y como una maniobra cínica a silenciar a quienes alzan su voz sobre los impactos de la explotación petrolera. 



RAIPON ha sido valiente y firme en ayudar a representar a los Pueblos Originarios de Rusia - tanto nacionalmente como internacionalmente. Donde los pueblos indígenas atreven levantar sus voces es necesario apoyarlos, no castigarlos.

En nombre de Greenpeace, pido a usted y al gobierno ruso garantizar el futuro de RAIPON, incluso su participación continua en el Arctic Council, el cuerpo que guía la cooperación en la región, donde RAIPON goza del estado de Participante Permanente. 

RAIPON es un elemento clave del Arctic Council y hay que encontrar el modo de permitir que sigan representando los intereses de los Pueblos Originarios del Norte. 



Sinceramente,


Dr. Kumi Naidoo,
Director Ejecutivo - Greenpeace Internacional