En este tipo de paisajes, se pueden instalar plantas geotérmicas.

Resultados positivos

La primera planta geotérmica de Chile podría ser realidad en 2012, si arrojan las fases de exploración que se ejecutan en distintas zonas del país. La explotación del calor de la tierra encierra complejos desafíos de perforación y montaje. Así, se fortalece el panorama propicio para el desarrollo de las energías renovables no convencionales en Chile.

No sólo de combustibles fósiles e hidroeléctricas obtiene su energía nuestro país. A la expansión de los paneles solares y los parques eólicos, ahora se sumaría el potencial geotérmico. Un proyecto liderado por la Empresa Nacional de Geotermia (ENG) colocaría a Chile en el selecto grupo de países que ya cuentan con energía extraída desde las profundidades de la Tierra, lo que presenta ciertos riesgos: desde que se realiza la exploración hasta que se construye una planta, el proceso no sólo conlleva una gran inversión económica, también resulta probable que el proceso de exploración no arroje los resultados esperados. La buena noticia es que Chile posee condiciones privilegiadas ya que está ubicado en una zona conocida como el Cinturón de Fuego del Pacífico, y cuenta con numerosas áreas de actividad geotermal. Aprovechar el calor de la Tierra para la generación de electricidad y agua caliente no es fácil ni barato. Sin embargo, Chile tiene un potencial que ha motivado el interés de varias compañías para explorar campos geotérmicos en distintas zonas del país. Una nueva energía renovable que viene desde las profundidades.

Las etapas

Para realizar la explotación geotérmica es necesario contar con un medio que transporte la energía a la superficie, anomalía geológica llamada reservorio o yacimiento, una cámara de fluidos confinados a alta presión litostática (de carga) y temperatura. Para que exista un reservorio se deben dar ciertas condiciones. Una de ellas es la presencia de magma en enfriamiento, fuente de calor del sistema, una capa rocosa de alta permeabilidad (acuífero) que almacene el fluido y permita su circulación, y una capa impermeable o capasello, que impida el escape de los fluidos a la superficie.

¿Cómo se extrae el calor? A través de pozos de producción que penetran en el reservorio, llegan hasta el fluido y por la despresurización generada, sube hacia el exterior a 250º, en parte vapor y en parte agua.

Para el final feliz se deben pasar ciertas etapas: en primer lugar, se realiza una exploración de superficie, la que involucra estudios geológicos, geoquímicos y geofísicos. Con esta información se elabora un modelo del reservorio donde se estiman las zonas de flujo dentro del yacimiento para luego realizar las perforaciones para la instalación de los pozos; finalmente, se perforan los pozos de producción y de reinyección, ya que el fluido extraído se debe reinyectar al reservorio para hacerlo sustentable. También se construye la red de acueductos/vaporductos. En paralelo se construye la planta de generación y si es necesario, como es el caso de Chile, la línea de transmisión de alta tensión. Son seis años desde la etapa inicial hasta la puesta en marcha de la planta, con un promedio de inversión de US $ 120 a 150 millones para una central de 40 MW. Ya en la superficie el vapor y agua geotérmica se separan mediante un separador atmosférico.

El agua se reinyecta nuevamente al subsuelo, mientras que el vapor es conducido a través de una red de tuberías hasta la planta, donde la presión y energía calorífica son convertidas en energía mecánica al hacer girar la turbina, que a su vez mueve el generador convirtiéndola en energía eléctrica. Del generador es enviada a los transformadores en voltios que son inyectados a las líneas de alta potencia para ser trasladados a las subestaciones y de ahí hacia la red. El vapor geotérmico, después de activar la turbina, es condensado y reinyectado al subsuelo, para convertirse en emanación que podría ser extraída nuevamente con fines de generación eléctrica.

De esta forma la geotermia se convierte en una fuente de energía cíclica, renovable y sostenible, ya que con la reinyección se logra recargar el recurso, alargando su vida útil.

Proyectos en curso

En el país, ENG se encuentra trabajando en distintas áreas o distritos geotérmicos, proyectos que se encuentran en distintas etapas de avance: en la VII Región están las exploraciones de Calabozo, en la comuna de Pinto, en el sector de Valle Las Nieblas. En el norte se desarrollan los proyectos de mayor envergadura, ambos en la II Región: uno es en Cerro Pabellón, ubicado en Pampa Apacheta cerca de Ollagüe, a 4.500 m de altura y otro en la Quebrada del Zoquete, a 6 km de los Géisers del Tatio.

Así, Chile se integraría al grupo de países que aprovechan este recurso como fuente de generación de energía. Según las proyeccionesde ENG, al 2012 se iniciaría la primera generación eléctrica por geotermia. Cada proyecto equivale al 1% de la demanda de Chile, es decir, energía para más de 100 mil familias. El futuro sube la temperatura.