¿Cual es el costo de defender los derechos y la igualdad en India?

Noticia - 16 enero, 2015
Desde hace años Priya Pillai defiende en India los derechos forestales que son violados afectando seriamente a un grupo de comunidades. Cuando intentaba viajar a Londres para exponer los efectos de algunas empresas sobre la vida local le impidieron abandonar el país, al parecer por orden del propio gobierno indio, un hecho gravísimo que demuestra la persecución a quienes defienden la igualdad en la democracia más grande del mundo:

por Priya Pillai, defensora de los derechos forestales en Greenpeace India.

El domingo marcó otro día negro para los derechos fundamentales en la India. Aunque estos derechos están consagrados en nuestra Constitución, mi experiencia el domingo por la mañana en el aeropuerto de Delhi muestra que no son igualmente accesibles para todos los ciudadanos. .

Temprano en la mañana el 11 de enero de 2015 iba a partir hacia Londres para exponer ante un panel parlamentario británico los efectos de una empresa británica sobre las comunidades forestales y regiones de la India. Me detuvieron en Inmigración, mi equipaje fue extraído del avión y revisado y el oficial de inmigración aseguró que esto se hacía por orden del Gobierno de la India. Después sellaron mi pasaporte con la palabra “offload”, que significa que mi partida hacia Inglaterra sería demorada hasta nuevo aviso.

No se me brindó ninguna razón adicional. En un día que varios Jefes de Estado y millones de personas en representación de cada sección de la sociedad marcharon por la Libertad de Expresión, se estableció un muy mal precedente para la democracia más grande del mundo.

Como abogada y activista, este incidente sólo logró profundizar mi convicción de seguir luchando por la igualdad y la libertad en nuestro país.

Trabajo en Mahan desde 2011. Se trata de uno de los bosques de sal más antiguos y grandes de Asia. Las comunidades locales dependen de los bosques para su sustento y el bosque es también el hogar de varias especies raras y en peligro de extinción. Una parte de esta reserva se destinó a la minería a cielo abierto. Esto no sólo implica desplazar a la comunidad forestal, sino también afectar el sustento de miles más que dependen de los productos forestales; además de generar un fuerte impacto en la fauna, el agua y el aire en la región.

Miembros de la comunidad en Mahan formaron una agrupación para proteger sus bosques y sus derechos. El bloque se había asignado a Mahan Carbón (una empresa conjunta de Hindalco y Essar). Essar es una empresa británica con sede en Londres. Fui invitada por un grupo parlamentario británico para hablar de mi trabajo con las comunidades forestales en Mahan. Pusimos la misma dedicación con todos los partidos, políticos y administradores pertinentes de la India sobre esta cuestión, y continuaremos haciéndolo.

El acto de involucrar a todos los interesados es parte de mi trabajo como miembro de Greenpeace y de hecho es la responsabilidad de cualquier sociedad civil en cualquier democracia. ¿Por esto recibí semejante trato en el aeropuerto? Seguramente no, ya que eso sería totalmente inconstitucional. El panel parlamentario británico estaba tan interesado en este caso como los partidos políticos indios y los parlamentarios. Ellos tienen el derecho a ser informados de las acciones de una empresa británica en el extranjero, y yo no tengo el derecho de suministrar esa información y presentar los impactos sociales y ambientales del proyecto – también conocida como la libertad de expresión. El acto nofue ni un ataque al Gobierno indio, ni una violación de las leyes de nuestro país. Entonces ¿por qué se me inhabilitó a salir del país? Los medios informaron que mi nombre estaba en una circular interna.

Normalmente se emite una circular cuando una persona es buscada en un caso y se fuga; o hay una advertencia judicial o es sospechosa en un caso criminal y se teme que huya del país o también si existen órdenes de non alejarse por parte de un tribunal en contra de él. Soy madre de un hijo de 9 años y me pasé los últimos 3 años lejos de mi familia con la comunidad en Mahan para salvar su bosque que llaman hogar.

Trabajar con las comunidades forestales ¿es una actividad criminal? ¿Es mi lucha para proteger los derechos fundamentales la razón detrás de la acción del Gobierno? En ese caso, ¿podemos nosotros llamar a esto “democracia”? Seguramente esto no puede ser la razón, ya que van en contra del espíritu de nuestra Constitución por completo.

Sigo buscando la razón de este uso arbitrario del poder. El gobierno continúa con su inquisición medios y no hemos escuchado directamente de ellos. He escrito al Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio del Interior. Las acusaciones totalmente infundadas que las organizaciones sociales están afectando al PIB de nuestro país también continúan sin cesar con el Gobierno sin ofrecer una perspectiva sobre cómo nos las arreglamos para conseguir esta hazaña extraordinaria, mucho más allá de nuestros poderes en mi opinión. Un velo de silencio parece haber descendido y la responsabilidad sigue siendo desviada, mientras que los funcionarios del ministerio siguen afirmando que son ajenos.

Me mantengo firme en mis convicciones y voy a continuar mi trabajo para apoyar los derechos, la igualdad y la libertad. Éste no es el primer obstáculo que nos toca, y no será el último. Nos enfrentamos a una lucha con fuerzas mucho más grandes y mucho más poderosas, y el inmenso apoyo que he recibido me da la capacidad de resistencia a continuar.

Haz tu donación ahora para apoyar nuestras campañas.

Categorías
Etiquetas