Plataforma de Shell queda a la deriva y encalla en las costas de Alaska

1 comentario
Noticia - 2 enero, 2013
Internacional, Enero 2013 - Una plataforma perforadora de Shell, denominada "Kulluk", encalló el lunes frente a la isla de Sitkadilak, cerca de la ciudad de Kodiak, en Alaska. Luego de una pésima temporada de perforaciones en el Ártico, la empresa petrolera vuelve a dar un claro ejemplo de los graves problemas que puede generar su accionar en la región.

Todo comenzó el pasado jueves, cuando la plataforma era remolcada desde el Ártico por la embarcación de Shell "Aiviq" (cuyo costo asciende a más de 200 millones de dólares). Sin embargo, las malas condiciones climáticas que azotaban al mar de Bering ese día provocaron la rotura de la línea de remolque, dejando a la plataforma a la deriva.

La tripulación del Kulluk fue rescatada el día sábado, por un helicóptero de la guardia costera de Estados Unidos. Para la mañana del lunes, el Aiviq logró reconectar la plataforma para comenzar el proceso de remolque hacia el puerto de Hobron, en Alaska. Sin embargo, a menos de 7 kilómetros de la costa, las líneas de remolque del Kulluk volvieron a romperse, dejando a la plataforma nuevamente a la deriva, para encallar, finalmente, frente a las costas de Alaska.

Si bien aún no ocurrieron derrames, el Kulluk contiene 139.000 galones de diesel y 12.000 galones de aceite hidráulico a bordo. Un funcionario involucrado dio una voz de alerta sobre el tema: "No sabemos nada acerca de los daños. Está muy oscuro y el clima es horrible. Shell y la Guardia Costera de los EEUU están trabajando en los próximos pasos, pero están siendo obstaculizados por condiciones meteorológicas extremas".

Los derrames de petróleo en Alaska han provocado graves problemas ambientales en el pasado. Por ejemplo, en 1989, el petrolero Exxon-Valdez se estrelló en el arrecife Bligh y derramó cientos de miles de barriles en Prince William Sound, cubriendo grandes áreas de mar y costa con una gruesa capa de crudo. Este incidente provocó la muerte de miles de aves, nutrias marinas, focas y orcas. Incluso hasta el día de hoy, la zona sigue sufriendo las consecuencias.

Esta clase de accidentes no son nuevos para Shell. Sus intentos de perforar en busca de petróleo en los mares congelados de Chukchi y Beafourt se han visto afectados por accidentes en cada paso del camino: desde barcos de perforación varados hasta motores
incendiados, los intentos de Shell por encontrar petróleo se caracterizan por un alto costo y un elevado grado de imprudencia.

Según Shell, su programa de contingencias es de "clase mundial". Sin embargo, el accidente del Kulluk es otro ejemplo más de la incapacidad e incompetencia de la empresa para operar con seguridad en uno de los entornos más remotos y extremos del planeta.

Ayúdanos a proteger el Ártico. Pídele al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que suspenda los permisos de Shell para realizar perforaciones en la región. Ingresa en http://grpce.org/Xf8wsf

 

Categorías

(No registrado) moraloca dice:

las compañias petroleras ganan miles con las muertes de especies y detruccion natural, un mal encallaje y una idea q desde el comienzo no fue la ...

Publicado 12 enero, 2013 en 20:25 Reportar abusos Reply

Read More Read Less

Publicar un comentario 

Complete the fields below to leave a comment without registering
Atención: Los campos obligatorios están marcados con un asterisco (*).

info

Correo electrónico