Chernobyl

Página - 13 junio, 2010
El tiempo lo cura todo, ¿no? Han pasado 25 años desde que el nombre Chernobyl se convirtió en el infame accidente nuclear que devastó las vidas de millones de personas en Rusia occidental, Bielorrusia y Ucrania. Son 25 años, y la pesadilla de miles de personas aún asusta.

La catástrofe de Chernobyl liberó cien veces más radiación que las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki. Aún muchos parecen ver el accidente como parte de la historia y olvidan lo que las grandes dosis de radiación realmente hacen a las vidas humanas. Tristemente, enfocarse únicamente en la estadística de Chernobyl ha deshumanizado lo que pasó.

Los efectos de Chernobyl alcanzaron a millones de personas y miles todavía sufren efectos muy visibles y dolorosos.

Estamos contando la historia de sólo algunos de esos miles, para traer a la luz la realidad de la energía nuclear. Los científicos y economistas independientes saben que la energía nuclear es la fuente de electricidad más cara disponible, contando el costo de construcción, operación y cierre de las centrales eléctricas. Pero un análisis económico por sí solo no puede calcular los costos debidos al daño hecho a nuestros genes, la propia base de la vida.

Hay muchos otros costos a tener en cuenta - el seguro y el costo de accidentes potenciales, la disposición de residuos a largo plazo cuando ninguna solución confiable ha sido encontrada aún. La energía nuclear no es una solución para el cambio climático. Los subsidios masivos necesarios para mantener viva la industria nuclear atrasan y debilitan la revolución de energía renovable, que es la verdadera solución al cambio climático.

Vista del reactor no. 4 destruido de la central nuclear de Chernobyl. Después de la explosión, el incendio y fugas de radiación no se controlaron hasta 9 días después del accidente.



Todos los anteriores son los hechos acerca de la energía nuclear, sin embargo, ningún científico o economista puede contar una anécdota de desplazamiento, enfermedades, trauma y miedo... Sólo las víctimas pueden.  

Categorías