Rainbow Warrior III: el nuevo barco de Greenpeace


La flota de Greenpeace es una herramienta de campaña esencial y debe evolucionar para adaptarse a las demandas cambiantes de nuestro trabajo y nuestro mundo. La historia de cuarenta años de la organización demuestra que es necesaria cierta combinación de tipos de buques que permitan la máxima flexibilidad, el máximo alcance y la oportunidad de hacer frente a quienes dañan al medio ambiente en todo el planeta. Además, al realizar varias campañas al mismo tiempo, se vuelve imprescindible contar con barcos en diferentes partes del mundo, al mismo tiempo.

Hoy Greenpeace cuenta con un nuevo barco: el Rainbow Warrior III, sucesor de dos barcos anteriores que llevaban el mismo nombre (Rainbow Warrior y Rainbow Warrior II)

Luego de que la vida del Rainbow Warrior II llegara a su fin, Greenpeace consideró necesario contar con un reemplazante para asumir el reto que significa trabajar con las campañas actuales y tomar medidas drásticas para proteger el planeta. Fue así como nación el nuevo buque Rainbow Warrior III, que fue construido con los más altos estándares ambientales.

Se trata de un buque velero que cuenta con una completa gama de equipos de seguridad y herramientas de acción, entre ellos cuatro embarcaciones inflables y las instalaciones para un helicóptero, a la vez que proporciona alojamiento y una plataforma de comunicación con la última tecnología.

El Rainbow Warrrior III fue construido principalmente para navegación (utilizando energía eólica en lugar de combustibles fósiles), con la opción de que en condiciones climáticas inadecuadas pueda cambiar al motor de potencia de propulsión diesel-eléctrica.

A estas condiciones se suman estas características: la forma del casco ha sido diseñada para maximizar la eficiencia energética, cuenta con un mástil y velas con armazón en forma de A lo que permite optimizar la navegación, puede realizar el tratamiento biológico de aguas residuales y aguas grises, tiene una central de ventilación y sistema de llenado de combustible y aceites para evitar derrames, la pintura que se usará es no contaminante.

Toda la financiación para la construcción del buque provino de donaciones privadas. Greenpeace no solicitar ni acepta fondos provenientes de empresas o partidos político

El Rainbow Warrior III fue bautizado el día 14 de octubre de 2011 , con motivo de la celebración de los 40 años de Greenpeace y ahora emprende un tour por los océanos del mundo teniendo la responsabilidad de mantener en pie la premisa que acompañó a sus predecesores durante estos años: ser un Guerrero del Arco Iris.

Para conocer las especificaciones técnicas del barco, haz click aquí

Rainbow Warrior I

 

En 1978, Greenpeace adquirió un viejo barco pesquero al que bautizó Rainbow Warrior (Guerrero del Arco Iris) basándose en una leyenda de los indios Cree: “Llegará un tiempo en que los pájaros caerán del cielo, los animales de los bosques morirán, el mar se ennegrecerá y los ríos correrán envenenados. En ese tiempo, hombres de todas las razas y pueblos se unirán como guerreros del arco iris para luchar contra la destrucción de la tierra”.

Su primera misión fue defender a las focas grises de las Islas Orkney, al norte de Escocia, luego de que el gobierno británico anunciara seis años de caza. Cuando los cazadores llegaron, los activistas guiaron a las focas hacia el agua antes de que pudieran matarlas. Esta acción fue replicada en todos los medios de comunicación británicos y el Primer Ministro inglés recibió más de 17.000 cartas de protesta lo que determinó el fin de la matanza.

En 1985, cuando el barco se aprestaba a partir hacia Mururoa, donde Francia realizaba sus ensayos nucleares, los servicios secretos franceses colocaron dos bombas en el casco y lo hundieron. El fotógrafo portugués Fernando Pereira murió en el atentado.

Un Tribunal Internacional condenó a Francia a pagar una indemnización a Greenpeace por el hundimiento del buque. Este dinero permitió a la organización adquirir un nuevo barco, que fue bautizado Rainbow Warrior II y siguió el camino de su predecesor.

Rainbow Warrior II


El Rainbow Warrior II se diseñó con el objetivo de minimizar al máximo su impacto sobre el medio ambiente. Así, su posibilidad de navegar a vela y su dotación de paneles solares permite un importante ahorro de combustible.

Fue tirado en 1989 y su primer desafío fue intervenir en la campaña en defensa del Pacífico. En 1992, estuvo en Río de Janeiro durante la celebración de la Cumbre de la Tierra.

Diez años después del hundimiento del Rainbow Warrior, en 1995 y ante el anuncio del presidente francés Jacques Chirac de reanudar los ensayos nucleares en Mururoa, el Rainbow Warrior II volvió al Pacífico y se dirigió hacia el sitio de prueba en señal de protesta, en medio de un repudio mundial contra Francia.

Unos días más tarde, comandos franceses abordaron el buque, rompieron los equipos y se apoderaron de la embarcación. Los activistas fueron detenidos, interrogados y deportados. Francia devolvió el barco varios meses después. El repudio mundial obligó a Francia a detener los ensayos nucleares a principios de 1996.

A lo largo de su historia, el Rainbow Warrior II permitió documentar el retroceso de los glaciares noruegos, demostró el impacto de la pesca de arrastre en Nueva Zelanda y colaboró en la defensa de la biodiversidad del Mediterráneo y participó en misiones humanitarias como la relocalización de los habitantes de una isla del Pacífico contaminada por radiación o la entrega de provisiones a las víctimas del tsunami que arrasó las costas de Indonesia en 2004.

Mira en este mapa lo que fue el recorrido del Rainbow Warrior

¿Dónde está el Rainbow Warrior II ahora?

Después de tantos años de trabajo, la vida del Rainbow Warrior II llegó a su fin.

El 16 de agosto de 2011 en una ceremonia en Singapur, Greenpeace donó el barco  a la organización Friendship de Bangladesh, que lo utilizará como buque hospital para asistir a comunidades en riesgo sanitario.

La nave pasa a una nueva vida bajo el nombre Rongdhonu (arco iris en bengalí) y  ayudará a proteger a comunidades vulnerables de la costa de Bangladesh, especialmente aquellos terrenos con acceso restringido, que sufrieron las consecuencias de los efectos del cambio climático.

El último viaje del Rainbow Warrior II fue un tour con escalas en Taiwán, Hong Kong y Corea como parte de su campaña para defender la biodiversidad del Océano Pacífico.

Este océano proporciona actualmente el 60% del suministro de atún del mundo y ofrece a decenas de millones de personas alimentos y empleos. Sin embargo, el Pacífico se ve amenazado por la contaminación y el despilfarro de los diversos métodos de pesca.

En el 2010 Greenpeace abrió una oficina en Taiwán, hogar de una de las flotas más grandes del mundo de la pesca. El objetivo de Greenpeace es sensibilizar al público sobre el estado de deterioro de nuestros océanos, y reclamar a las autoridades taiwanesas que se comprometan a una reducción de la pesca, a prohibir el uso de dispositivos de concentración de peces y a detener la pesca pirata.

En Corea, Greenpeace estará trabajando con organizaciones aliadas para educar al público sobre el impacto de la sobrepesca en agua coreanas y para impulsar el apoyo a la creación de reservas marinas, lo que ayudará a restaurar las poblaciones de peces y la salud general del ecosistema. Greenpeace también está haciendo campaña para acabar con el vertido de desechos en el mar en las aguas entre Corea y Japón.

La campaña de Greenpeace apunta a lograr una industria pesquera sostenible y la creación de una red global de reservas marinas, que cubren el 40% de los océanos del mundo. Se trata de medidas necesarias para la salud y la vida los océanos y para garantizar la existencia de peces para las generaciones futuras.

Las últimas actualizaciones

 

Greenpeace echó raíces en Colombia

Noticia | 19 febrero, 2014 en 16:25

Bogotá, 19 de Febrero 2014 – Durante los primeros días de febrero, el Rainbow Warrior III - barco emblema de Greenpeace - arribó en su primera visita al país al Muelle Turístico Edurbe de la ciudad de Cartagena.

A 27 años del atentado a Greenpeace: Nadie puede hundir un Arco Iris

Noticia | 10 julio, 2012 en 13:29 1 comentario

Interacional, 10 de julio de 2012. En el día de hoy Greenpeace recuerda un momento crucial en su historia dado que se cumplen 27 años del hundimiento del primer Rainbow Warrior.

Greenpeace despide a su histórico barco Rainbow Warrior II y da la bienvenida a su...

Noticia | 16 agosto, 2011 en 9:41

Singapur, 16 de agosto de 2011 - Después de acompañar a Greenpeace durate 22 años, la organización entrega su legendario barco Rainbow Warrior II (Guerrero del Arco Iris) a una ONG comunitaria de Bangladesh mientras espera a que su heredero, el Rainbow Warrior III, entre en acción.

1 - 3 de 9 resultados.

Categorías