Informes Anuales / diciembre 2014

Carta del director ejecutivo

Un año clave para la protesta pacífica

Queridos amigos, queridas amigas:

2014 ha sido un año marcado por la protesta pacífica. A mediados de diciembre los tribunales reconocían este derecho, seña de identidad de Greenpeace desde sus orígenes y herramienta de denuncia de la degradación ambiental, al dictar sentencia de absolución de los delitos de desórdenes públicos y lesiones a los activistas que escalaron en 2011 una de las torres de refrigeración de la central nuclear de Cofrentes.

Unas semanas antes, en noviembre, tuvo lugar otro hecho que abrió el debate sobre la protesta pacífica. Las lanchas de la Armada embistieron contra las de Greenpeace en una protesta contra las prospecciones de Repsol en Canarias. Tres activistas, Matilde, Franceso y Paco, resultaron heridos de diferente consideración, especialmente Matilde; y el buque Arctic Sunrise fue detenido tras la protesta. Finalmente, a principios de enero de 2015 Repsol anunciaba su abandono de las prospecciones frente a Lanzarote y Fuerteventura.

La absolución de los Cofrentes17, la actuación de la Armada ante nuestros activistas y el avance de las Leyes Mordaza durante 2014 ponen en evidencia la importancia de la protesta pacífica y el afán de restringirla por parte del Gobierno

Además, durante todo el año el Gobierno ha ido avanzando en las reformas de la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana y el Código Penal, más conocidas como “Leyes Mordaza”, que suponen un recorte a los ejercicios de los derechos y libertades civiles, como el derecho de reunión y manifestación y la libertad de expresión, y que por tanto supone un duro golpe a la protesta pacífica.

La protesta pacífica también se ha manifestado de forma importante en la masiva movilización contra las prospecciones petrolíferas previstas en todo el territorio, desde Cataluña hasta Canarias, o los avances en la protección del Ártico.

El Ártico ha sido otro de los grandes temas de 2014. La Declaración por el Futuro del Ártico ha sido respaldada por 1.500 personalidades de todo el mundo, incluyendo unas 200 en España, y en septiembre Greenpeace entregó a Ban Ki-Moon, Secretario General de Naciones Unidas, seis millones de firmas de defensores del Ártico. Además, en verano conseguimos que los juguetes de Lego dejen de llevar el patrocinio de Shell, una de la grandes petroleras que amenazan el Ártico.

El Grupo de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) publicó su Quinto Informe de Evaluación, en el que, por primera vez, los científicos decían claramente a los gobernantes que deben aspirar a llevar las emisiones a cero, tal y como venimos reclamando desde hace mucho tiempo. Por ello, es especialmente preocupante el apoyo del Gobierno a las energías sucias, plasmado en sus intentos de potenciar el fracking y las prospecciones y en su intención de ampliar la vida de las centrales nucleares a 60 años, empezando por la obsoleta central de Garoña. Todo esto a pesar de que hemos demostrado mediante el informe “La recuperación económica con renovables”: que las energías renovables podrían crear más de tres millones de empleos hasta 2030 y que, junto con eficiencia energética y gestión inteligente de la demanda, ahorrarían un 34% en la factura energética de los hogares.

"En 2014 por primera vez los científicos han dicho claramente a los gobernantes que deben aspirar a llevar las emisiones a cero, tal y como venimos reclamando desde hace mucho tiempo."

Es más que conveniente destacar un punto negro en la historia jurídica de nuestra lucha para que hotel de El Algarrobico sea demolido. Tras dos sentencias que han contradicho 20 pronunciamientos judiciales previos a favor de la ilegalidad del hotel, se clasificaba por primera vez el suelo del hotel como urbanizable y se legalizaba la licencia de obras. Hemos recurrido el cambio de clasificación del suelo al Tribunal Supremo y esperamos que la justicia una vez más de la razón sobre la ilegalidad manifiesta de este edificio.

2014 ha sido el primer año de aplicación de la nueva Política Pesquera Común. Sin embargo, los ministros europeos no han estado a la altura y finalizaban el año con un reparto de cuotas que no cumplía con los objetivos de la nueva normativa europea. Cómo no, el Gobierno de España ha contribuido decisivamente a ello. Además, en marzo presentamos el informe “Empleo a bordo” para demostrar que un modelo de pesca sostenible no solo es posible, sino que además genera empleo y beneficios económicos. Por otra parte, más de 300.000 personas de toda Europa se han unido a nuestra petición para reclamar unos océanos libres de los barcos pesqueros más destructivos, los “moster boats”.

En 2014 también hemos seguido insistiendo y mostrando la gran importancia de la polinización por insectos para la alimentación y la agricultura en España, y denunciado el grave problema del declive de las abejas y otros insectos polinizadores debido, en gran medida, a las prácticas nocivas de la agricultura industrial.

Los incendios forestales han dado tregua a los montes españoles. El año 2014 ha sido un año de récord, el de menor superficie quemada desde 1971. La profesionalidad de los especialistas en extinción y la acción preventiva y disuasoria de las Fiscalías de Medio Ambiente se ha aliado con una meteorología estival sin fuertes olas de calor y con precipitaciones moderadas. Esperamos que esta tendencia se mantenga en años sucesivos.

Y no me gustaría concluir mi análisis de 2014 sin enfatizar el trabajo conjunto con otras organizaciones civiles, asociaciones de juristas, sindicatos policiales, apicultores, pescadores o celebrities, además de nuestro grupo de voluntariado repartido por todo el territorio, que han hecho posible el trabajo de muchas de nuestras campañas.

2015 amanece con nuevos retos que afrontar con ilusión, perseverancia, compromiso y entereza: la Cumbre del Clima de París a finales de año; el impulso popular hacia la revolución 100% renovable; el avance hacia la declaración de un Santuario en el Ártico; conseguir la prohibición permanente en la UE de los plaguicidas peligrosos y mostrar la gran importancia de la agricultura ecológica; seguir apoyando a los/as pescadores artesanales, los únicos capaces de garantizar un futuro justo para los océanos; seguir trabajando para que continúen descendiendo las tasas de deforestación en la Amazonia, la Cuenca del Congo e Indonesia; o conseguir un gran acuerdo social y político para que en el menor plazo de tiempo posible se dejen de restringir derechos de libre expresión y manifestación y que las reformas de las leyes del Código Penal y de Seguridad Ciudadana sean sustituidas por otras que los respeten.

Y gracias, mil gracias, a vosotras y vosotros, socias y socios que con vuestro apoyo hacéis posible que Greenpeace exista. Sois los más de 100.000 socios quienes, los que junto voluntarios, activistas, consejeros y simpatizantes, estáis consiguiendo avanzar hacia el planeta verde y en paz para las generaciones presentes y futuras.

A todos y todas, muchas gracias.

Mario Rodríguez
Mario Rodríguez

Director ejecutivo de Greenpeace España