Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

No a la reforma de la Ley de Costas

Greenpeace ha instalado hoy frente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una playa privada, que de forma simbólica representa la filosofía del anteproyecto de la nueva Ley de Costas. Porque la Ley significa en la práctica, privatizar un frente costero con un mensaje claro “todo ha valido en los años de burbuja inmobiliaria” y aquellos que especularon sobre terreno público lo podrán seguir haciendo en un futuro. A la amnistía fiscal se le suma ahora la amnistía urbanística.

Categorías