Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Exige al Gobierno que abandone sus planes petroleros

No dejes que se repita en España lo que ocurrió en el golfo de México

Ya habrás oído hablar de que casi toda la costa española se está viendo afectada por planes, avalados por el Gobierno, para buscar hidrocarburos. Desde los planes de Repsol a gran profundidad frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura, pasando frente al delta del Ebro, también entre la costa de Valencia y Baleares y en el mar de Alborán.

La voz de los ciudadanos no se ha hecho esperar y ya son muchos los que han gritado alto y claro que no permitirán que una amenaza de esas características se instale en su horizonte. Preocupa, sobre todo, que no se haya aprendido nada de la catástrofe petrolífera causada por BP en el golfo de México, la mayor de la historia de Estados Unidos, o de los más recientes en Brasil o en el Mar del Norte donde desde el 25 de marzo no se consigue parar un vertido de un pozo de gas de Total.

El barco de Greenpeace Artic Sunrise ha llegado a Gran Canaria para apoyar el rechazo social a la exploración y extracción de hidrocarburos en Canarias así como en cualquier otro lugar del mundo. Únete al Artic Sunrise y pide al Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que bloquee todos los proyectos de pozos de petróleo en nuestras costas. Son peligrosos e innecesarios. ¡Haz que se entere!

 

Esta petición está cerrada, pero puedes seguir ayudándonos a proteger el medio ambiente. ¿Qué puedes hacer tú?

¿Te acuerdas de BP en el golfo de México? 

Han pasado ya dos años, pero en el golfo de México todavía sufren las consecuencias de la mayor catástrofe petrolífera de su historia. Un pozo de BP que se encontraba  a unos 60 kilómetros de la costa de Louisiana, en Estados Unidos, sufrió un grave accidente que provocó una mancha de petróleo llegó a manchar playas a más 300 kilómetros de distancia.

Dentro de una semana se cumplirán dos años de esta tragedia, de la que lamentablemente no hemos aprendido nada. En vez de reflexionar sobre lo que la sed de petróleo está haciendo al planeta, la carrera por apurar las últimas gotas de crudo sigue adelante. Así ocurre en España, a pesar de nuestro enorme potencial en energías renovables. ¿Qué tiene que pasar para que pare esta fiebre?