Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Pide a Adidas que acepte el desafío Detox

Stop contaminación en los ríos de China

La campaña Detox ha inspirado a Puma y ahora a Nike a tomar la delantera en la “descontaminación” de sus productos y de su cadena de suministro. Adidas, sin embargo, aún sigue en los tacos de salida.

Manda un email a Adidas pidiéndoles que actúen con responsabilidad. Si tienes alguna de sus prendas o alguien en tu familia viste con ropa de Adidas, por favor personaliza tu mensaje con una descripción de la prenda o el número del código de barras. Greenpeace solo ha analizado 78 productos, pero cualquier prenda puede estar contaminada.

Escribe al Secretario General de Adidas

 

Muchas gracias por llegar hasta aquí.

Te comunicamos que esta ciberacción está cerrada porque tenemos grandes noticias. ¡¡Adidas se ha apuntado al desafio Detox!!

En breve te informaremos de todos los detalles.

Juego sucio

Los resultados de análisis de productos revelan la presencia de sustancias químicas en determinadas prendas de importantes marcas de ropa internacionales, que de manera irrefutable, les coloca en la escena del escándalo de la contaminación tóxica del agua, con la que queremos acabar en Greenpeace.

La ropa de algunas marcas líderes, como Abercombie & Fitch, Adidas, Calvin Klein, Converse, GAP, G-Star RAW, H&M, Kappa, Lacoste, Li Ning, Nike, Puma, Ralph Lauren, Uniqlo y Youngor, se fabrican utilizando nonilfenol etoxilatos (NPE), que se descomponen formando el tóxico nonilfenol (NP). El nonilfenol es una sustancia tóxica persistente con propiedades de disruptor hormonal que se acumulan en la cadena alimentaria, y que es peligroso incluso a muy bajas concentraciones. Alguien tiene que liderar a la industria textil para eliminar estas sustancias químicas y “descontaminar” nuestro agua. Nike y Puma ya están ahí, pero Adidas no.