Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Pide al director de Shell que frene la explotación petrolífera en el Ártico

.

 

Atención: Los campos obligatorios están marcados con un asterisco (*).

Por favor, corrija los campos marcados a continuación.

 
info

Un DNI español sin espacios ni guiones

info

Un telefono espanol, sin guiones o espacios. Ejemplo: 623456789

info

Correo electrónico

info

Mensaje

Al firmar la petición también te unes al movimiento global para crear un santuario global en el Ártico y evitar las destructivas perforaciones petrolíferas. Haz click aquí para más información.

En cumplimiento de la LO 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, GREENPEACE ESPAÑA le informa de que sus datos personales serán incluidos en el fichero de interesados de la asociación, cuya finalidad es promover la colaboración económica con la organización y dar respuesta a las peticiones de información solicitadas, con dicho fin, su solicitud será puesta en conocimiento del departamento o área implicados. Asimismo, y mientras no muestre su opinión en contrario, utilizaremos sus datos de contacto para hacerle llegar, por medios electrónicos y llamadas telefónicas, información sobre nuestras actividades y nuevas campañas que puedan resultar de su interés. Usted podrá revocar su consentimiento para mantenerle informado así como ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición ante el responsable del fichero GREENPEACE ESPAÑA en la siguiente dirección: Calle San Bernardo 107, 1º, 28015 Madrid. Si lo deseas, puedes consultar los estatutos de Greenpeace España (PDF).

Esto no debe pasar en el Ártico

La explotación petrolífera del Ártico es demasiado arriesgada. En caso de vertido sería prácticamente imposible limpiar el crudo.

Por primera vez en la historia, Gazprom ha comenzado a extraer petróleo de las heladas aguas del Ártico, hogar de los osos polares y narvales y donde un vertido tendría consecuencias irreversibles.

Pero la capacidad del gigante petrolero para llevar a cabo estas perforaciones depende de su socio Shell. Los dos han firmado un imprudente acuerdo para explotar este ecosistema clave para la salud del planeta. Lo harán a través de la plataforma petrolífera en la que protestaron los "30 del Ártico" de Greenpeace y acabaron en la cárcel acusados vandalismo y piratería por tratar de defender este último espacio virgen.

Esta puede ser la última oportunidad que tengamos para proteger esta frágil región. Por eso pedimos al nuevo director de Shell, Ben van Beurden, que reflexione, frene los planes de perforación de petróleo del Ártico y ponga fin a su acuerdo Gazprom. Proteger este espacio significa protegernos a todos. Proteger nuestro futuro.