Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Recomendaciones

Comportamiento ciudadano frente a los incendios

Página - noviembre 4, 2010
Como ciudadano/as y usuarios del medio natural, nuestra mejor contribución a la lucha contra los incendios forestales es evitar que se produzcan.

No se debe utilizar nunca el fuego en el monte. De manera especial, no enciendas fuego en el monte si las condiciones son desfavorables (altas temperaturas, fuerte viento, humedad ambiental escasa). En cualquier caso, nunca en verano.

Si decides utilizar las barbacoas y zonas habilitadas en las áreas recreativas, no dejes nunca el fuego sin vigilancia y nunca las abandones sin asegurarte de que el fuego está apagado. ¡Nunca en verano!

Evita fumar en el monte y no dejes basura, que puede ser el origen de un fuego.

Durante tu estancia en el monte puedes colaborar con las autoridades ejerciendo una labor de vigilancia. Si observas alguna actividad sospechosa de provocar un incendio forestal, avisa al 112 y anota las matrículas de los vehículos presuntamente implicados.

En caso de que te dediques a la agricultura o ganadería, y quieras hacer una quema (rastrojos, ..), es obligatorio pedir permiso a la administración local y tomar las medidas necesarias que los técnicos te expliquen.

En caso de que vivas en urbanización, en una casa aislada o dirijas un camping, haz un plan de autoprotección asociado al Plan Local de Emergencias de tu municipio. No olvides que vives en medio forestal.

¿Qué hacer en caso de incendio?

Si se inicia un fuego:

  • Conserva la calma siempre. Evalúa la situación y decide si puedes colaborar en su extinción.
  • Si se trata de un foco inicial y reducido, trata de apagarlo usando agua, tierra o una rama a modo de batefuego.

  • No abandones la zona incendiada una vez apagada, el fuego no está extinguido y se reproducirá.

  • Avisa a los servicios de extinción y espera al retén para poder irte.

Si el fuego está ya muy avanzado, limítate a dar aviso (112), abandona la zona y deja actuar a los profesionales de los servicios de extinción.Nunca huyas de un incendio ladera arriba o a favor del viento (mirar hacia donde va el humo). Intenta llegar a una zona ya quemada o a una vía de comunicación, un río, un campo de cultivo, etc.

Si vives en una casa aislada, urbanización, pon en marcha el plan de autoprotección esperando las indicaciones de los servicios de protección civil.

En caso de estés cerca de un incendio
En caso de estés próximo a un incendio y que consideres que puedes ayudar o colaborar, puedes usar la plataforma de información de Grandes Incendios forestales que Greenpeace España ha creado  con el objetivo de servir a la población a coordinar las necesidades, demandas y propuestas durante los grandes incendios forestales que impactan gravemente sobre la sociedad civil y su modo de vida.

Después de un incendio
Tras el drama de un incendio forestal, nos surge la necesidad de restablecer la masa forestal lo antes posible, con muchas peticiones de replantar la zona quemada, sin embargo no es la primera medida que tenemos que tomar.

Recordemos que el fuego es un elemento natural que forma parte de los fenómenos que modelan el paisaje, especialmente en el área mediterránea. Por ello, gran parte de las especies vegetales del área mediterránea tienen algún tipo de adaptación al fuego (corteza gruesa para soportar altas temperaturas; capacidad para rebrotar tanto de copa, cepa, raíz, capacidad para germinar generando abundantes bancos de semillas que germinan con elevadas temperaturas, como es el caso de los pinos).

Conociendo las adaptaciones de la vegetación es importante esperar a repoblar para ver cómo evoluciona la superficie quemada. Dar tiempo para ver cómo se abre paso la regeneración natural de las especies con las estrategias que comentábamos antes.
        
Las primeras actuaciones de emergencia será frenar los procesos erosivos actuales, controlar las posibles avenidas y favorecer la regeneración natural de la cubierta vegetal.              

Es prioritario proteger el suelo y reducir los procesos erosivos.              
Habrá que realizar pequeños diques perpendiculares a la pendiente en laderas con mucha pendiente para evitar pérdida de suelo y frenar la escorrentía. Se trata de retener el suelo, de poner obstáculos a la circulación de la escorrentía en las laderas e impedir la formación de regueros y cárcavas incipientes.

También realizar construcciones provisionales en arroyos, ríos, lagunas para evitar que los sedimentos.

Otra actuación de emergencia es la saca de la madera quemada para evitar riesgo de plagas y enfermedades. Y que la extracción no sea por arrastre de troncos para evitar erosionar el suelo. Esto es muy importante para no dañar la regeneración natural.

Posteriormente, se observará la capacidad regeneradora de la zona afectada y se establecerán las actuaciones precisas para recuperar la masa forestal( repoblación, siembras, seguimiento de la regeneración natural, acotado de ganado).

Categorías