Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Caza de ballenas y nuevas amenazas

La caza indiscriminada de estos magníficos animales sigue a la orden del día en países como Noruega, Islandia y Japón. A este grave problema se suman nuevos enemigos: el cambio climático, la contaminación y la destrucción de su hábitat. Está claro que queda mucho por hacer para salvar a las ballenas. ¿Nos ayudas?

caza de ballenas por parte de la flota pesquera de JapónAcción de Greenpeace contra la flota ballenera japonesa. Los barcos de Greenpeace el Arctic Sunrise y el Esperanza tratan de obstaculizar la caza de ballenas.

La industria ballenera ha cazado una población tras otra de este grandioso cetáceo, persiguiendo nuevas especies a medida que se iban agotando. Hace ya casi 40 años que Greenpeace empezó a concienciar al mundo sobre esta masacre.

En 1982 se prohibió la caza comercial de ballenas en los países que formaban parte de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), debido a una elevada presión social y al lamentable estado en el que se encontraban las poblaciones de estos mamíferos. España era uno de los países que cazaba ballenas hasta que entró en vigor esta moratoria, algo que no sucedió hasta 1986. De hecho, el barco de Greenpeace Rainbow Warrior I estuvo apresado en El Ferrol por la Armada Española por oponerse a los balleneros gallegos. En 1994 la misma CBI creó un Santuario de Ballenas en la Antártida.

A pesar de estas prohibiciones, varios países siguen acabando con ellas:

  • Noruega presentó una objeción oficial a la moratoria en 1982 y continúa cazando en el Atlántico Norte.
  • Islandia abandonó la CBI en 1992, pero se reincorporó en 2003, con una objeción a la moratoria y comenzó la caza comercial en 2006.
  • Japón caza ballenas en la Antártida y el Pacífico Norte, utilizando una laguna de la moratoria a la caza comercial de ballenas, que permite a los países cazar ballenas para “investigación científica”. Sin embargo, esta “caza científica” es una farsa, ya que la carne de ballena se empaqueta y se vende en el mercado. En 2008, dos miembros de Greenpeace Japón, Junichi Sato y Toru Suzuki, destaparon el escándalo de contrabando de carne de ballena y demostraron cómo la carne llegaba a los mercados. A pesar de las pruebas, fueron condenados a 18 meses de prisión con tres años de libertad con cargos en un proceso judicial lleno de irregularidades. En marzo de 2014 el Tribunal Internacional de La Haya declaró ilegal la caza de ballenas con fines científicos de Japón en la Antártida.

Además de su caza, ahora las ballenas también tienen que hacer frente a otras causas que están afectando seriamente a su supervivencia: el cambio climático, la contaminación, la destrucción del hábitat y la pesca descontrolada son problemas que se deben ser abordar urgentemente si queremos un mar saludable para las ballenas, para todos los seres que en él viven y para las comunidades que dependen de él.

Lamentablemente, de las diferentes especies de ballenas que existen, casi todas sus poblaciones se encuentran reducidas, algunas al borde de la extinción, otras en lenta recuperación y algunas tienen en jaque a los científicos, que no logran descifrar si se recuperan o decrece su número. Por ejemplo, la ballena azul -el animal más grande que ha habitado jamás el planeta- aún no se ha recuperado de la caza indiscriminada que la llevó al borde de la extinción. Y como ella, muchas otras.

Estos datos son especialmente preocupantes, pues las ballenas viven mucho tiempo -pueden alcanzar entre los 70 y 150 años- y su reproducción es muy lenta.

Cetáceos que fascinan

ballenas
Una ballena se mueven en linea de defensa para detener a una manada de orcas (ballenas asesinas) para proteger a su cría.

Las ballenas son animales magníficos por su gran tamaño, por ser pacíficos, misteriosos y por sus largos viajes migratorios, muchos de los cuales son más largos que los de cualquier otro mamífero en la Tierra. Las ballenas son las embajadoras del mar y todo un ícono de la lucha para proteger el planeta.

Estas criaturas han fascinado a la humanidad por siglos y cada día, al conocerse más sobre sus comportamientos, se descubre que tienen altos niveles de inteligencia. Si bien aún queda mucho por aprender sobre su forma de vida, se sabe que algunas especies utilizan complejas series de sonidos para comunicarse y que forman grupos sociales complejos.

La caza comercial de ballenas comenzó en el siglo XVII, ya que de ellas se obtenían aceites y otros productos. En el siglo XX el uso de la tecnología y el aumento de la demanda superaron el límite sostenible por las ballenas, poniendo en riesgo sus poblaciones. En la actualidad muchos de estos productos se obtienen por otros medios, por tanto la caza de ballenas es una práctica obsoleta.

Hoy España forma parte de la CBI dentro de la Unión Europea. Sin embargo, la posición de nuestro país es muy neutra. Al no tener intereses comerciales, no presionamos a favor de la caza de ballenas, pero tampoco luchamos para que esta masacre llegue a su fin de una vez por todas.

¿Qué soluciones hay?

La solución global es acabar con cualquier tipo de caza comercial de ballenas y crear santuarios marinos. Además hay que luchar contra el cambio climático, la sobrepesca y la contaminación, que también les afectan. Los gobiernos pueden ayudar a la protección de estos grandes mamíferos marinos apoyando a la CBI en su tarea de conservación, denunciando a los países que cazan ballenas, siendo más proactivos en las reuniones de la CBI y evitando la entrada de carne de ballena en sus puertos.

Al proteger a las ballenas estamos protegiendo muchas otras especies, ya que estas se encuentran en lo alto de la pirámide trófica y ayudan a controlar las poblaciones de ciertos peces y crustáceos. Además, en el ámbito socioeconómico, las ballenas y el turismo desarrollado a su alrededor, como el avistamiento de cetáceos, se han convertido en uno de los principales ingresos económicos en muchos países y genera mayores beneficios económicos que la caza comercial.

Por ejemplo, en Islandia, a pesar de que cazan ballenas, también viven del turismo de avistamiento de ballenas. En 2012 unas 175.000 personas fueron a ver nadar ballenas en libertad a este país, generando más beneficios de la caza de ballenas. A nivel mundial, el avistamiento de cetáceos genera 2.000 millones de dólares al año, con 13 millones de personas que acuden a verlos a lo largo y ancho de nada menos que 119 países a nivel mundial, según el International Fund for Animal Welfare.

¿Qué está haciendo Greenpeace?

cola de ballenaGreenpeace lucha por poner fin a la caza comercial de ballenas y a la realizada bajo supuestos fines científicos. La organización quiere que la CBI se convierta en un organismo de conservación de estos grandes mamíferos y tome las riendas de la protección y creación de santuarios marinos para las ballenas. En Japón, la organización trabaja concienzudamente en la concienciación del consumidor para que no compre carne de ballena.

Greenpeace sí acepta la caza de subsistencia, porque es diferente a la caza comercial de ballenas. Y es que los objetivos de esta caza aborigen incluyen:

  • Asegurar que no aumenten seriamente los riesgos de extinción.
  • Permitir la captura a perpetuidad adecuada a las necesidades culturales y de nutrición.
  • Mantener poblaciones con niveles de reproducción biológicamente sostenibles

Bajo los reglamentos actuales de la CBI, la caza de subsistencia está permitida para las comunidades aborígenes de Dinamarca, la Federación Rusa, San Vicente y Las Granadinas y Estados Unidos. Es responsabilidad de cada gobierno dar a la Comisión evidencia de las necesidades culturales y de subsistencia de su pueblo. El Comité Científico brinda asesoría sobre los límites de captura seguros de esos stocks.

¿Qué puedes hacer tú?

  • ¡Únete a nosotros! Hazte socio de Greenpeace y apoya esta y muchas otras causas medioambientales. También puedes convertirte en voluntario.

Últimas actualizaciones

 

No hay resultados.

381 - 14 de 14 resultados.

Categorías