Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Las lecciones de Fukushima

Fukushima sufre desde 2011 las consecuencias del desastre nuclear que grabó a fuego el nombre de esta región en la mente del mundo entero Aunque su origen se fija en el gran terremoto del este de Japón y el subsiguiente tsunami, las causas principales del accidente nuclear se deben a fallos institucionales, con la influencia política y una legislación dirigida por la industria como telón de fondo. 

Fukushima nunca más

Los responsables institucionales fallaron porque fueron incapaces de reconocer los riesgos que entraña un reactor, incapaces de reforzar las medidas de seguridad nuclear cuya deficiencia ya se conocía y, en última instancia, incapaces de proteger a la población y al medio ambiente.

Los problemas causados por el desastre de Fukushima continúan y algunos continuarán durante miles de años: hay radiación a niveles suficientemente altos como para plantear problemas de salud para las personas que siguen conviviendo a diario con esta contaminación, el agua contaminada está por todas partes y sin control sobre su ubicación, se está llegando al límite de capacidad para almacenar los residuos nucleares, la incógnita sobre los plazos para el desmantelamiento de la central persiste, no todos los evacuados tienen derecho a una indemnización…

La buena noticia es que Japón mantiene sus 48 reactores nucleares inoperativos desde septiembre de 2013. Si bien los reactores de Sendai así como los de Takahama, han recibido una autorización para su reapertura. Pero esto no significa que se pueda garantizar su seguridad, lo que de hecho está causando retrasos en que se haga efectiva esa reapertura.

Fukushima nunca más

La principal conclusión es que este desastre nuclear podría repetirse en cualquier central nuclear en el mundo,
y que la seguridad nuclear es una quimera porque en el mundo un accidente nuclear ha tenido lugar aproximadamente cada siete años, de promedio.

El desastre nuclear de Fukushima mostró, una vez más, el riesgo inherente a la energía nuclear y puso sobre la mesa los fallos del sistema. Políticos y organismos reguladores han ignorado su obligación de proteger a la población, y la industria nuclear no se ha hecho responsable del desastre.

Los mismos problemas sistemáticos se observan en todos los países con reactores nucleares, incluido España, con ocho reactores. Es un hecho que cualquier central puede fallar y poner millones de vidas en riesgo. Debemos superar la energía nuclear y reemplazarla por renovable.

Últimas actualizaciones

 

EL Juez desestima el recurso de Nuclenor que pedía la imputación de Greenpeace

Reportaje | abril 19, 2013 a las 14:17

La organización ecologista recuerda que dentro de 77 días vence el permiso de explotación de Garoña

Greenpeace anima a participar en la XI marcha por el cierre de la central nuclear de...

Reportaje | abril 19, 2013 a las 12:31

Greenpeace apoya y anima a los ciudadanos a participar en la marcha para pedir el cierre de la central nuclear de Cofrentes, que ha convocado la plataforma "Tanquem Cofrents" (1) para el próximo domingo 21 de abril. En esta undécima edición la...

Greenpeace critica el informe de la OMS por restar importancia a los efectos en la...

Reportaje | febrero 28, 2013 a las 17:22

Greenpeace valora negativamente el informe publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS) porque considera que oculta información crucial sobre los impactos en la salud de la catástrofe nuclear de Fukushima.

Greenpeace exige que la industria nuclear pague por los daños que causa

Reportaje | febrero 19, 2013 a las 13:05

Greenpeace ha presentado hoy, en una rueda de prensa en Tokio, un nuevo informe titulado Las consecuencias de Fukushima: el negocio nuclear hace que la gente pague y sufra, donde se detalla cómo los graves fallos de las regulaciones nucleares...

25 - 28 de 60 resultados.

.

Categorías