Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Seguridad

La seguridad nuclear es un ideal inalcanzable. Todos los reactores nucleares  tienen fallos de seguridad inherentes, que no pueden ser totalmente eliminados mediante programas de mejora.

Después del accidente nuclear ocurrido en Japón las centrales nucleares europeas están siendo sometidas a unas pruebas de resistencia, también conocidas como stress tests. Greenpeace considera que se están llevando a cabo sin el rigor, la independencia ni la transparencia necesaria.

En España, las pruebas que se están realizando no contemplan evaluar la resistencia de las nucleares al impacto de aeronaves, lo que incumple el mandato del Congreso de los Diputados. Además, las pruebas de resistencia parecen haber sido diseñadas para que todas las centrales las aprueben sin problemas. Es el ejemplo de Garoña que ha aprobado el examen de resistencia sísmica, cuando no resistiría un terremoto como el ocurrido en la localidad murciana de Lorca en 2011.

Un accidente grave en un reactor nuclear puede llevar a liberaciones de radiactividad equivalentes a varias veces la que se produzco en la catástrofe de Chernóbil en 1986 o la de Fukushima en 2011. además de quedar demostrado que los accidentes nucleares se pueden producir en cualquier parte del mundo aproximadamente cada diez años

La ampliación de la vida de los reactores más allá de lo previsto en su diseño original conduce a la degradación de componentes críticos y al incremento de incidentes severos.

Además, la liberalización de los mercados eléctricos ha empujado a las empresas con centrales nucleares a disminuir las inversiones en seguridad.

Por otro lado, los desastres naturales y los impactos del cambio climático, tales como inundaciones, sequías extremas o aumento del nivel del mar incrementan seriamente el riesgo nuclear. Finalmente, los reactores nucleares corren el riesgo de sufrir un posible acto terrorista. Ante todos estos problemas, su cierre es la única solución aceptable.


Más información:

Últimas actualizaciones

 

El Ebro le cierra el grifo a Garoña

Entrada de blog por Raquel Montón | agosto 6, 2013

Garoña necesita 24.331 litros por segundo de agua del río Ebro para la refrigeración de su reactor nuclear. Y una vez utilizada, la devuelve al Ebro pero caliente, más caliente de lo que el Ebro puede soportar. Esta es la evidencia...

Greenpeace presenta alegaciones al Real Decreto que encubre la reapertura de Garoña

Reportaje | julio 31, 2013 a las 12:13

Greenpeace ha presentado alegaciones, ante la Subdirección General de Energía Nuclear del Ministerio de Industria, al "Proyecto de Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos", que...

Greenpeace recuerda que la catástrofe de Fukushima continúa y la radiactividad no...

Reportaje | julio 10, 2013 a las 13:53

La organización ecologista muestra los datos de contaminación en productos marinos tomados en cinco puertos

Greenpeace amplía su denuncia del caso Garoña ante la Audiencia Nacional al incluir...

Reportaje | julio 9, 2013 a las 14:39

La organización ecologista denuncia la vulneración del principio de seguridad jurídica y pide la nulidad de pleno derecho de la reapertura de Garoña

Greenpeace denuncia que modificar las normas para permitir la reapertura de Garoña es...

Reportaje | julio 5, 2013 a las 19:13

Tras la firma hoy por parte del Ministerio de Industria de la orden por la que se declara el cese definitivo de la explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), ante el vencimiento mañana de su permiso de funcionamiento,...

21 - 25 de 150 resultados.

Categorías