Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

¿Qué puedes hacer tú?

Las personas tenemos derecho a elegir qué alimentos queremos consumir y cómo queremos que se produzcan.

Aquí tienes unos cuantos consejos y recomendaciones para hacer tu consumo más sostenible con el medio ambiente.


- Come alimentos de verdad y de origen vegetal

Evita en lo posible los productos elaborados y precocinados (si tiene ingredientes impronunciables, pregúntate si son alimentos de verdad) y reduce sustancialmente la ingesta de productos derivados de animales. Aquí cinco razones, pero hay más, para reducir el consumo de carne. Según la FAO, podríamos reducir un 30% el consumo de productos cárnicos y aún así alimentaríamos, sólo con agricultura ecológica, la población estimada en 2050.


- No desperdicies alimentos

Más del 30% de los alimentos producidos en el mundo terminan en la basura. Aprovechando ese porcentaje no haría falta intensificar más la agricultura ni utilizar transgénicos para alimentar a toda la población de la Tierra en 2050.

- Consume productos ecológicos

Son alimentos producidos respetando el medio ambiente, que no usan sustancias químicas peligrosas ni de transgénicos. Consumiendo este tipo de productos también proteges tu salud. Puedes apuntarte a un grupo de consumo, comprar en tiendas especializadas e incluso cada vez más supermercados incorporan productos producidos de forma ecológica. La mayoría de los productos ecológicos están identificados con un sello inconfundible, pero las relaciones de confianza con los agricultores son otra forma de certificación.

- Compra productos locales y de temporada

Apostando por productos locales y de temporada contribuiremos a reducir el transporte y las emisiones que agravan el cambio climático. Fomentaremos además la agricultura local y por lo tanto la soberanía alimentaria.

- Rechaza los transgénicos

Para garantizar una cadena alimentaria libre de transgénicos y de sus derivados, debemos seguir rechazando su empleo por parte de la industria. Mira la Guía Roja y Verde de Alimentos Transgénicos para saber qué productos son seguros.

- Devuelve los productos con transgénicos

Si compras sin darte cuenta un producto cuya etiqueta indica que contiene transgénicos (“modificado genéticamente”), pide al comercio que te lo cambie o que te devuelva el dinero.

- Propón a tu ayuntamiento que se declare Zona Libre de Transgénicos, que deje de utilizar glifosato y que promueva la agricultura ecológica

Solicita a tu municipio/ciudad que tome medidas activas contra el uso de Organismos Modificados Genéticamente (OMG o transgénicos) en la agricultura y alimentación mediante esta carta. La única forma para las regiones o municipios de preservar su agricultura y su entorno frente a los riesgos de estos cultivos es declararse Zona Libre de Transgénicos. También pueden dejar de utilizar glifosato y otros plaguicidas en las zonas verdes de su competencia y fomentar la agricultura ecológica a través de la compra pública. Además los municipios son palancas de cambio que pueden impulsar a las comunidades autónomas y al Estado a tomar nuevas medidas al respecto.

- Aumenta el consumo de productos de la colmena

La miel, polen, propóleo, jalea real o cera son productos maravillosos. Con su consumo apoyas a los apicultores y a las abejas melíferas. La apicultura es una de las actividades humanas más sostenibles. Y no olvides firmar por las abejas. ¡Ellas ya lo han hecho! Mira este vídeo.

- En tu huerto, jardín, terraza....

No utilices plaguicidas tóxicos, planta variedades locales y atractivas para las abejas y otros polinizadores y potencia los refugios naturales para polinizadores, o hazte tú mismo alguno.

- ¡No te pares! Difunde la palabra ecológica entre tus amigos y familiares. Hazte socio/a.



 

 

 

-

 

Categorías