Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

El barco de Greenpeace demuestra la destrucción de los fondo marino por pesqueros españoles

Expedición de Greenpeace contra la pesca de arrastre de profundidad

Reportaje - octubre 18, 2004
El barco de Greenpeace ha conseguido grabar imágenes que muestran la destrucción causada por los métodos de pesca del arrastre de profundidad en aguas del Atlántico Norte, poniendo al descubierto un método de pesca que ha sido denunciado por destrozar los ecosistemas de profundidad que albergan multitud de vida marina, como los calamares gigantes o especies aún desconocidas para la comunidad científica. El barco grabado ha sido el barco español Ivan Nores. (las imágenes en alta resolución están disponibles para televisiones, hay fotos para prensa y portavoz española a bordo del Esperanza)

Miembros de Greenpeace descartando pescado. La pesca de arrastre de profundidad es la actividad más destructiva de cuantas se producen en alta mar

Tras contactar con el barco Ivan Nores, un arrastrero de profundidad de bandera española en el área llamada Hatton Bank, situada a 410 millas al noroeste de Irlanda, Greenpeace documentó sus capturas y recogió muestras de los peces y otras criaturas marinas descartadas que son capturadas de forma accidental en sus redes, y tiradas muertas por la borda. La captura del arrastrero incluye algunas especies de interés comercial como el granadero de roca o el denominado talismán, ambos muy vulnerables a la presión pesquera. Los barcos arrastreros, en su mayor parte procedentes de países de la Unión Europea, destruyen todo lo que encuentran a su paso incluyendo bosques de coral y devastando a su paso la vida de las montañas sumergidas, o montes submarinos. Greenpeace ha hecho una llamamiento para la declaración de una moratoria inmediata sobre toda la pesca de arrastre de profundidad en aguas internacionales a la Asamblea General de Naciones Unidas, actualmente reunida.

"La pesca de arrastre de profundidad es la actividad más destructiva de cuantas se producen en alta mar, y hoy hemos sido capaces de exponer la devastación que causa" ha declarado Maria José Caballero, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace a bordo del barco MV Esperanza- "Los barcos arrastreros de profundidad están destruyendo áreas únicas y valiosos ecosistemas que dan cobijo a miles de especies marinas únicas que todavía no han sido descubiertas."

Cada día que se pierde en discutir la necesidad de emprender acciones en la ONU, otro hábitat de las profundidades ha sido destruido. La ONU debe actuar para detener las destructivas prácticas pesqueras y salvar miles de especies marinas. Greenpeace ha remitido las imágenes grabadas por el MV Esperanza a los Ministerios de Pesca, Medio Ambiente y Asuntos Exteriores para solicitar una vez más que España apoye de forma activa una moratoria en la ONU.

"Sólo 11 países son responsables del 95% de la pesca de arrastre en profundidad, y España es el principal país que lleva a cabo este tipo de pesca. Por este motivo es fundamental que España juegue un papel de liderazgo en la protección de estos ecosistemas críticos. La posición de España fue decisiva en la prohibición de las redes de deriva, conocidas como cortinas de la muerte, a nivel Europeo, y ahora debe seguir el mismo camino con el arrastre en profundidad apoyando esta moratoria", ha declarado Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

El MV Esperanza está actualmente investigando y documentando la pesca de arrastre de profundidad en el Atlántico norte. Los montes submarinos en esta área se extienden desde Islandia hasta las Azores, formando la mayor cadena montañosa del Planeta.

Greenpeace es miembro de la Coalición para la Conservación de las Profundidades Marinas, una alianza internacional de organizaciones que representan a millones de personas en países del mundo entero, que demandan una moratoria sobre la pesca de arrastre de profundidad en alta mar.

¡Hazte Socio de Greenpeace!

Greenpeace es una organización independiente, que no acepta donaciones ni presiones de gobiernos, partidos políticos o empresas y cuya actividad depende exclusivamente de las aportaciones voluntarias de socios y simpatizantes. Si quieres ayudar a Greenpeace, hazte socio ahora