Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Garoña cierre ya

Greenpeace instalará una mesa de recogida de firmas y un globo aerostático

Reportaje - noviembre 26, 2004
La asociación ecologista Greenpeace anima a la ciudadanía de Logroño a dirigirse al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para exigirle que cumpla el compromiso del Gobierno socialista de abandonar la energía nuclear en España y ponga en marcha sin más dilación un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares, empezando con el cierre inmediato de la central nuclear de Garoña (Burgos), dado el peligroso funcionamiento de ésta.

Activistas de Greenpeace elevan un globo aerostático demandando el cierre de la central nuclear de Garoña

Para ello, Greenpeace invita a los ciudadanos a pasar en Logroño el viernes día 26 de noviembre por la Plaza de la Cometa (esquina de las calles Gonzalo de Berceo y Ramírez de Velasco), y acercarse a la mesa de recogida de firmas y montarse en el globo aerostático cautivo que se instalará, con el correspondiente permiso municipal. En Burgos la mesa y el Globo estarán instalados el sábado 27 en el Centro Comercial Camino de la Plata (entre las calles Farmacéutico Otulio Fernández y San Roque) y en Vitoria el domingo 28 en el Centro Comercial El Boulevard (calle Zaramaga). En las tres ciudades Greenpeace estará en la calle entre las 11.00 y las 17:00 horas.

Durante la jornada, miembros de Greenpeace informarán y repartirán información sobre los problemas de la energía nuclear y, más en concreto, sobre la falta de seguridad de la central de Garoña, y solicitarán a la ciudadanía que apoyen con su firma la solicitud al presidente Zapatero y al Ministro de Industria, José Montilla, para que cumplan su compromiso electoral de abandono de la energía nuclear.

En efecto, el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero se ha comprometido a abandonar la energía nuclear y sustituirla gradualmente "por energías más seguras, más limpias y menos costosas". Es una promesa que está en

el programa electoral del PSOE y en el acuerdo programático PSOE-Los Verdes. El propio Rodríguez Zapatero lo ratificó en su discurso de investidura ante el Congreso de los Diputados.

Ante el fracaso medioambiental, económico y tecnológico de la energía nuclear, resulta cada vez más necesario iniciar un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares, con el fin de avanzar hacia un modelo energético sostenible.

El ejemplo de Alemania y Suecia demuestra que, si hay voluntad política, es posible abandonar la energía nuclear al tiempo que se reducen las emisiones de CO2 para cumplir con nuestras obligaciones con el Protocolo de Kioto. Sólo hace falta apostar decididamente por las energías limpias (energías renovables y tecnologías de ahorro y eficiencia energética), que además de no producir residuos radiactivos son más eficientes en coste a la hora de reducir emisiones de CO2

Por motivos de seguridad, el abandono de la energía nuclear debe comenzar con el cierre de la central nuclear de Santa Mª de Garoña (Burgos). Esta central sufre un grave problema de agrietamiento múltiple de diversos componentes internos de la vasija del reactor, elementos fundamentales para la seguridad. El Consejo de Seguridad Nuclear ha reconocido ante el Congreso de los Diputados que este problema va a seguir empeorando inexorablemente.

La escasa contribución energética de la central nuclear de Garoña al sistema eléctrico peninsular (el 1,6% del total), perfectamente prescindible dado el exceso de potencia instalada, no puede ser utilizado como excusa para mantener en funcionamiento esta peligrosa y obsoleta instalación.

¡Hazte Socio de Greenpeace!

Greenpeace es una organización independiente, que no acepta donaciones ni presiones de gobiernos, partidos políticos o empresas y cuya actividad depende exclusivamente de las aportaciones voluntarias de socios y simpatizantes. Si quieres ayudar a Greenpeace, hazte socio ahora