Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Greenpeace muestra su satisfacción por la madera empleada en la ampliación del Museo del Prado

Una parte importante de la madera utilizada en la carpintería interior de la pinacoteca ha sido certificada por el FSC, la etiqueta ecológica para productos forestales de mayor prestigio internacional

Reportaje - abril 16, 2007
Greenpeace ha felicitado a la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, por la decisión de emplear madera certificada por el FSC (Consejo de Administración Forestal) en las obras de ampliación del Museo del Prado. Con esta decisión el Museo del Prado es la primera obra pública que ha atendido a verdaderos criterios de sostenibilidad en la adquisición de madera.

Fachada oeste del Museo del Prado

"Éste es un hecho sin precedentes en España. Una obra pública, un edificio emblemático de la cultura española y mundial ha sido construido incorporando uno de los criterios de sostenibilidad que la sociedad está demandando actualmente", ha declarado Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace.

La madera es un material óptimo desde el punto de vista ambiental. Su extracción desde criterios responsables es buena para el cambio climático, para el ciclo hidrológico y para el mantenimiento de los modos de vida de la población rural. Es energía solar almacenada en forma de carbono, no contamina, se puede reutilizar y su uso frente a otros materiales supone el ahorro de energía y agua. Sus características técnicas la hacen óptimas para la construcción y la carpintería interior y exterior. Si el consumo de madera se hace desde criterios de consumo crítico, demandando el certificado FSC por ejemplo, estamos haciendo un gran favor al planeta.

La última vez que se inauguró la ampliación de un museo, la organización ecologista no tuvo tan buena opinión de la misma. Fue en octubre de 2005 cuando Greenpeace realizó una acción en las nuevas instalaciones del Museo Reina Sofía denunciando que en las obras de ampliación se había comprado madera a empresas denunciadas y multadas en Brasil por comerciar con madera extraída ilegalmente de la selva amazónica, como demostraron en su informe "Crimen forestal en el Museo". En estas obras se empleó madera tropical de jatoba en la biblioteca, oficinas, suelo, paredes y falsos techos.

Greenpeace celebra que la administración central haya aprendido del error cometido, cuyos efectos negativos sociales y ambientales afectaron al mayor bosque primario del planeta y a sus habitantes. Para evitar que se cometan nuevos errores desde la administración pública, el pasado 12 de marzo Greenpeace presentó enmiendas al proyecto de Ley de Contratos del Sector Público en el que se pedía la inclusión de criterios ambientales referidos a la madera y el papel en la adjudicación de obras o suministro de materieles por parte de la administración pública, para evitar que madera o papel procedente de talas ilegales pueda ser utilizado con el dinero de los ciudadanos.

"Esperamos que la futura Ley de Contratos del Sector Público, actualmente en proyecto, refleje la voluntad demostrada en esta obra y se apueste por criterios ambientales que garantizcen que no se está financiando la deforestación o la tala ilegal con dinero público ", afirmó Soto. "Pedir el certificado FSC en la madera que utiliza la administración es la mejor forma de apostar por la conservación y uso sostenible de los bosques del planeta".

Notas.-

(1) La certificación forestal del FSC (Forest Stewardship Council) garantiza una gestión responsable y comprometida con los bosques y plantaciones del planeta. El certificado forestal del FSC es el único sistema de certificación forestal que apoyan las organizaciones ecologistas, sindicales, de ayuda al desarrollo y de comercio justo. Por su credibilidad e independencia, el FSC es la mejor garantía que puede tener una empresa o administración pública de que la madera o el papel que utiliza procede de una gestión forestal responsable con los bosques y beneficiosa para las personas. Más información la página de FSC