Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Los problemas de seguridad fuerzan la parada de Vandellós-2 y Cofrentes

Tres centrales nucleares están paradas en estos momentos y España está exportando electricidad

Reportaje - noviembre 12, 2008
La central nuclear de Vandellós-2 (Tarragona) tuvo que volver a parar ayer al no poder solucionar el fallo ocurrido el sábado pasado, provocado por la inserción accidental dentro del núcleo de una de las barras de control. Este es un problema que sucede desde hace más de un año sin que la central sepa cómo solucionarlo.

Central nuclear de Ascó-2 (Tarragona)

Este problema, que afecta al sistema de parada de la reacción nuclear del reactor, se suma a los que sufren los componentes del sistema de turbinas que derivó en un incendio el pasado mes de agosto y que provocó una parada de dos meses de duración. Tras su accidentado rearranque a finales de octubre (abortado varias veces) paró de manera forzosa días después a causa de fallos en el alternador reparado tras el incendio.

Por otro lado, la central nuclear de Cofrentes (Valencia) lleva parada desde el 24 de octubre para revisar el cableado eléctrico de la válvula de alivio del circuito primario, que ya provocó una parada no programada en este año y la activación de la prealerta de emergencia.

Ascó-2 (Tarragona) está parada para recarga de combustible. En ella se descubrió un boquete de 10 centímetros en el edificio de contención, que había pasado inadvertido a los responsables de la central nuclear.

"Ante la plaga de problemas de seguridad en las centrales nucleares, resulta cada vez más rídícula la afirmación del lobby nuclear de que las centrales funcionan de forma excelente, como trasmitió ayer el Foro Nuclear en un comunicado", ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace. "Las proclamas y mentiras de la  industria nuclear son un insulto a la inteligencia de los ciudadanos", añadió Bravo.

Tres de las ocho centrales nucleares españolas están paradas hoy mientras España está exportando electricidad. El sistema eléctrico penínsular es netamente exportador, situación que se da desde 2004. A pesar de ello, la industria nuclear transmite repetidamente la mentira de que España depende de la importación de electricidad nuclear de Francia.

Por otra parte, Greenpeace lamenta que el Consejo de Seguridad Nuclear no publique en su web institucional la información de la parada de Vandellós-2 por problemas de seguridad (y otras informaciones relevantes relativas a fallos de las instalaciones).