Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Una acción de Greenpeace contra la presión para reanudar la caza de ballenas acaba con 10 activistas detenidos

Greenpeace pide a la Comisión Ballenera Internacional que impida que continúen en el futuro las presiones hacia la reanudación de la caza de ballenas

Reportaje - junio 21, 2006
La reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) que terminó ayer noche en St. Kitts ha concluido sin que Japón e Islandia hayan podido levantar la moratoria sobre la caza comercial de ballenas, para lo que se necesita que el 75% de sus miembros voten a favor. Greenpeace demanda a la CBI que no siga por este camino emprendido por los países interesados en la caza comercial de ballenas y no permita que sigan comprando los votos de los países más pobres para levantar la moratoria.

Una neumática del MY Esperanza de Greenpeace muestra una pancarta con el nombre de Gorton's, la firma que auspicia la caza de ballenas, frente a un rorcual aliblanco muerto que va a ser transbordado al buque Kyo Maru
Descargar imagen en alta resolución

Activistas de Greenpeace llegan mediante las zodiacs provenientes del buque Arctic Sunrise a la playa de la Bahía de North Frigate, Saint Kitts. Estaban intentando istalar una cementerio de ballenas simbólico en la playa antes de que la policia los interrumpiera. 10 activistas fueron arrestados.

Ayer por la tarde, mientras se llevaba a cabo el final de la reunión de la CBI, una protesta pacífica llevada de Greenpeace fue bruscamente interrumpida por las autoridades, quienes arrestaron a 10 activistas y a la tripulación del buque de Greenpeace Arctic Sunrise. Los activistas intentaban llamar la atención sobre el número de ballenas cazadas durante la última temporada en el Santuario Antártico, cuya caza se enmascaró, como cada año, bajo el nombre de caza científica.

En la protesta participaron activistas y parte de la tripulación del buque de Greenpeace Arctic Sunrise, al que denegaron la entrada en aguas de St. Kitts cuando llegó el fin de semana pasado. Los activistas llegaron a la playa de North Frigate Bay, St Kitts, mediante zodiacs y pretendían crear un "cementerio de ballenas" simbólico colocando 863 colas de ballena de cartón, en representación del total de las capturas estimadas por Japón para temporada del año pasado en el Santuario Ballenero Antártico. Además, los activistas fueron detenidos por la policía muy rápidamente después de que llegaran a tierra y actualmente continúan detenidos en la comisaría de St Kitts esperando a conocer sus cargos.

"Es ridículo que mientras se permite la compra de votos de naciones pobres para levantar la moratoria a la caza comercial de ballenas, sin embargo, se arreste a los que quieren proteger a las ballenas y al entorno en el que viven",-declaró Sebastián Losada, actualmente a bordo del buque Esperanza en el Mediterráneo,- "Es el momento de que los países del mundo se den cuenta de que no deben continuar por este peligroso camino hacia la reanudación de la caza de estos cetáceos."